El transatlántico español Cabo San Roque

La mañana del día 15 de agosto de 1957, tal y como estaba programado y puntual como un reloj, enfilaba la bocana del puerto de Barcelona el transatlántico Cabo San Roque de la compañía Ybarra y Cía. Este nuevo y moderno buque procedió a amarrar sus cabos en el muelle de la Estación Marítima, lugar en el que permanecería apenas unas horas para continuar con su crucero por el Mar Mediterráneo.

Cabo San Roque 02 - MMB
El Cabo San Roque entrando en el puerto de Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

El Cabo San Roque, entregado hacía apenas unos días, comenzó su primer crucero inaugural el 10 de agosto, poco después de ser presentado en una ceremonia en el puerto de Guetaria al que asistió el jefe del Estado el 7 de agosto. Después de su presentación oficial pondría rumbo a Santurce para iniciar desde allí su primer crucero.

A su llegada a Barcelona el transatlántico español procedía del puerto de Cádiz y anteriormente había recalado en Vigo, Lisboa, Tánger y Ceuta, en la ciudad Condal finalizaba la primera etapa de su crucero; la segunda se realizaría en aguas de las Islas Baleares partiendo desde Barcelona y la tercera la tendría lugar en Génova. A bordo del Cabo San Roque viajaban diversas personalidades relacionadas con el mundo del comercio y del sector naval, además de diversas autoridades más algunos turistas.

Cabo San Roque BCN 01 - ANC
Atracado en la Estación Marítima del Muelle de Barcelona (Archivo Nacional de Cataluña)

Sin embargo la llegada del Cabo San Roque a Barcelona quedó un poco ensombrecida, en esos días una agrupación de la Sexta Flota norteamericana encabezada por el portaaviones USS Franklin D. Roosevelt (CVA-42) se hallaba descansando en el puerto, y fue uno de sus helicópteros quien de forma accidental chocó contra los cables del transbordador aéreo del puerto, copando este luctuoso acto las portadas de la prensa local. No obstante este hecho no retrasó su salida y pudo continuar con su crucero inaugural.

Cabo San Roque 05 - ECP
En Menorca (Emilio Carreras Planas)

El transatlántico Cabo San Roque fue el primer gran buque de pasajeros construido por la industria española después de la guerra civil, por ello él y su gemelo el Cabo San Vicente no sólo fueron destinados al transporte de pasajeros, si no también se encargaron de realizar cruceros turísticos a lugares tan singulares como la Antártida.

El Cabo San Roque

Fue construido por los astilleros de la Sociedad Española de Construcción Naval (S.E.C.N.) en Sestao, siendo botado en abril de 1955 y entregado en agosto de 1957. El diseño era español pero también participó para sus interiores el diseñador italiano Gustavo Pulitzer.

Cabo San Roque 04 - MMB
En pleno proceso de construcción (Museo Marítimo de Barcelona)

Desplazaba 14.491 toneladas de registro bruto, su eslora era de 169,6 metros por 21 metros de manga y 8,3 metros de calado. Era propulsado por dos motores diesel S.E.C.N – Sulzer 10SD de 14.600 cv. a dos ejes que le daban una velocidad máxima de 21,9 nudos. Dotación, 249 tripulantes.

Cabo San Roque 03 - MMB
Botadura en 1955 (Museo Marítimo de Barcelona)

Tenía una capacidad máxima para 827 pasajeros, de los que 241 eran de primera clase y 586 de segunda, más adelante esta configuración cambiaría para dar más cabida a la clase turista y cinco bodegas para transportar carga.

Una vida hiperactiva

A la finalización de su primer viaje inaugural se le asignó la ruta Génova-Buenos Aires con escalas en Marsella, Barcelona, Algeciras, Cádiz, Lisboa y Tenerife, y en el continente sudamericano recalaba en Río de Janeiro, Santos, Montevideo hasta llegar a Buenos Aires.

Este buque y muchos otros se convirtieron en la única forma para poder viajar para muchos inmigrantes que después de las muchas guerras que asolaron el mundo volvían a casa o bien buscaban nuevas oportunidades (Charran vía Shipspotting.com)

Giro d’Italia

En ocasiones el transatlántico español era empleado para viajes fuera de lo común, un ejemplo es su colaboración en la 43ª edición del Giro de Italia del 19 de mayo al 9 de junio de 1960. En esa edición la compañía Ybarra puso a disposición de los organizadores el buque para transportar a los ciclistas, a sus equipos de apoyo y periodistas desde Génova a Cerdeña y de Cerdeña a Sicilia. Durante el viaje deportistas y demás pasajeros pudieron disfrutar del buque y aprovecharon para descansar, relajarse además de ofrecer entrevistas y ruedas de prensa.

RTVE 01 Giro Italia
El evento quedó reflejado en la revista cinematográfica “imágenes” (pulsa en la imagen para reproducir el vídeo)

El barco fallero

El Cabo San Roque tuvo el honor de convertirse en uno de los “barcos falleros”, el flete era organizado desde la Casa de Valencia ubicada en Santiago de Chile y se coordinaron con valencianos de Argentina, Brasil y Uruguay. El barco partía desde Buenos Aires y hacía escalas en Montevideo, Sao Paulo y Río de Janeiro, el primer barco fallero fue el Cabo San Vicente que llegaba el 8 de marzo de 1961 con cerca de un millar de pasajeros al puerto de Valencia. El buen resultado de esta expedición propició que durante los doce años siguientes se volvieran a fletar barcos para acercar a las familias de ambos continentes durante la semana de las fallas.

Después del Cabo San Vicente vino el Cabo San Roque y la edición de 1968 tuvo tres barcos falleros, los: Verdi, Eugene C y el mismo Cabo San Roque.

RTVE 02 Fallas
Reportaje del Cabo San Roque  en su función como barco fallero en 1962 (pulsa en la imagen para ver el vídeo)

El auge del turismo

Como ya les sucediera a otras compañías como la P&O con el SS Canberra o la Compagnie Générale Transatlantique con su SS France, el abaratamiento de los viajes en avión prácticamente lapidó el transporte de pasajeros a larga distancia en barco. La española Ybarra y Cía. adaptó al Cabo San Roque para poder realizar cruceros turísticos con destinos más atractivos.

Cabo San Roque - QE2 - Flikr
El Cabo San Roque atracado junto al Queen Elizabeth 2 en el puerto de Hamburgo (Heinrich Klaffs vía flickr)

En su nueva línea de viajes de crucero, en enero de 1973 se embarcaría en un crucero diferente llamado “Sol de medianoche”, la ruta los llevaría a visitar la Antártida navegando por lugares tan remotos como las Islas Shetland del Sur, Isla Smith o el Estrecho de Bismark, así mismo visitaron algunas bases antárticas argentinas como la Almirante Brown o Base Esperanza. Durante la travesía por las gélidas aguas antarticas se encontraron con el malogrado crucero Linblad Explorer y el Calypso de Jacques Cousteau.

En 1973 iniciaría una intensa campaña de cruceros turísticos que lo llevarían desde el norte de Europa al Mediterráneo Oriental, norte de África e Islas Canarias; incluida una peregrinación a Tierra Santa partiendo de Barcelona el 12 de mayo y visitando los puertos de Malta, Rodas, Haifa, Siracusa, Mesina, regresando a la ciudad Condal el 27 de mayo.

Recta final

El final del Cabo San Roque podría haber acontecido a principios de septiembre de 1974 cuando el transatlántico que cubría la ruta Bilbao, Londres, Amberes, Amsterdam, Londres y Bilbao, se encontró con los restos de un ciclón que se potenció por vientos de galerna. El maquinista Francisco García explica en este vídeo que llegados a la altura de las islas francesas de Ouessant las condiciones de la mar se volvieron muy complicadas. El barco comenzó a balancearse con inclinaciones de 30 grados y los cabeceos hacían que la proa se hundiera en el agua y las hélices salieran de ella. En el interior las condiciones no eran mejores y empeoraron en el momento que se quedaron sin gobierno. La situación fue salvada in extremis por el segundo de a bordo con una maniobra con la que logró disminuir los balanceos y los cabeceos y por ende poner en marcha los motores.

RTVE 03 - Anecdotadi
Relato del propio Francisco García sobre lo sucedido en la tormenta (pulsa en la imagen para ver el vídeo)

Sin embargo el final estaba cerca, el 24 de enero de 1977 mientras se encontraba en el puerto de El Ferrol sufrió un grave incendio que le causó importantes daños. El 1 de abril del mismo año fue vendido a Growth Maritime Investments Ltd., esta compañía lo renombró a Golden Moon e intentaría repararlo y restaurarlo en el puerto del Pireo. Una vez reparado fue vendido al gobierno cubano en 1978 para la compañía Navegación Mambisa y volvería a ser renombrado a “África y Revolución” o “África Cuba” según distintas fuentes, su cometido sería muy distinto al realizado hasta entonces, el transporte de tropas cubanas a Etiopía y Angola. No obstante en 1978 el barco aun permanecía atracado en el puerto cubano de Mariel.

El 26 de julio de 1982 hacía su última entrada al puerto de Barcelona, a remolque y bajo una densa capa de óxido el “África y Revolución” (ex Cabo San Roque) venía a morir a Barcelona. Fue vendido para desguace a “Servicios de Desguace S.A.” del puerto barcelonés y poco a poco fue desapareciendo pieza a pieza.

 

Ybarra

 

 

Más información:
Artículo “Cruceros Ybarra y cia, los transatlánticos españoles” de Javier Bertran en la web de CruceroAdicto
El Cabo San Roque y Cabo San Vicente en la página web de ssmaritime.com
Artículo “Primeros barcos falleros llegados a Valencia en 1961” en la página web de fallers.es

Canberra, la gran ballena blanca

El día 1 de julio de 1970 hacía su primera entrada al puerto de Barcelona el gran transatlántico inglés SS Canberra, perteneciente a la compañía Peninsular & Oriental Steam Navigation Co. (P&O), su esbelta figura y su obra muerta pintada de un reluciente color blanco no pasó desapercibida para nadie y no era para menos. Hasta la fecha este fue el barco de pasajeros más grande que había recalado en el puerto de la ciudad Condal.

SS Canberra 01 - WK
El transatlántico Canberra lucía una línea poco convencional (vía Wikipedia)

El SS Canberra quedó amarrado por su costado de babor en la Estación Marítima del Muelle de Poniente allí lo estaban esperando representantes de la compañía P&O y de la consignataria Mac Andrews & Co., al ser esta una ocasión única el capitán del barco ofreció una recepción a bordo a primera hora de la tarde. A ella asistieron además de los representantes de la compañía armadora y consignataria, diversas autoridades portuarias y de la ciudad. El mismo capitán se ofreció para guiar a los invitados por todas las dependencias del gran transatlántico que finalizaría con un almuerzo.

Este transatlántico fue el primer gran buque de pasajeros construido por el Reino Unido desde la finalización de la guerra, seguido unos años después por el RMS Queen Elizabeth 2 que lo superaba con unas 30.000 toneladas más. El Canberra se hizo popular alrededor del mundo y en Barcelona no fue menos con sus al menos cuarenta visitas durante toda su vida operativa.

El SS Canberra

Fue construido para la compañía P&O para el transporte de pasajeros entre el Reino Unido y la región de Australasia, su construcción fue encargada a los astilleros ingleses de Harland & Wolff Ltd. en Belfast. Su quilla sería colocada el 23 de septiembre de 1957 y su botadura tendría lugar el 16 de marzo de 1960 siendo bautizado con el nombre de Canberra por su madrina Pattie Menzies la esposa del Primer Ministro de Australia, John Gordon.

SS Canberra 04 - PNT
Botadura del Canberra (vía Pinterest)

Desplazaba 45.720 toneladas de registro bruto con una eslora de 249,39 metros por 31,24 metros de manga y 9,77 metros de calado. Era propulsado por dos turbinas de vapor British Thompson Houston que alimentaban a sendos alternadores conectados a las hélices, este sistema turbo-eléctrico le daba una potencia de 85.000 shp. y una velocidad máxima (en pruebas) de 29,2 nudos.

SS Canberra 02 - XR FLKR
Podía acomodar a 538 pasajeros de primera clase y a 1.650 en clase turista, con una tripulación propia de 900 marineros.

El 2 de junio de 1961 emprendería su viaje inaugural partiendo desde el puerto de Southampton con rumbo a Australia y llegando a la costa Este de los Estados Unidos. Su primera gran travesía lo llevaría a recalar en los puertos de Gibraltar en donde haría una breve escala para cargar y descargar correo, Nápoles, transitaría por vez primera por el Canal de Suez, seguiría por Adén, Colombo, Freemantle, Melbourne, Sídney, Auckland, Honolulú, Vancouver, San Francisco, Los Ángeles y Wellington, el viaje de regreso volvería a cruzar por Suez y finalizaría su viaje el 4 de septiembre en Southampton.

SS Canberra 05 - ANC
El 5 de julio de 1965 visitaría la localidad gerundense de Palamós, que a falta de unas instalaciones portuarias capaces de acoger al Canberra el transbordo de los pasajeros a la costa y viceversa tuvo que hacerse con los botes del mismo barco (Archivo Nacional de Cataluña)

A finales de los años sesenta, tal y como le sucediera a los buques de pasajeros coetáneos, el SS Canberra y su compañía P&O vivieron la decadencia de los grandes transatlánticos debido al auge y abaratamiento del transporte de pasajeros por avión. Como la mayoría de las flotas de las otras compañías, debió de evolucionar y encontrar un nicho de mercado que se ajustara a los nuevos tiempos, por tanto a mediados de los años setenta la compañía P&O lo adaptó para realizar viajes turísticos alrededor del mundo.

[Creuer Canberra]
Como en Barcelona, el SS Canberra se convirtió en un visitante habitual de Palamós. Detalle de la piscina y al fondo la costa catalana a mediados de los años setenta (Narcís Sans Prats vía Ay. Girona)

En esta nueva línea de viajes hubo uno algo especial, el 23 de junio de 1973 el SS Canberra partiría desde el puerto de Nueva York con destino a las costas de África Occidental muy cerca de Dakar, su misión era la de interceptar durante su ruta al eclipse de sol del 30 de junio de 1973. El crucero tendría una duración de unas dos semanas y media y los pasajeros, unos 2.600, contarían con unos invitados de excepción: los escritores de ciencia y ficción Isaac Asimov, Franklyn Branley y Walter Sullivan más los astronautas Scott Carpenter y Neil Amstrong.

La “gran ballena blanca” se va a la guerra

El 5 de enero de 1982 iniciaba desde su base en Southampton un nuevo crucero alrededor del mundo, una vez más visitarían los exóticos puertos de Madeira, Bermuda, Acapulco, San Francisco, Kobe, Hong Kong y Singapur entre muchos otros, cruzarían por el Canal de Panamá del Océano Atlántico al Pacífico y a su regreso transitarían otra vez el Canal de Suez, pero cerca del final de su viaje en el puerto de Nápoles recibirían nuevas órdenes ya que Reino Unido había entrado en guerra con Argentina.

El 2 de abril de 1982 tropas argentinas ocupaban las Malvinas, dos días más tarde el transatlántico quedaba requisado por el gobierno de Margaret Thatcher y se le ordenaba poner rumbo a Southampton en donde debería desembarcar a todo el pasaje para poder preparar al buque para su nuevo cometido, el transporte de tropas.

Tal y como sucediera en el pasado en tantas otras guerras en las que se había visto involucrado el Reino Unido, la flota civil tuvo que ayudar cuando el gobierno se lo requería. En el pasado grandes transatlánticos habían sido adaptados para el transporte de tropas, como buques hospitales o simplemente como cruceros auxiliares. Para esta nueva guerra el Reino Unido requisó tres transatlánticos, los MV Queen Elizabeth 2, SS Canberra y SS Uganda; además de una importante flota de 45 buques que incluían transbordadores, buques Ro-Ro, portacontenedores, diversos mercantes, petroleros, remolcadores y otros auxiliares.

El Canberra concretamente en su base de Southampton sería modificado para poder embarcar 2.000 soldados debidamente pertrechados, además en tan sólo dos días se le instalarían dos plataformas de helicópteros, una delante del puente de mando y otra detrás cubriendo la piscina.

CONVERSION OF THE LINER CANBERRA FOR FALKLANDS WAR SERVICE, SOUT
Obras de instalación de la cubierta de la plataforma para helicópteros encima de la piscina (Imperial War Museum)

Tras las obras concluidas y con las tropas a bordo el SS Canberra pondría rumbo al Atlántico Sur el 9 de abril de 1982, harían escala para avituallarse en Freetown el 19 de abril y en un día de navegación llegarían a la base de Ascensión antes de poner rumbo a San Carlos.

SS Canberra 08 - PT
Salida nocturna del Canberra de Southampton

El 20 de mayo el SS Canberra echó el ancla en la Bahía de San Carlos dando comienzo el desembarco de las tropas inglesas para recuperar el control de las islas. La respuesta de las Fuerzas Armadas de Argentina no tardó en aparecer, aviones IA-58A Pucará, IAI Dagger, Mirage IIIEA, A-4B y A-4C Skyhawk procedieron a atacar a los buques de guerra ingleses que se hallaban en la bahía. La batalla tuvo un alto coste para ambos bandos, la Royal Navy perdió a las fragatas HMS Ardent, HMS Antelope y HMS Conventry; por otro lado muchos de los aviones argentinos cayeron derribados por la artillería antiaérea de los buques ingleses y por misiles aire-aire de aviones Sea Harrier.

SS Canberra 09 - WK
El SS Canberra escoltado por la fragata HMS Andromeda en el denominado “Bomb Alley” en la Bahía de San Carlos (Ken Griffiths vía Wikipedia)

En medio del caos se encontraba el SS Canberra que con su característico color blanco de buque de pasajeros ofrecía un objetivo inmejorable para los aviones argentinos que, o bien lo confundieron con un buque hospital o bien recibieron órdenes de no atacarlo, aun así y a pesar de los rumores el SS Canberra se salvó de ser alcanzado por las bombas lanzadas desde los aviones argentinos.

Pasados los combates los soldados que aun permanecían a bordo fueron transbordados al Queen Elizabeth 2, su siguiente misión sería la de repatriar a los soldados argentinos capturados durante los combates. El 25 de julio partiría de Port William y el 11 de julio regresaría a casa, en Southampton, poniendo punto final a su particular participación en la Guerra de las Malvinas.

SS Canberra 10
Regreso del SS Canberra al finalizar la guerra

Último tramo

Los siguientes quince años transcurrirían sin ningún incidente remarcable, a excepción quizás, de la milagrosa reaparición en su piscina de la meretriz Lindi St. Claire conocida como Miss Whiplash y que estaba siendo buscada por un fraude con la hacienda pública. Dicho personaje desapareció en enero de 1993 y la prensa especuló con que la habían asesinado o se había suicidado, las autoridades comenzaron una búsqueda frenética en todo el país para localizarla, sin mucho éxito; finalmente durante todo ese periodo especulativo y de búsqueda Miss Whiplash apareció sorprendentemente bronceándose en la piscina del SS Canberra.

El SS Canberra en la revista naval de Spithead (vía Simplon Postcards)

Como vaticinio de su final el SS Canberra sufriría una aparatosa avería en la mar, la madrugada del 7 de diciembre de 1994 con rumbo hacía Southampton en medio de un fuerte temporal de agua y viento que alcanzaba en rachas los 100 Km/h, perdió toda la potencia de sus motores quedando durante hora y media a la deriva, a bordo viajaban 2.426 pasajeros y tripulantes del transatlántico. La misma dotación del barco logró reparar las máquinas y no hizo falta asistencia exterior, pese a que la mayoría del pasaje estaba en sus camarotes descansando el capitán mantuvo a todos los pasajeros informados y alerta por si debían de proceder a evacuar el barco.

SS Canberra 11 - JMF
Captura del SS Canberra en Barcelona (Jordi Montoro)
SS Canberra 12 - JMF
El SS Canberra visitaría Barcelona por última vez el 11 de agosto de 1997 durante un crucero por el Mar Mediterráneo iniciado el 2 de agosto (Jordi Montoro)

Dos meses más tarde llegaba por última vez al que había sido su puerto base en Southampton los últimos 36 años, “la gran ballena blanca” había navegado más de tres millones de millas por los mares y océanos del mundo, de sus cabinas y cubiertas habían disfrutado cerca de un millón de pasajeros y en tiempo de guerra transportó alrededor de 6.500 soldados. El 10 de octubre de 1997 partiría por última vez desde Southampton para poner rumbo a Pakistán, días más tarde sería vendido para desguace por algo más de cinco millones de dólares, hecho que tendría lugar en la playa de Gadani, despareciendo la última pieza de él un año más tarde.

SS Canberra 13 Gadani
El final del SS Canberra

 

Más información:
Historia de la compañía P&O en la página web de “P&O Heritage” (inglés)
Información adicional del SS Canberra en la página web SSMaritime.com (inglés)
Imágenes adicionales de la revista naval de Spithead en 1994 en Simplon Postcards
Más buques de pasajeros vistos en “Famous Ocean Liners: The Story of Passenger Shipping, from the Turn of the Century to the Present Day” de William H. Miller

 

El temor al Temerario

El 18 de septiembre de 1892 llegaba al puerto de Barcelona la escuadra de instrucción de la Armada española compuesta por el acorazado Pelayo, los cruceros Reina Regente y Alfonso XII, la fragata Vitoria y el torpedero Temerario al mando del contralmirante Zoilo Sánchez Ocaña. Tras intercambiar los saludos al cañón con el castillo de Montjuich procedieron a fondear en la Escollera del Este, lugar en el que permanecerían hasta el día 26 de septiembre.

Pelayo 09
Acorazado Pelayo (Museo Marítimo de Barcelona)

La escuadra procedía del puerto de Génova en donde con motivo del IV Centenario del Descubrimiento de América se estaba celebrando la Exposición Italoamericana, y a su partida debían de viajar hacia Cádiz para despedir a las carabelas que partirían hacia la Exposición Mundial Colombina que se celebraría en Chicago.

Temerario 04
Cañonero Temerario (50 años de retrato naval militar)

Muchos barceloneses bajaron al puerto a contemplar a los buques de guerra de la Armada y de todos ellos el más pequeño fue el que atrajo a todas las miradas. Se trataba del nuevo cañonero torpedero Temerario de reciente construcción, lo que no sabían los curiosos es que este sencillo buque alcanzaría una gran popularidad poco antes del inicio de la guerra del ’98 y más tarde terminaría por convertirse en un elemento prácticamente permanente del paisaje del puerto de Barcelona en su última etapa de vida como guardacostas.

El Temerario

Era el cabeza de serie de una nueva clase de torpederos proyectados por el ingeniero naval Tomás Eduardo de Tallerie y Amatller (1828-1900). Tallerie intentó unificar dos tipologías de buques muy distintos en uno solo el torpedero y el guardacostas.

Los buques de la clase Temerario podían ejercer ambas misiones gracias a su doble sistema de máquinas, disponiendo de dos máquinas de triple expansión para las navegaciones de crucero y otras dos máquinas de tipo locomotora para las ocasiones que requirieran de más potencia y velocidad; su habitabilidad interior mejoró bastante con respecto a los torpederos coetáneos de la época, permitiendo navegaciones mucho más prolongadas sin el desgaste obvio de la dotación; y su armamento era variado, con cañones de 120 mm. y 57 mm. además de dos tubos lanzatorpedos.

Temerario 04 - MMB
El Temerario en Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

Se construirían seis unidades repartidas en distintos astilleros nacionales entre 1887 a 1894, dos serían construidos en el Arsenal de La Carraca, los Nueva España y Audaz; tres en los astilleros de Vila Hermanos en Ferrol, los Galicia, Veloz y el Rápido; y uno en Cartagena, el Temerario.

Marques de Molins
Tres de estos buques verían cambiados sus nombres, el Audaz a Martín Alonso Pinzón, el Rápido a Vicente Yáñez Pinzón y el Veloz a Marqués de Molins en la imagen (Buques de la Armada Española)

El Temerario fue el segundo buque en la Armada en llevar este nombre siendo puesto a flote en el varadero de Santa Rosalía en Cartagena el 29 de octubre de 1889 y el 17 de septiembre de 1891 causaría alta en la Armada española.

A su construcción desplazaba 570 toneladas con una eslora de 58 metros por 7 metros de manga y 3,15 metros de calado máximo en proa. Era propulsado por 2 máquinas verticales de triple expansión Maudslay & Sons alimentadas por 4 calderas, 2 situadas a proa de tipo locomotora y otras 2 cilíndricas situadas a popa con una potencia combinada de 2.600 cv. a dos ejes. Su velocidad máxima era de 18 nudos y su autonomía de 2.500 millas a 12 nudos con 120 toneladas de carbón. Dotación, 91 tripulantes.

Galicia
Estos torpederos contaban además con un aparejo auxiliar de goleta con una superficie velica de 233 m², en la imagen el Galicia (50 años de retrato naval militar)

Su armamento constaba de 2 cañones 120 mm. González-Hontoria modelo 1879 (en reductos salientes en ambos costados), 4 Nordenfelt de 57 mm. de tiro rápido (dos a proa y dos a popa), 1 ametralladora Nordenfelt de 11 mm. (en toldilla) y dos tubos lanzatorpedos a proa para lanzar torpedos Whitehead.

Clase Temerario
Un cañonero torpedero de la clase Temerario (La Armada Española y la Fotografía en Cuba, Puerto Rico y Filipinas)

Inicio de actividad

Uno de sus primeros eventos oficiales ocurriría en 1892 cuando primero en septiembre en Génova y después en el puerto de Huelva participaría en los festejos del cuarto centenario del descubrimiento de América junto al resto de la escuadra y a Sus Majestades los Reyes de España.

En septiembre de 1894 partiría con rumbo a Río de la Plata al mando del teniente de navío de 1ª clase José Rodríguez-Trujillo y ya no dejaría esas aguas hasta 1899. Durante los siguientes cinco años dos serían los comandantes que accederían al mando del Temerario, en sustitución de Rodríguez-Trujillo se haría cargo el teniente de navío Juan Puig Marcel el 15 de julio de 1895 y el 30 de agosto de 1897 lo haría el teniente de navío de 1ª José María Pery. Sería este último quien comandaría al torpedero durante la crisis con el acorazado USS Oregon y a su vez el Temerario sería el último buque de guerra español en abandonar el Apostadero del Río de la Plata.

Miedo al Temerario

Poco más de un mes después de la explosión que causara el hundimiento del acorazado USS Maine en el puerto de La Habana y ante la creciente tensión entre Estados Unidos y España, al capitán Charles Edgar Clark al mando del acorazado USS Oregon se le ordenó partir desde su base en San Francisco para reforzar a la flota del Atlántico ante la inminente guerra.

USS Oregon - NHC
El acorazado USS Oregon desplazaba 11.876 toneladas y su eslora era de 107 metros, su artillería principal constaba de dos montajes dobles de 330/35 mm. y su artillería secundaria era de 4 cañones de 203, 4 de 152 y 12 de 76 mm. (Naval Historical Center)

El USS Oregon partiría con rumbo al Callao en Perú el 19 de marzo de 1898, además del puerto peruano recalaría en Valparaíso antes de cruzar el Estrecho de Magallanes, después en Punta Arenas en donde lo esperaba el cañonero USS Marietta que debía darle escolta el resto del viaje y juntos pusieron rumbo a Río de Janeiro, Bahía y Barbados, terminando al viaje el 24 de mayo en Jupiter Intlet en el Estado de Florida después de recorrer alrededor de 14.000 millas en una travesía llena de incidentes a bordo.

USS Marietta - NHC
El cañonero USS Marietta desplazaba 1.000 toneladas con 57,7 metros de eslora y su artillería la componían 6 cañones de 100 mm., 1 de 76 mm., 4 de 57 mm.y 2 de 37 mm. (Naval Historical Center)

Pero este viaje tuvo otro incidente más de carácter diplomático que naval pero que involucraría al acorazado USS Oregon y al cañonero torpedero Temerario. Poco después de la partida del acorazado norteamericano de San Francisco, el secretario de marina norteamericano John Davis Long advierte de la peligrosidad que el Temerario supone para el acorazado. Para evitar ninguna tentación de atacar al USS Oregon tal y como recomendaban algunos diarios españoles, el gobierno estadounidense comenzó a presionar diplomáticamente a sus homólogos argentinos y uruguayos para que el torpedero Temerario permaneciera internado en sus puertos.

Poco después de que el USS Oregon zarpara el Temerario hizo lo propio desde el puerto de Montevideo, la prensa norteamericana pronto vio este movimiento como una amenaza al acorazado y la prensa española estaba entre aceptar la afrenta y la mofa por el temor al Temerario.

Ante la amenaza española los norteamericanos asignaron al cañonero USS Marietta para escoltar al acorazado USS Oregon que lo esperaba en Punta Arenas; por otro lado el Temerario debía de estar estacionado en Río de la Plata con órdenes de partir hacia España pero ante la llegada de los buques norteamericanos las órdenes fueron canceladas.

Los diarios de ambos lados se llenaron de especulaciones y rumores, se comentaba que el acorazado y su escolta se dirigían a la zona de Río de la Plata para capturar al Temerario; también se decía que el torpedero había seguido por la noche al acorazado o incluso que había entablado combate con el mismo con un resultado muy favorable para el bando español. Evidentemente un torpedero al mando de un hábil comandante siempre será una amenaza para un lento y pesado acorazado, este era el argumento que esgrimían los norteamericanos y la causa de su ansiedad durante el viaje del USS Oregon.

El cañonero torpedero Temerario acabó por remontar el Río Paraguay y recalar en el puerto de Asunción en el mes de mayo con el pretexto de sufrir graves averías y allí se quedó el resto de la guerra. A pesar de que el gobierno de Juan Gualberto González presionó todo lo que pudo para forzar la salida del torpedero, se le concedió una prorroga de treinta días y cumplido este plazo el Temerario tampoco pudo zarpar debido al poco caudal de los ríos Paraguay y Paraná. Finalmente logró llegar a Montevideo el 22 de noviembre, no sin antes varar en Corrientes, llegando a Cádiz el 11 de enero de 1899.

De vuelta a casa

En España el torpedero perdió el arma que lo definía, parte de su artillería y fue convertido a cañonero. Su armamento se vio reducido a seis cañones Skoda de 70 mm. y uno de 47 mm. de la misma firma. Clasificado primero como guardacostas estuvo destacado en el Cantábrico y luego vía El Ferrol cambiaría su destino al Mediterráneo en 1902.

Temerario 02
Antigua postal con el cañonero Temerario atracado de punta en el Muelle de Bosch i Alsina

En 1905 se lo volvió a reclasificar como cañonero de 2ª clase y en su nueva función tuvo como base de operaciones el puerto de Barcelona en sustitución del cañonero Hernán Cortés y más tarde el de Valencia en 1912 y en 1914 se lo destacó en Baleares, haciéndose muy popular en todo el levante español.

Temerario 03 Valencia
El Temerario en Valencia

El cañonero Temerario, carente ya de toda utilidad militar, causaría baja definitiva el 29 de abril de 1916 siendo vendido a una empresa comercial.

Armada

 

Más información:
Artículo “El Temerario” de F. Chacón y Pery en la Revista General de Marina de enero de 1892
Historial del cañonero torpedero Temerario en la página web de todoavante.es
Libro “Buque de la Armada Española, historiales” de Pedro Fernández Núñez, José María Mosquera Gómez y José Manuel Budiño Carlés

USS Gudgeon, una vuelta al mundo y una misión secreta

La mañana del día 6 de enero de 1958 hacía su entrada al puerto de Barcelona el submarino norteamericano USS Gudgeon (SS-567) al mando del teniente de navío T. A. Bryce. El práctico de guardia y los remolcadores guiaron hábilmente al submarino hasta el Muelle de Bosch i Alsina, lugar en el que permanecería hasta el 8 de enero.

USS Gudgeon SS-567 04 - USN
Submarino USS Gudgeon SS-567 (USN)

El USS Gudgeon provenía del puerto francés de Canes y su escala en Barcelona sería la última en el Mar Mediterráneo enmarcada dentro de la primera circunnavegación al globo por parte de un submarino norteamericano. El crucero se inició el 8 de julio de 1957 en la Estación Naval de Pearl Harbor y los siguientes ocho meses navegarían por distintos mares y océanos  llegando a visitar y recalar en los puertos de doce países.

Durante este viaje la dotación del submarino y su escalón logístico se enfrentarían a la difícil tarea de suministrar víveres, combustible y recambios necesarios. Cuando era posible repostaban en puertos en donde ya había establecido previamente un acuerdo con la US Navy pero en otras ocasiones había que improvisar. Durante la estancia en Barcelona el USS Gudgeon era el único buque de la US Navy en puerto, días antes habían recalado dos transportes pero realizaron una breve escala y no pudieron abastecer al submarino. Según relato del teniente N. T. Wood en el puerto existía un personaje apodado “Pancho the Bandido”, esta especie de intermediario fue el encargado de obtener todo lo necesario para que el submarino lograra abastecerse de combustible y víveres para continuar el viaje.

Pero este no sería el mayor reto del USS Gudgeon durante su viaje, poco después de partir de Pearl Harbor dotación y submarino se enfrentarían a unidades navales soviéticas frente a la base naval de Vladivostok durante una misión de reconocimiento en donde fueron localizados y forzados a emerger.

Un nuevo tipo de submarino

El USS Gudgeon pertenecía a la clase Tang de submarinos, la más numerosa serie de submarinos a propulsión diésel diseñados y construidos después de la Segunda Guerra Mundial y los primeros en ser construidos después de la guerra. Su diseño se benefició de las últimas mejoras del programa GUPPY, de la experiencia del diseño de las anteriores clases combatientes durante la guerra y de las cualidades de los submarinos alemanes del tipo XXI.

Su casco era mucho más corto y a consecuencia de su tamaño su propulsión tuvo que adaptarse con motores diesel radiales, más pequeños y complejos, que no dieron pocos problemas y que tuvieron que ser sustituidos por motores convencionales en una modernización posterior.

Motor GM 16-338
Motor radial GM 16-338

Otro elemento que también tuvo que ser modificado fue su sistema de expulsión de los torpedos desde sus tubos, estos submarinos empleaban un sistema hidráulico más silencioso pero más pesado, iba instalado tan solo en los lanzadores de proa añadiendo 24 toneladas de peso y con ello comprometía la estabilidad longitudinal.

A diferencia de sus hermanos que combatieron en la guerra, los submarinos de la clase Tang ya fueron construidos con un casco hidrodinámico, sus formas redondeadas mejoraban su firma de sonido bajo el agua, eliminándose cualquier objeto que pudiera interferir en ese aspecto, como el cañón de cubierta que fue completamente erradicado, o los planos de control que mediante un sistema hidráulico se retraían al interior del casco.

USS Tang SS-563 - NHC
Submarino USS Tang SS-563 (Naval Historical Center)

Cinco fueron los submarinos construidos entre 1949 a 1952, los: USS Tang (SS-563), USS Trigger (SS-564), USS Wahoo (SS-565), USS Trout (SS-566), USS Gudgeon (SS-567) y USS Harder (SS-568).

El USS Gudgeon fue el segundo submarino en llevar este nombre en honor a una especie marina, el anterior USS Gudgeon fue un submarino de la clase Tambor, el primer submarino norteamericano en hundir un buque enemigo durante la Segunda Guerra Mundial y perdido el 18 de abril de 1944 con toda su tripulación cerca de las Islas Maug.

El submarino que nos ocupa fue construido en los astilleros norteamericanos de Portsmouth Naval Shipyard en Kittery en el estado de Maine, siendo botado el 11 de junio de 1952 y entregado el 21 de noviembre de 1952.

Desplazaba 2.083 toneladas en superficie y 2.743 toneladas máximo en inmersión con una eslora de 82 metros por 8,2 metros de manga y 5,2 metros de calado. Era propulsado por cuatro motores diésel GM 16-338 de 4.000 shp. en total, más dos motores eléctricos de 3.500 kW. de potencia alimentados por cuatro baterías de 126 celdas. Su autonomía máxima era de 11.500 millas náuticas a 10 nudos en superficie y de 129 millas a 3 nudos en inmersión; su velocidad máxima era de 15,5 nudos en superficie y de 18,3 nudos en inmersión. Cota profundidad operativa, 210 metros. Dotación, 83 tripulantes.

El USS Gudgeon en dique seco, iba armado con 8 lanzadores de torpedos, 6 a proa y dos a popa, para 26 torpedos de 533 mm. o minas (vía Navsource)

A su entrada al servicio activo fue asignado al Escuadrón de Submarinos número 1 (Submarine Squadron 1 – SubRon 1) con base en Pearl Harbor el 18 de julio de 1953. Sus primeros años transcurrieron entre ejercicios antisubmarinos a lo largo de la costa de Washington en la costa oeste; a mediados de 1955 realizó un crucero en el que visitó Yokosuka, Formosa, Hong Kong, Manila y Guam.

USS Gudgeon SS-567 02 - USN
El USS Gudgeon fotografiado poco antes de iniciar su crucero mundial (USN vía Navsource)

El 8 de julio de 1957 partiría de Pearl Harbor en él que sería la primera circunnavegación del globo de un submarino norteamericano pero durante el camino tuvieron que realizar una misión secreta.

Rumbo a Vladivostok

En agosto de 1957 al USS Gudgeon se le ordenó poner rumbo al puerto soviético de Vladivostok, allí debería de realizar una misión de reconocimiento electrónico y visual de la base naval más importante de la marina de guerra de la Unión Soviética.

El comandante del submarino, el teniente de navío Norman B. Bessac, situó al USS Gudgeon a más de 3 millas de las aguas territoriales reconocidas por el gobierno de los Estados Unidos pero dentro de las 12 millas que reconocían las autoridades soviéticas, y en inmersión debían de monitorear el tráfico marítimo de las unidades militares soviéticas e interceptar sus transmisiones electrónicas. Para ello debían de mantenerse a profundidad de periscopio para observar los movimientos de los buques con el periscopio e interceptar las señales electromagnéticas con sus antenas.

Gracias a este control electrónico se percataron de un mensaje de emergencia de la marina soviética, dicho comunicado ponía en alerta a la flota ya que habían localizado a un submarino en las proximidades de la base naval. Rápidamente ocho destructores pusieron rumbo hacía su posición, sin dudarlo un instante el comandante ordenó el zafarrancho de combate a bordo del USS Gudgeon, pusieron rumbo hacia mar abierto y cargaron todos los tubos lanzatorpedos.

Cuando alcanzaron las 12 millas el comandante ordenó parar el submarino y descender a 60 metros de profundidad para intentar despistar a los destructores soviéticos con una navegación silenciosa, no obstante no obtuvo el resultado esperado.

Los destructores soviéticos sabían que un submarino extranjero estaba bajo el agua e hicieron alarde de sus medios de detección para acosar al USS Gudgeon y forzar su salida a la superficie. Durante horas los estuvieron acosando mediante los sonares activos, su característico sonido con su ping rebotaba en el casco del submarino y además les lanzaron cargas de profundidad, que con su golpe acústico golpeaba más a la moral que al casco, aunque lo peor estaba por llegar.

A bordo del submarino se prepararon para un largo asedio, asedio que tenía las horas contadas ya que el USS Gudgeon necesitaba renovar el oxígeno a través del esnórquel, aun así la dotación hizo todo lo posible para adaptarse a la situación. Se economizó la electricidad, se pararon todos los ventiladores y sistemas que renovaban el aire en el interior de la nave, se atenuó el brillo de las luces y se intentó limpiar el CO2 con hidróxido de litio. Por supuesto no se podía fumar, elemento que podía haber ayudado a combatir el estrés y la dotación debía de permanecer en estricto silencio. Más de 24 horas tuvieron que soportar en esas condiciones, la dotación cada hora que pasaba estaba más agotada gracias al acoso de los destructores y por el enrarecimiento de la atmósfera que causaba dolores de cabeza a los marineros. En diversas ocasiones intentaron zafarse del control soviético, ya fuera lanzando basura por los tubos lanzatorpedos y avanzar en sentido contrario o descender a mayor profundidad a la máxima velocidad que permitían los motores eléctricos, pero todo fue en vano.

Pasadas 30 horas con las baterías prácticamente agotadas y sin oxigeno a bordo, el comandante Bessac intentó subir a cota periscópica para sacar el esnórquel y tomar aire, a la vez que con la antena de comunicaciones pedía ayuda al mando de la Séptima Flota. Solo tuvieron tiempo de eso último, rápidamente un destructor soviético los detectó y los empujó al fondo del mar de nuevo. La última maniobra fue para salir a superficie, eso sí, con los tubos lanzatorpedos cargados y abiertos, Bessac temía que los soviéticos intentaran abordar y capturar al submarino pero antes lucharía para evitarlo.

USS Gudgeon SS-567 03 - USN
El USS Gudgeon saliendo a superficie en otra ocasión (USN vía Navsource)

En la superficie había caído la noche, alrededor de la posición del USS Gudgeon estaban los destructores soviéticos y la única comunicación con ellos fue con señales de código morse mediante un foco que el mismo Bessac utilizó desde lo alto de la vela. Él identifico al submarino y su única respuesta fue “CCCP” con la sugerencia de que volvieran a casa.

La vida sigue

Pasado este incidente el USS Gudgeon tuvo una vida más tranquila, entre 1959 a 1963 navegaría por aguas el Océano Pacífico y en diciembre de 1963 entraría en varada en los astilleros de Mare Island Naval Shipyard en Vallejo (California) para recibir una importante modernización.

USS Gudgeon SS-567 01 - USN
Después de la modernización el submarino tendría esta apariencia exterior con los tres domos de sonar adicionales en forma de aleta de tiburón (USN)

Por fin el submarino vería sustituida su planta propulsora, para ello se tuvo que ampliar la eslora entre 4,5 a 5,4 metros, esta sección añadida serviría para poder instalarle unos motores diésel convencionales en lugar de los problemáticos radiales y además recibiría los sonares AN/BQG-4 del sistema PUFFS.

USS Tang conversion
Corte transversal de un submarino de la clase Tang después de la modernización, pulsa en la imagen para amplicar (vía Researcher@Large)

 

De vuelta al Mediterráneo

En 1979 el USS Gudgeon sería reclasificado como submarino auxiliar de investigación y poco después como submarino lanzamisiles auxiliar, en esta categoría permanecería hasta el 30 de septiembre de 1979 cuando causaría baja en la US Navy, y sin tiempo apenas para descansar en esa misma fecha sería transferido a la marina de guerra turca y renombrado como TCG Hızırreis (S-342). En 1987 seria comprado y prestaría servicio con Turquía hasta el año 2004 pero no sería desguazado, el veterano submarino sería adaptado para ser expuesto en el en el museo Gayret Gemi de Kocaeli junto al destructor TCG Gayret D-352 (ex USS Eversole DD-789).

 

USS Gudgeon parche

 

 

Más información:
Artículo sobre el incidente en Vladivostok “A cold war fought in the deep” en el Chicago Tribune (inglés)
Tour en 360º del submarino museo TCG Hızırreis (S-342)
Libro de Norman Polmar & Kenneth J. Moore “Cold War Submarines The Design and Construction of US and Soviet Submarines 1945-2001” encontrado en Amazon

Patrullero Toralla, fabricado en Barcelona

El 4 de abril de 2015 hacía su entrada al puerto de Barcelona el patrullero Toralla (P-81) de la Armada española, procedió a atracar en el Muelle de Barcelona paramento norte. El Toralla se encontraba en aguas barcelonesas desarrollando su última misión de patrulla asignada desde el 1 al 30 de abril, durante ese mes debería de patrullar las aguas jurisdiccionales españolas en esta área del Mediterráneo, así como controlar el tráfico marítimo y luchar contra el tráfico ilegal de mercancías, vigilancia pesquera, protección del medioambiente y luchar contra la inmigración irregular. La visita del patrullero se prolongaría hasta el día 10 de abril y tras su merecido descanso continuaría con su misión de presencia naval.

Toralla P-81 - ACV
Patrullero Toralla en el Muelle de Barcelona, durante su estancia compartió muelle con la fragata marroquí Tarik Ben Ziyad (Antoni Casinos Va)

El Toralla forma parte de una familia única, es uno de los tres patrulleros de la Armada española construido en los astilleros barceloneses Viudes del puerto de Barcelona a finales de la década de 1980, astilleros que en sus gradas vieron nacer diversos buques civiles como gánguiles y pontonas además de yates, naos y una quincena de patrulleras para el Servicio de Vigilancia Aduanera española.

Los Astilleros Viudes

Estos astilleros forman parte de una larga tradición de construcción naval barcelonesa, que si bien no se caracterizaron por la fabricación de grandes buques, si fueron la cuna de múltiples remolcadores, embarcaciones auxiliares de puerto, yates y pesqueros entre otros buques menores. Junto a ellos estaban los Astilleros Cardona de larga tradición en el puerto y los Talleres Nuevo Vulcano que combinaban la construcción con la reparación de buques.

Astilleros Viudes - APB
La nave con la fachada de color blanco pertenecía a Astilleros Viudes, al fondo está el edificio de Stella Maris, la torre del Reloj y más lejos la torre Jaime I del transbordador aéreo del puerto (Archivo Popular de la Barceloneta)

Estaban situados en el puerto de Barcelona, concretamente en el Muelle del Reloj, cuando comenzaron la construcción de los patrulleros ya llevaban cincuenta años construyendo barcos. Sus buques más populares fueron un yate de la familia real llamado Fortuna, fue adquirido por el monarca español Juan Carlos I en 1976 y navegó con él tres años hasta que fue vendido al marqués de Mondéjar.

Para la marina civil construyeron el yate Rima III de 100 toneladas de registro bruto, más tres gánguiles para el puerto de Sevilla y otros tres para las empresas italianas de Cidonio Condote y So. Co. Mar.

Yate Viudes - MMB
Interior de uno de los yates construidos por Viudes (Museo Marítimo de Barcelona)

También se atrevieron con barcos más potentes como el remolcador Güímar de 200 toneladas para CEPSA, dos de 124 toneladas para el puerto de Barcelona y uno para Valencia.

En 1991 zarparía de Barcelona la nao Santa María construida por encargo del productor japonés Haruki Kadokawa con la que intentaría reproducir el viaje de Cristobal Colón en su búsqueda de Cipango.

Santa Maria JP 03
Nao Santa María construida en Astilleros Viudes zarpando de Barcelona (Jordi Montoro)

Pero sin duda alguna el mayor cliente de Astilleros Viudes en los años ’80 fue el gobierno español, además de los dos patrulleros de la clase Toralla para la Armada construyeron el P-124 y diversas lanchas patrulleras para el Servicio de Vigilancia Aduanera.

VA - JMF
Lancha tipo VA en el Muelle de Bosch i Alsina, fueron construidas entre 1984 a 1985 de 23,7 toneladas y 15,70 metros de eslora (Jordi Montoro)
Las Halcón II y III se incorporarían entre 1980 y 1983, de 92 toneladas y 24,5 metros de eslora. En la imagen la Halcón III en el puerto de Valencia (Manuel Hernández Lafuente vía Shipspotting.com)
Alcaravan II - JMF
Entre 1984 a 1987 se construirían las Alcaraván del I al V de la clase Toralla (Jordi Montoro)
Alca I
Y por último los rápidos ALCA I, II y III de 16,9 metros de eslora y 22 toneladas eran capaces de alcanzar los 50 nudos de velocidad (Archivo personal)

La clase Toralla

Dos fueron los buques construidos, el Toralla (P-81) y el Formentor (P-82). El primero debe su nombre por una pequeña isla ubicada entre las localidades de Navia y Pedreira en Galicia, y el segundo por el Cabo Formentor al nordeste de la isla de Mallorca.

El patrullero Toralla fue botado el 26 de febrero de 1987 y fue entregado a la Armada el 29 de abril del mismo año, su hermano el Formentor entraría al servicio activo el 23 de junio de 1988.

Toralla P-81 - CBV
El patrullero Toralla durante sus pruebas de mar (Camil Busquets)
Formentor P-82
El Formentor saliendo del puerto de Barcelona (Archivo personal)

Desplazan 101,9 toneladas con una eslora de 28,5 metros por 6,5 metros de manga y 1,83 metros de calado máximo. Son propulsados por dos motores diesel Bazán-MTU 8V 396 TB93 de 2.180 bhp. a dos ejes que les dan una velocidad máxima de 15 nudos y una autonomía de 1.000 millas náuticas a 12 nudos. Dotación, de 12 a 14.

Toralla P-81
Su casco está construido con madera revestida con una triple capa de vitroresina y su interior y habitabilidad era la mejor en patrulleros de la Armada

Su electrónica básica embarcada consta de un radar de descubierta de superficie Racal Decca RM 1070 y un radar de navegación Racal Decca RM 270, navegador GPS Magnavox MX-510/2, un sondador Honda HE-538 y un transceptor RF-2301. Su armamento tan sólo consta de una ametralladora Browning de 12,7 mm. montada en proa.

A su entrada al servicio activo la Armada le concedió el mando del patrullero al Alférez de Navío don Eugenio Díaz del Río Jáudenes, primero de su promoción y primer oficial con esta graduación en conseguir el mando de un buque de la Armada. Su base inicialmente sería Alicante y más tarde se trasladaría al Arsenal de Cartagena junto a su hermano Formentor, desde ahí parten para realizar las misiones que les son encomendadas aunque su primera gran actuación tendría lugar en la ciudad que los vio nacer durante los Juegos Olímpicos de 1992.

Su primera gran misión

Entre el 25 de julio al 9 de agosto de 1992 en Barcelona se celebraron los XXV Juegos Olímpicos, durante poco más de dos semanas la ciudad Condal sería el centro del mundo. Para impedir ningún suceso desagradable se organizó un amplio dispositivo por tierra, mar y aire.
La Armada española se ocuparía de la seguridad marítima frente a las costas barcelonesas y concretamente en su puerto, para ello se coordinaría con el recientemente creado Servicio de la Guardia Civil del Mar y con otros cuerpos de seguridad del estado.

Se establecieron tres perímetros de seguridad el primero abarcaba una zona máxima de 30 millas y en donde se ubicaban las fragatas y corbetas; la segunda llegaba hasta las 12 millas y era patrullada por los patrulleros mayores como los Lazaga o los Barceló; y por último se creó un perímetro interior de 6 millas que era cubierto por los patrulleros más pequeños como los Alcanada, Ánaga y Toralla.

Los buques de la Armada que participaron en la seguridad de los Juegos Olímpicos fueron: la fragata Santa María, corbetas Diana e Infanta Cristina, dragaminas oceánicos Guadalete, Guadalmedina, Guadalquivir y Guadiana, dragaminas costeros Duero, Tajo, Genil y Odiel, patrulleros Lazaga, Villaamil, Javier Quiroga, Deva, Conejera, Dragonera, Espalmador, Alcanada, buque de salvamento Poseidón e hidrográficos Antares, Tofiño y el transporte de ataque Aragón. Además hay que añadir nueve patrulleros, dos construidos por Astilleros Viudes y el resto por Aresa, fueron los Toralla, Formentor, P-108, P-109, P-114, P-116, P-117, P-118, P-119 y P-124.

P-108 - JJOO92
Patrulleros del tipo ARESA atracados en el Puerto Olímpico de Barcelona, en primer plano la P-108 (Archivo personal)

A estos buques habría que añadir helicópteros de la 3ª, 5ª y 10ª Escuadrilla desplegados desde la fragata Santa María y el transporte de ataque Aragón.

Aún en servicio

El Toralla cuenta con 33 años de servicio ha realizado a la perfección las misiones que se le han encomendado, ha colaborado con otras unidades de la Armada, con la flotilla de submarinos, el Ejército del Aire, la Infantería de Marina y otros buques aliados de la OTAN. En 1998 el patrullero y su dotación fueron homenajeados por el Ayuntamiento de Águilas por su intervención en la localización y rescate del pescador desaparecido Juan J. Iglesias. El capitán del patrullero recibió dos placas ofrecidas como agradecimiento del rescate del pescador, una por parte del alcalde Francisco López y otra de manos del presidente de la asamblea local de la Cruz Roja Miguel Molina.

Toralla P-81 02 - CBV
El Toralla captado por Camil Busquets

El Toralla y su hermano Formentor aun siguen en servicio a día de hoy, han sobrevivido al resto de patrulleros ligeros de la Armada de las clases Barceló y Conejera, además de la otra serie barcelonesa, los Aresa construidos en Arenys de Mar de los que sólo dos quedan en servicio.

Armada

 

 

Más información:
El patrullero Toralla en la página web de la Armada Española
Artículo en La Vanguardia de M. Ramírez Gabarrús “La construcción naval en Barcelona” del 10 de marzo de 1974
Artículo de Camil Busquets i Vilanova publicado en la Revista General de Marina “La seguridad naval en los Juegos Olímpicos de Barcelona” de octubre de 1992

B/O García del Cid, con 40 años en sus cuadernas

El día 9 de abril de 1980 el puerto de Barcelona se vestía de gala de nuevo, en esta ocasión se celebraba la inauguración oficial del buque oceanográfico García del Cid, el cual se encontraba  atracado en el Muelle de Bosch i Alsina y engalanado esperaba a las autoridades civiles y militares de la ciudad para que diera comienzo la ceremonia.

Garcia del Cid 01 - ACC
El buque oceanográfico García del Cid pintado de blanco con el logotipo de Astilleros Tarragona en la proa (Antonio Casinos Comas)

En el muelle estaban presentes, además de su dotación, el subsecretario de Pesca el Sr. Aldasoro; el director general el Sr. Velázquez; el jefe del Sector Naval de Cataluña, el almirante Martín-Allende; el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el Sr. Sánchez del Río; el director del Centro Nacional de Investigaciones Pesqueras, Dr. Carlos Bas y representantes de la Generalitat de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona.

Garcia del Cid 00
Atracado en el Muelle de Atarazanas (Antonio Casinos Comas)

Con esta sencilla ceremonia daba comienzo oficialmente la larga carrera del buque oceanográfico García del Cid, carrera que no hubiera sido posible sin los científicos y estudiantes que han navegado a bordo de él durante sus campañas de investigación, y que a día de hoy se siguen realizando a pesar de que ya se está pensando en su sustitución.

El Instituto de Investigaciones Pesqueras

Fue fundado el 3 de octubre de 1951 bajo la dirección del Dr. Francisco García del Cid Arias (1897-1965) con el propósito de investigar la biología marina y los recursos marinos renovables. Se construyeron diversos laboratorios a lo largo de la costa española y en 1957 en el barrio de la Barceloneta se construiría el edificio que albergaría su sede en la ciudad Condal, en su interior se habilitarían diversos laboratorios para la investigación además de un acuario abierto al público.

En esa época la flota oceanográfica e hidrográfica era prácticamente inexistente y se debía de depender en algunas ocasiones de los viejos Tofiño, Malaspina y Juan de la Cosa (ex Ártabro) de la Armada española botados en los años treinta pero todo cambiaría a partir de 1972. Encargados por el Instituto Español de Oceanografía verían la luz los primeros buques oceanográficos españoles, el Cornide de Saavedra con base en Vigo primero y al año siguiente el pequeño Odón de Buen que se establecería en Palma de Mallorca.

Cornide de Saavedra
El buque oceanográfico Cornide de Saavedra en Barcelona en el año 2012 (Antoni Casinos Va)

En la actualidad la flota estatal de buques oceanográficos ha aumentado drásticamente, a los buques dependientes del CSIC y de la Unidad Tecnológica Marina hay que añadir los de la flota del Instituto Oceanográfico Español y la de la Secretaría General de Pesca, sin contar con el oceanográfico Hesperides y los hidrográficos de la Armada.

b-o-angeles-alvaric3b1o
Buque oceanográfico Ángeles Alvariño operado por el Instituto Español de Oceanografía (Jordi Montoro)
Miguel Oliver
El Miguel Oliver de la Secretaría General de Pesca (Antoni Casinos Va)

En Barcelona, a excepción del Juan de la Cosa que ejercía en ocasiones de buque hidrográfico a principios de los años cincuenta, el puerto de la ciudad no había tenido destacado de forma permanente un buque científico desde que la Armada cedió el antiguo cañonero Cocodrilo junto al escampavías Cedida en el ya lejano 1908, esta ausencia pronto llegaría a su fin.

Cocodrilo
El pontón Cocodrilo, quedaría atracado en Barcelona y no navegaría nunca (Revista Vida Marítima)

El CSIC bajo la dirección del Dr. Bonaventura Andreu con sus propios fondos estudió construir su primer buque oceanográfico en los astilleros Freire de Vigo pero otro astillero mucho más próximo a la ciudad Condal se quedaría con el contrato, los tarraconenses Astilleros Tarragona S.A. El diseño original del buque se basaba en unos planos de un pesquero de alta mar de la empresa SENER, el diseño final fue verificado por Bureau Veritas y el Dr. Carles Bas supervisó todos los trabajos desde el punto de vista científico.

Para entonces el fundador del Instituto de Investigaciones Pesqueras ya había fallecido a causa de un desafortunado accidente y este nuevo buque sería el portador del nombre García del Cid en su honor.

El García del Cid

Desplaza 539 toneladas a plena carga con una eslora de 37,20 metros por 8,40 metros de manga y 3,50 metros de calado. Es propulsado por un motor diésel Barreras-Deutz de 1.160 hp. a un eje que le da una velocidad máxima de 10 nudos y una autonomía de 5.700 millas náuticas o 12 días de navegación. Dotación, 14 tripulantes más 12 científicos y técnicos.

El nuevo buque oceanográfico sería botado en 1978 y entregado al CSIC en 1979 (vía Retroclips – Youtube)

Las instalaciones científicas a bordo incluyen dos laboratorios, uno seco y otro húmedo, además de espacio suficiente en dos cubiertas, la superior e inferior; para que los equipos científicos puedan desplegar sus instrumentos el barco está equipado con dos pórticos, uno grande abatible a popa y otro más pequeño equipado con un torno en su costado de estribor.

A estos espacios y equipos mecánicos hay que sumarle la electrónica de a bordo imprescindible para la navegación, con sus radares de navegación, GPS, sensor inercial, corredera electromagnética, sonda de puerto y giroscopios; sin contar el largo listado de instrumentos científicos que se pueden adaptar en el buque para realizar estudios biológicos, geológicos y geofísica marina entre otros.

Garcia del Cid 04 - ACV
En los años ’80 el buque sufrió algunas reformas y modernizaciones, adaptando su uso del original para investigaciones pesqueras a un buque oceanográfico desde el que se podía acometer cualquier tipo de estudio relacionado con la mar y su entorno (Antoni Casinos Va)

Al poco de entrar en servicio el García del Cid se embarcó en su primera campaña hacia las costas de Namibia sufragada por la Secretaría de Pesca y de Marina Mercante, durante esta expedición se realizaron estudios de hidrografía básica y de biología marina, así como estudios de poblaciones de especies, ictioplancton y toma de muestras de los sedimentos de la plataforma.

Garcia del Cid 09 - ACV
Equipos para la recogida de muestras a bordo del García del Cid (Antoni Casinos Va)

Desde su primera expedición a Namibia en 1979 a 2019 el García del Cid habrá realizado más de 300 campañas de investigación y recorrido más de medio millón de millas entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.

Garcia del Cid 02-03 - ACV
Con el paso del tiempo el buque se fue adaptando a las nuevas necesidades (Antoni Casinos Va)

A partir de 1992 la gestión del buque pasa a manos de la Unidad de Tecnología Marítima (UTM), desde donde se provee de todo el apoyo tecnológico y logístico necesario para realizar sus campañas científicas. La UTM también se ocupa de la gestión logística de los buques Sarmiento de Gamboa, Hesperides, Mytilus y de la base Antártica Juan Carlos I.

Garcia del Cid 06 - ACV
El buque oceanográfico García del Cid entrando en el puerto de Barcelona (Antoni Casinos Va)

Después de 40 años de servicio tan solo interrumpido por sus viajes a Vigo para ser sometido a tareas de mantenimiento programadas, el CSIC ya le está buscando un digno sucesor.

Su futuro

Está previsto que el buque oceanográfico García del Cid sea sustituido por un buque de nueva construcción. Según palabras del ministro de Ciencia, Pedro Duque, se está estudiando la construcción de dos buques oceanográficos para reemplazar al veterano García del Cid y al Hespérides de la Armada que ya cuenta con treinta años en sus cuadernas. Para ello el ministerio contará con los astilleros Freire Shipyard responsables de la construcción del oceanográfico Sarmiento de Gamboa en el año 2006. Hasta entonces aún nos quedan unos años para poder disfrutar de la presencia y la labor científica del pequeño García del Cid.

Sarmiento de Gamboa & Garcia del Cid - ACV
Futuro y pasado, el Sarmiento de Gamboa y el García del Cid atracados en el Muelle de Barcelona (Antoni Casinos Va)

 

 

Más información:
Artículo “El vaixell oceanogràfic Garcia del Cid” de Enric Garcia & Arturo Castelló
Reportaje de RTVE programa Lab24 de 11 de septiembre de 2019 “Flota oceanográfica y construcción naval
Artículo “Los buques oceanográficos españoles” en la Revista del Sector Marítimo

El acorazado de los presidentes

El día 20 de junio de 1955 tal y como estaba previsto hacía acto de presencia frente al puerto de Barcelona una división naval de la Armada de los Estados Unidos compuesta por ocho buques liderados por el acorazado USS Iowa (BB-61) al mando del capitán William Campbell Bryson; el acorazado iba acompañado del portaaviones de escolta USS Siboney (CVE-112), y del crucero ligero y buque de mando USS Northapton (CLC-1), estas grandes unidades iban escoltadas por los destructores USS Glennon (DD-840), USS Power (DD-839), USS Warrington (DD-843), USS William C. Lawe (DD-763) y apoyados por el petrolero de flota USS Aucilla (AO-56).

USS Iowa 02 - MMB
Acorazado USS Iowa fondeado frente al puerto de Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

Tras realizar el tradicional saludo al cañón y después de ser contestados por las baterías del castillo de Montjuich, el resto de buques de la división procedieron a entrar al puerto. El acorazado USS Iowa y el portaaviones USS Siboney permanecieron durante su estancia fondeados a mil metros del faro del rompeolas mientras que el resto de buques, atracaron en el interior del puerto; el crucero amarró sus cabos en el Muelle de Poniente junto a la Dársena del Morrot, en el mismo muelle pero en su paramento sur quedó atracado el petrolero y los destructores en el Muelle de Costa.

USS Iowa 03 - MMB
Vista de popa del acorazado, a lo lejos se intuye la silueta del portaaviones USS Siboney (Museo Marítimo de Barcelona)

Con todos los barcos debidamente amarrados y mediante diversas lanchas las autoridades civiles y militares españolas se dirigieron hacia el buque insignia para saludar a los visitantes, siendo recibidos por el contralmirante al mando de la agrupación Ruthaven E. Libby en la cámara de oficiales del acorazado. Esta visita fue devuelta por el contralmirante a media mañana junto al cónsul general de los Estados Unidos en la ciudad el Sr. Wells y el oficial de enlace español el capitán de corbeta Enrique Ribalta. Primero visitaron al jefe del Sector Naval el contralmirante Rafael Fernández de Bobadilla y más tarde al resto de autoridades civiles. En los días posteriores a su llegada las autoridades agasajaron al contralmirante Libby y a los oficiales norteamericanos con distintos actos en la ciudad fueron recibidos en el salón del Consejo de Ciento por el alcalde Antonio María Simarro.

USS Siboney CVE-112
Portaaviones USS Siboney CVE-112

En los buques de esta división naval iban embarcados 1.500 guardiamarinas norteamericanos que se encontraban en viaje de instrucción, además de Barcelona visitarían otros puertos de la ribera del Mediterráneo como Gibraltar, Orán, Génova, Nápoles, Venecia, Estambul, Atenas y Canes, además harían algunas excursiones tierra adentro llegando a visitar Madrid, Múnich, Roma y París.

La estancia de los marinos norteamericanos coincidió con la celebración de la verbena de San Juan y no fueron pocos los barceloneses que aprovechando esos días festivos bajaron al puerto a visitar los buques de guerra visitantes, otros tantos hacían lo mismo en el rompeolas viendo desde lejos el ir y venir de las lanchas transportando a los marinos de permiso desde los dos espectaculares buques que permanecían fondeados frente al puerto. Como ya sucediera en el pasado con las escuadras norteamericanas e inglesas, se celebró un evento deportivo con miembros de la dotación del acorazado y un equipo local. Esta vez no fue fútbol sino béisbol el deporte elegido y lo equipos que se enfrentarían serían el F.C. Barcelona de béisbol y un equipo de la dotación del USS Iowa, este último perdió por 6 carreras a 17.

Desde que se restablecieron las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos a principios de los años ‘50, los buques norteamericanos volvieron a recalar en puertos españoles, la primera visita en Barcelona aconteció en enero de 1951 con una agrupación de buques de la Sexta Flota con el crucero USS Newport News como buque insignia. Hasta 1955 ya se habían recibido importantes visitas de grandes y populares buques norteamericanos, algunos de la talla de los portaaviones USS Midway, USS Coral Sea y USS Franklin D. Roosevelt, además del citado USS Newport News también recalaron otros cruceros como el USS Des Moines, USS Columbus o USS Juneau y multitud de destructores y submarinos los cuales la gran mayoría habían combatido en la Segunda Guerra Mundial. No obstante esta era la primera visita de un acorazado norteamericano desde mucho antes de la guerra mundial.

USS Newport News - MMB
Crucero USS Newport News en Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

El USS Iowa fue el cabeza de serie de la última clase de acorazados construidos por los Estados Unidos y aunque su actuación en la Segunda Guerra Mundial fue breve y en contra de lo que se creía, los Iowa tremendamente artillados consiguieron sobrevivir al resto de buques de su época, evolucionando y coexistiendo hasta finales del siglo XX con buques mucho más modernos, y concretamente el Iowa se ganó a pulso el apodo de “el acorazado de los presidentes”.

El USS Iowa

Fue el primero de una serie inicial de seis acorazados diseñados y construidos al límite de lo que permitía el Segundo Tratado Naval de Londres. El cometido de estos buques debía de ser el de interceptar y contrarrestar la amenaza de los acorazados japoneses de la clase Kongō frente a las líneas de suministros aliadas en el Pacífico.

Los seis integrantes de esta serie debían haber sido los: Iowa, New Jersey, Missouri, Winsconsin, Illinois y Kentucky, estos dos últimos fueron cancelados en grada y desguazados años más tarde.

La quilla del USS Iowa fue colocada en las gradas de los astilleros norteamericanos de New York Naval Ship Yard el 27 de junio de 1940 y fue botado el 27 de agosto de 1942, causando alta el 22 de febrero de 1943.

USS Iowa 05 - USN
Botadura del USS Iowa el 27 de agosto de 1943 (US Navy)

Desplazaba 58.400 toneladas a plena carga con una eslora de 270,43 metros por 32,97 de manga y 11,33 metros de calado. Era propulsado por 4 juegos de turbinas a vapor de 212.000 shp. alimentadas por 8 calderas Babcock & Wilcox del tipo M de 600 PSI. a cuatro ejes, que le daban una velocidad máxima de 33 nudos. Dotación, 1.921 tripulantes.

Su artillería principal la constituían 9 cañones de 406/50 mm. Mk. 7 en tres torretas (dos a proa y una a popa), 20 cañones de 127/38 Mk. 12 en diez torretas (5 por banda), 80 cañones antiaéreos de 40/56 mm. en 20 montajes cuádruples y otros 49 cañones sencillos de 20/70 mm.

Como cualquier acorazado de esa época el USS Iowa disponía de un fuerte blindaje, con 495 mm. en las torretas artilladas, 307 mm. en la línea de flotación y de 295 a 439 mm. en las barbetas

USS New Jersey 01
Superestructuras del USS New Jersey sirve como referencia para visualizar la electrónica principal embarcada en los acorazados de la clase Iowa a mediados de los años ’50. Equipaba un radar de descubierta aérea AN/SPS-8A en el mástil trasero y un AN/SPS-6 en el delantero, también son visibles los radares de dirección de tiro Mk.56 a proa y popa de los mástiles y Mk.37 más pequeños adicionales (Marius Bar)

El primer presidente

Su primera acción en la guerra ocurriría en el Atlántico Norte, al parecer el acorazado alemán Tirpitz patrullaba por aguas de Noruega y la misión del USS Iowa fue la de contrarrestar esa amenaza, dicha operación comenzó en agosto de 1943 hasta el mes de octubre.

A su regreso a los Estados Unidos el acorazado USS Iowa sería preparado para una misión especial, la de transportar al presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt a las conferencias de El Cairo y Teherán.

La primera conferencia tendría lugar entre el 22 al 26 de noviembre de 1943, en ella se definiría la posición aliada contra Japón durante la guerra y tomarían forma las primeras decisiones en el periodo de la posguerra. A dicha conferencia además del presidente Roosevelt intervino Winston Churchill y el general de la República de China Chiang Kai-shek, el gran ausente fue Iósif Stalin que se negó a coincidir con el mandatario chino.

La conferencia de Teherán fue la primera vez en la que se reunían los “Tres Grandes”, Churchill, Roosevelt y Stalin, entre el 28 de noviembre a 1 de diciembre de 1943. La mayor preocupación de Churchill y Roosevelt era la de poder coordinar con Stalin la Operación Ovelord, para ello necesitaban lograr el apoyo del líder soviético teniendo en cuenta que deberían de ceder a algunas demandas de Stalin.

Conferencia de Teherán
Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill en la conferencia de Teherán

El viaje del presidente a bordo del USS Iowa comenzaría el 12 de noviembre cuando subió a bordo desde el yate presidencial USS Potomac en la bahía de Chesapeake junto a su séquito, a la medianoche siguiente pondrían rumbo a Casablanca. El viaje debería de ser rápido para evitar cualquier ataque de submarinos alemanes y su escolta estaría compuesta por tres destructores, los USS Cogswell (DD-651), USS Young (DD-580 y USS William D. Porter (DD-579). Dada la alta velocidad del viaje los escoltas no repostarían por el camino para evitar que la flota quedara en una situación vulnerable y llegado el momento serían relevados por otros tres destructores que los esperarían en un punto previamente fijado. También dispondrían de escolta aérea provista por los aviones de los portaaviones de escolta USS Santee (CVE-29) y USS Block Island (CVE-8) que estaban posicionados en la ruta del USS Iowa.

Al cruzar el Estrecho de Gibraltar su escolta recibiría algunos cambios y quedaría compuesta por el crucero ligero USS Brooklyn (CL-40), los destructores norteamericanos USS Edison (DD-439) y USS Trippe (DD-403) y los ingleses HMS Trowbridge (R-00), HMS Tyrian (R-67) y HMS Teazer (R-23).

Para poder alojar al presidente Roosevelt en condiciones, dado que sufría de poliomielitis y debía desplazarse en silla de ruedas, a bordo del acorazado se tomaron algunas medidas para facilitar su desplazamiento entre las cubiertas del barco. Una de ellas fue la instalación de un ascensor para facilitar el acceso entre las distintas cubiertas y evitar usar las escaleras, otra medida fue adaptar algunas escotillas haciéndolas un poco más grandes y la modificación más llamativa fue la instalación de una bañera.

Ascensor via Los Angeles Times - US Navy
Detalle del ascensor instalado en el costado de estribor cerca del puente de mando (Los Angeles Times – US Navy)
USS Iowa 04 - USN
El acorazado USS Iowa es el único barco de la Armada norteamericana que dispone de este accesorio (US Navy)

El viaje transcurriría sin novedad, la mayoría de la tripulación del acorazado desconocía la misión del viaje y mucho menos las dotaciones de los escoltas. A los pocos días de partir, en medio de la rutina de los buques, de pronto se escucho una gran explosión, todos se pusieron en alerta alarmados por si pudiera ser un ataque submarino alemán pero no fue el caso. La detonación provino de una carga de profundidad que se había soltado del destructor USS William D. Porter. Poco después una ola golpeó su costado y un marinero cayó al agua despareciendo entre las olas y más tarde el mismo destructor por un problema en las máquinas quedó algo rezagado del grupo. Por si todo esto no fuera suficiente, se realizaron ejercicios de tiro con torpedos y desde el USS William D. Porter se disparó un torpedo vivo en dirección al acorazado USS Iowa. Sin demora el comandante del destructor rompió el silencio de radio para avisarles de que su torpedo se dirigía directamente hacia ellos, al mismo tiempo los vigías se percataron de ello y comenzó la maniobra de evasión del acorazado, a la vez que disparaban con sus armas hacía la amenaza para neutralizarla. El torpedo detonó a unos 300 metros de la popa del USS Iowa.

William D. Porter DD-579
El poco afortunado destructor USS William D. Porter

Continúa la guerra

Pasado este episodio con el presidente Roosevelt el acorazado USS Iowa continuó con la guerra, fue trasladado al escenario del Pacífico como buque insignia de la División número 7 de acorazados y ya no abandonaría el escenario del Pacífico hasta el día de la victoria sobre el Japón, estando presente durante la ceremonia de la firma de rendición en la bahía de Tokio junto a su otro hermano el USS Missouri y el resto de buques de la flota aliada.

Pero su carrera militar no acabaría ahí, después de un periodo de inactividad sus potentes cañones serían requeridos para apoyar a las tropas de tierra en la Guerra de Corea desde abril a octubre de 1952. Y en 1953 hasta 1958 el acorazado sería utilizado para tareas de instrucción, finalizado este periodo sería dado de baja en febrero de 1958 y pasaría a engrosar las listas de la flota de reserva.

Dos presidentes más

En 1982 en un plan naval denominado “600-ship Navy” el USS Iowa sería reactivado y modernizado, se retirarían todos sus cañones antiaéreos de 40 y 20 mm. así como dos torretas de cañones dobles de 127 mm., a cambio se instalarían 8 lanzadores cuádruples para misiles de crucero BGM-109 Tomahawk con un total de 32 misiles y otros 4 lanzadores cuádruples para misiles antibuque Harpoon, para la defensa aérea fue provisto de 4 sistemas CIWS Phalanx de 20 mm., a popa podría operar con helicópteros además de drones RQ-2 Pioneer y conservaría sus 9 cañones de 406 mm. y otros 12 de 127 mm. en tres torretas.

USS Iowa perfil - Shipbucket
Perfil del USS Iowa tal y como estaba al final de su vida (Shipbucket)

El 4 de julio de 1986 recibiría la visita de su segundo presidente, Rondal Reagan, durante la llamada “Liberty Weekend” en Nueva York para conmemorar el centenario de la Estatua de la Libertad.

Liberty Weekend en Nueva York el 4 de julio de 1986 (vía orpol1999 – Youtube)

Y el tercer presidente no lo visitaría por un motivo festivo más bien todo lo contrario. El 19 de abril de 1989 durante unos ejercicios la torreta número dos de cañones de 406 mm. sufriría una explosión interna. La primera investigación de la marina teorizaba con el intento de suicidio de un marinero al verse comprometido en una relación sentimental con otro, las pruebas de dicha investigación eran algo ambiguas y el Congreso de los Estados Unidos obligó a la Armada a reabrir el caso, esta vez con investigadores independientes. Para cuando esta nueva comisión comenzó la investigación la mayoría de las pruebas ya habían sido retiradas pero los investigadores lograron llegar a otra conclusión. Al parecer la pólvora utilizada para lanzar los proyectiles de los cañones principales que databa de los años ’30 había sido almacenada de forma inadecuada. Esta pólvora con el tiempo emite gas éter, es altamente inflamable y la combustión espontanea de este gas podría haber sido la causa de la explosión en la que murieron 47 marineros.

USS Iowa - Bush
El presidente George H. W. Bush acudió a bordo del USS Iowa el 24 de abril de 1989 para participar en un homenaje a los marineros fallecidos (vía Battleship Iowa)

Merecido descanso

A causa del accidente en su torreta artillada se aceleraría su baja haciéndose efectiva el 26 de octubre de 1990, en principio el acorazado debía de haberse preparado para ser reactivado en caso necesario pero por su accidente sufrido resultaba más económico mantener en la “flota de naftalina” al USS New Jersey, aun así el USS Iowa se mantuvo en la reserva naval hasta 2006. Para esas fechas se estaba estudiando donar como museos flotantes al USS Iowa y USS Winsconsin, diversas ciudades norteamericanas licitaron por conseguir al USS Iowa que finalmente quedó atracado en el puerto de la ciudad de San Pedro cerca de Long Beach con una condición, la de no alterar ningún elemento original que deteriorara el buque unidad militar para si en un futuro era necesario volver a reactivar al acorazado.

 

Torrotito USN

 

 

Más información:
Página web del museo flotante USS Iowa “Battleship Iowa” (inglés)
Revista de la Armada norteamericana All Hands de mayo de 1982 (inglés)
Artículo de Gregory A. Freeman en la página web de Historynet “USS William D. Porter: The U.S. Navy Destroyer’s Service in World War II” (inglés)

De la escolta de convoyes al transporte de madera, el mercante Río Pas

El día 11 de noviembre de 1964 hacía su entrada al puerto de Barcelona el buque mercante Río Pas perteneciente a la compañía Marítima Colonial y de Comercio, procedía de Río Benito en la Guinea Ecuatorial en donde había cargado 1.500 toneladas de madera, su estancia se prolongaría justo el tiempo necesario para descargar la preciada carga para continuar su viaje en su ruta comercial.

Rio Pas 01 - MMB
Buque Río Pas en el puerto de Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)
Rio Pas 03 - MMB
Llegada del Rio Pas a Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

El Río Pas comenzó su vida marinera en la flota auxiliar de la Royal Navy como SS Empire Morn en 1941 y bajo su aspecto sencillo y pacífico escondía un historial de guerra como uno de los 35 buques mercantes ingleses, que debidamente equipados con una catapulta y un avión caza, proporcionaba escolta a los convoyes aliados que cruzaban el Atlántico durante la Segunda Guerra Mundial. A estos buques se los denominaba: CAM.

Los buques CAM

A los convoyes aliados provenientes de los Estados Unidos se les añadió un elemento más a su difícil tarea de transportar suministros a Europa, por si no fuera poco a la dificultad de tener que sortear a los submarinos, desde la Francia ocupada eran lanzados aviones Focke-Wulf Fw 200 Condor que con un alcance de 3.700 kilómetros eran capaces de alcanzar las rutas de los convoyes. Esta nueva amenaza, ante la ausencia de portaaviones de escolta y la imposibilidad de dar apoyo aéreo desde bases en tierra, estimuló la inventiva británica dando origen a los buques CAM.

Convoy 1942
Vista aérea de un convoy en 1942

El acrónimo CAM proviene de las palabras en el idioma anglosajón Catapult Aircraft Merchant que en castellano quedaría como buque mercante con catapulta para aviones (no confundir con los buques MAC, buques mercantes convertidos a portaaviones de escolta y sustitutos de estos primeros), y nada más lejos de la realidad, ya que estos buques fueron equipados como medida de emergencia con una catapulta instalada normalmente a proa para poder lanzar un avión caza Hurricane, dicho avión debería interceptar a los atacantes con la dificultad añadida de que no podría volver al barco lanzador, ya que estos mercantes no disponían ni de medios ni de espacio para recuperar la aeronave; el piloto una vez terminada la misión debía saltar en paracaídas y esperar que lo rescatara un barco aliado, con suerte.

Los buques CAM y MAC vendrían del enorme esfuerzo industrial británico para construir una gran flota de buques auxiliares necesarios para la guerra. El Ministerio del Transporte para la Guerra británico y el Almirantazgo fueron los organizadores de tan gran empresa logrando construir la flota mercante más grande hasta la fecha con 12.000 barcos. Esta flota también estuvo alimentada con buques requisados a compañías nacionales y en algunos casos se aprovecharon buques capturados durante la guerra. Todos estos buques civiles al servicio del Almirantazgo se los diferenció con la palabra Empire como prefijo en su nombre.

Los buques CAM seleccionados fueron 8 requisados a navieras inglesas más otros 27 de nueva construcción de la anteriormente citada categoría Empire, navegarían con bandera de la marina mercante y equipados con su catapulta embarcarían un avión Hawker Hurricane Mk Is convertidos a Sea Hurricane IAs. Sus pilotos serían voluntarios provenientes de la Royal Air Force y quedarían asignados a la Unidad de Cazas de la Marina Mercante con base en RAF Speeke. Estos pilotos a bordo de los buques CAM estarían apoyados por personal cualificado para operar, mantener y reparar la catapulta y el avión así como un operador de radio y en algunos viajes largos un piloto de reserva.

THE BATTLE OF ATLANTIC, 1939-1945
En primer plano buque mercante CAM Empire Spray con su catapulta en proa y un avión Sea Hurricane listo para despegar (IWM)
ROYAL AIR FORCE OPERATIONS IN MALTA, GIBRALTAR AND THE MEDITERRA
Instalación de un Sea Hurrican a bordo de un buque CAM (IWM)

Los buques CAM proveyeron de escolta aérea a diversos convoyes entre 1941 a 1943, los pilotos de la RAF se enfrentaron y derribaron a aviones alemanes de la talla de los Focke-Wulf Fw 200 Condor (4 derribos), Heinkel He 111 (2 derribos), Blohm & Voss BV 138 y Junkers Ju 88 (1 derribo).

THE ROYAL AIR FORCE OPERATIONS IN MALTA, GIBRALTAR AND THE MEDIT
Un piloto accediendo a su avión en el buque Empire Darwin, las guardias se realizaban dentro del avión preparados para despegar en cualquier momento (IWM)
THE ROYAL NAVY DURING THE SECOND WORLD WAR
Para el despegue se utilizaban cohetes (IWM)

Estos buques se fueron retirando poco a poco a medida que los buques MAC se incorporaban a los convoyes, aunque no dejaban de ser mercantes ofrecían la posibilidad de que los aviones lanzados pudieran aterrizar en sus cubiertas de vuelo y su mayor capacidad para transportar aeronaves multiplicaba su éxito más aun cuando además podían embarcar aviones antisubmarinos.

Empire MacColl
Buque MAC Empire Mac Coll de 9.100 toneladas

De los 35 buques Empire empleados como CAM, 12 fueron hundidos y en al menos dos de ellos no se les retiraron las catapultas y sobre ellas se instalaron aviones señuelos para simular ser buques CAM operativos y de esta forma disuadir a los atacantes.

El SS Empire Morn

Fue construido por los astilleros Vickers-Armstrongs en Barrow-in-Furness, siendo botado el 1 de julio de 1941 y completado en septiembre del mismo año.

Tenía un desplazamiento de 7.092 toneladas de registro bruto y su eslora era de 131,98 metros por 17,15 metros de manga y 10,46 metros de calado. Era propulsado por una máquina a vapor de tres cilindros y de triple expansión de 2.100 hp. a un eje, que le daba una velocidad máxima de 10 nudos.

A su entrada al servicio activo fue rápidamente convertido a buque CAM con una catapulta instalada en proa y un avión Sea Hurricane, participando en 22 convoyes desde septiembre de 1941 a agosto de 1943.

Tabla convoyes

De todos estos viajes destacarían tres convoyes, el primero QP.12 de mayo de 1942, en este viaje sería lanzado su avión Hurricane con el piloto John Kendal para interceptar a dos aviones alemanes, un Blohm & Voss BV 138 y un Junkers Ju 88. El piloto conseguiría ahuyentar al BV 138 y derribar al Ju 88, tras su misión intentó amerizar en el agua y al no lograrlo con seguridad saltó del avión en paracaídas que al parecer se abrió a apenas 15 metros de altura, a pesar de ser rescatado rápidamente por el destructor de escolta HMS Badsworth el piloto fallecería más tarde a causa de sus heridas.

Flugzeug Junkers Ju 88
Avión Junkers Ju 88 como el derribado por Kendal (Bundesarchiv)

Meses más tarde el protagonista sería el piloto A. H. Burr durante el convoy PQ.18, en esta ocasión la amenaza provenía de dos aviones Heinkel He 111 y Burr los interceptó y derribó. Su rescate no se hizo en la mar, si no en tierra, por fortuna el convoy se hallaba navegando cerca de tierra y logró aterrizar en un aeródromo cerca de Arcángel en Rusia.

Heinkel He 111 - Bundesarchiv
Bombardero Heinkel He 111 (Bundesarchiv)

Y su último convoy fue el más trágico durante el CG.60 en abril de 1943 cubriendo la ruta entre Casablanca a Gibraltar. El 10 de abril poco después de salir de Casablanca toparon con una mina lanzada desde el submarino alemán U-117, la explosión resultante dañó toda la popa, destruyendo su timón y hélice y parte de los sollados que ocupaba la marinería, en el momento de abandonar el barco se contabilizaron 21 tripulantes desaparecidos, incluyendo a uno de los marineros ingleses más jóvenes fallecidos durante la guerra, Raymond Steed de 14 años, y el recuento total de fallecidos fue de 46 marineros.

El SS Empire Morn quedó sin gobierno y no podía navegar por sus propios medios por tanto tuvo que ser remolcado hasta Gibraltar en donde fue reparado para ser utilizado como almacén hasta 1947.

Una nueva vida en España

El SS Empire Morn es comprado en 1947 por el naviero cántabro Fernando María Pereda Aparicio y se lo lleva a Cádiz para ser reparado bajo el nombre de San Antonio. Allí recibiría una nueva popa, cambiando muy poco su aspecto original.

SS Empire Morn - Cadiz 1947
El ex SS Empire Morn ya como San Antonio en Cádiz a punto de recibir su nueva popa (vía Reddit)
Rio Pas 06 - MMB
En el centro el Río Pas atracado en el Muelle de San Beltrán del puerto de Barcelona con un nuevo esquema de color en el casco (Museo Marítimo de Barcelona)

Pasados los años sería bautizado de nuevo con su nombre definitivo de Río Pas en honor a aquel río cántabro que da forma en su desembocadura a la Ría de Mogro, y en 1963 es vendido a la compañía Marítima Colonial y de Comercio (en 1964 dicha compañía cambiaría su nombre a Marítima Continental y de Comercio). Con esta compañía navegó hasta 1973 momento en el que fue dado de baja y posteriormente desguazado.

Logo CM

 

Más información:
Otros buques y detalles de la compañía Marítima Continental y de Comercio en la página web de Buques.org
Los buques CAM en la Wikipedia (inglés)
Listado de buques Empire en la Wikipedia (inglés)
Libro “Hurricane Aces 1941–45” de Andrew Thomas

 

Patrullero Espalmador, el rápido

El sábado día 25 de septiembre de 1982 en todos los puertos de España las autoridades portuarias se disponieron para celebrar una nueva jornada del “Día del mar”, se prepararon actividades para que la ciudadanía pudiera disfrutar, al menos por un día, de todos aquellos elementos navales que no son accesibles el resto del año por su actividad profesional. La ciudad de Barcelona no fue menos y para ese día estaban programados una serie de eventos tanto en el puerto como en diversas instituciones fuertemente ligadas a la mar.

Una de ellas fue la Escuela Oficial de Náutica en donde durante toda la mañana pudo visitarse su planetario y el Instituto de Investigaciones Pesqueras abrió su acuario; en el Muelle del Portal de la Paz junto a la nao Santa María la Cruz Roja Española realizó ejercicios de salvamento y rescate con sus lanchas Zodiac y simulacros de extinción de incendios; no lejos de ahí el Servicio de Vigilancia Aduanera abrió las puertas al público de su lancha Águila.

Por supuesto la Armada Española también participó en el “Día del mar”, el Jefe del Sector Naval el contraalmirante Salas Pintó realizó una donación al Museo Marítimo de Barcelona de diversos maniquíes con uniformes de la Armada, y además en el Muelle de Bosch y Alsina, estaba atracado y abierto al público su más reciente adquisición, el patrullero Espalmador.

Espalmador PVZ-33 - JMF
Patrullero Espalmador con su numeral original (Jordi Montoro)

Este patrullero fue entregado a la Armada en Mayo de 1982 y en julio fue destacado de forma permanente en Barcelona, siendo el sustituto ideal del malogrado Llobregat. El Espalmador pronto se hizo popular, esa fue una época en la que no existía prácticamente ningún otro servicio que pudiera ejercer tareas de policía o de salvamento y los patrulleros de la Armada que estaban destacados en distintas localidades costeras del Mediterráneo debían de ejercer dichas funciones, además de sus habituales como buques de transporte de personalidades, escolta, representación y otras tareas militares. El patrullero Espalmador en Barcelona como su compañero el Alcanada desde Tarragona primero y Castellón de la Plana más tarde, se convirtieron en buques imprescindibles para la seguridad marítima en la costa catalana hasta la puesta en marcha del Servicio de la Guardia Civil del Mar o la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima.

Alcanada P-33
El patrullero Alcanada ayudó en más de una ocasión al Espalmador (archivo personal)

La clase Conejera

El patrullero Espalmador fue el tercer buque de la clase Conejera de patrulleros de vigilancia de zona compuesta por cuatro unidades y construidos por la Empresa Nacional Bazán en su factoría de El Ferrol entre 1979 a 1982, todos los barcos de esta clase fueron bautizados con nombres de pequeñas islas situadas en las Baleares.

Conejera P-31 - SO
El Conejera y cabeza de serie en el Muelle de Barcelona en julio de 2010 (Sergi Olivares)

La serie completa la componían:

Tabla clase Conejera

La clase Conejera formaba parte de un ambicioso plan para construir una gran flota de patrulleros para controlar y patrullar la Zona Económica Exclusiva (ZEE), estos buques serian financiados por el Ministerio de Transporte a través de la Subsecretaría de Pesca y se dedicarían única y exclusivamente a estas tareas liberando al resto de escoltas de la Armada de estas funciones y pudiendo desarrollar mejor sus misiones.

Esta flota de patrulleros estaba dividida en cuatro categorías:

  • Patrulleros de Vigilancia de Zona (PVZ)
  • Patrulleros de Vigilancia Costera (PVC)
  • Patrulleros de Vigilancia Interior (PVI)
  • Lanchas de Vigilancia Interior (LVI)

La primera y más numerosa serie de patrulleros construidos fue la clase Aresa PVC-160 con un total de 23 unidades construidas en Arenys de Mar; la Empresa Nacional Bazán en San Fernando construyó otros 10 patrulleros de la clase Anaga, 6 de la Barceló y otros 6 de la clase Lazaga; en El Ferrol nacieron los 4 Conejera y por último 5 dragaminas de la clase Nalón de procedencia norteamericana fueron convertidos a patrulleros, como el desgraciado Llobregat.

Anaga P-21 - DQC
Patrullero Anaga y cabeza de serie de los “tacañones” (Diego Quevedo)
Laya P-12 - Casau
El segundo patrullero de la clase Barceló, el Laya (Casaú)

El Espalmador

Fue nombrado en honor a un islote situado entre la isla de Ibiza y la de Formentera siendo este buque el primero y único que ha llevado este nombre en la Armada española.

Espalmador PVZ-33 02 - JMF
El Espalmador navegando por el interior del puerto de Barcelona al mando se su comandante Lauro Clariana (Jordi Montoro)

Desplazaba 197,77 toneladas a plena carga, su eslora era de 32,15 metros por 5,30 metros de manga y 3 metros de calado. Era propulsado por dos motores diesel Bazán/MTU V8V16/18TLS a dos ejes que le daban una potencia de 2.840 CV. y una velocidad máxima de 25 nudos; su autonomía era de 1.200 millas náuticas a 15 nudos. Dotación, 15 tripulantes.

Espalmador PVZ-33 03 - JMF
Su diseño estaba basado en los patrulleros norteamericanos del tipo PC (Jordi Montoro)

Su armamento original lo componía una ametralladora Oerlikon de 20/65 mm. a proa y una Browning de 12,7 mm. a popa, más adelante sería sustituido por un Oerlikon de 20/120 mm.

Espalmador P-33 02
Como antaño sucedía con los antiguos torpederos y submarinos de la Armada, el Espalmador también hizo uso del dique seco flotante del puerto de Barcelona (archivo personal)

A su entrada al servicio fue destinado a engrosar y finalizar la lista de buques de la Armada que han servido desde Barcelona, como él los otros buques que desde finales del siglo XIX a comienzos del XX que han estado destacados en Barcelona han sido los cañoneros Pilar y Temerario, el crucero Río de la Plata, el portahidroaviones Dédalo y en historia más reciente el planero Juan de la Cosa, patrullero Javier Quiroga, el minador Eolo o el dragaminas Eo al que vino a sustituir el Llobregat y el Deva también se dejaba ver mucho por Barcelona.

Espalmador P-33 01
A mediados de los años ’80 su numeral cambio al estándar OTAN y más adelante se pintaría con los colores grises de baja visibilidad

El Espalmador llegaría a la ciudad Condal en julio de 1982 y un año más tarde el 29 de junio coincidiendo con la celebración de la “XIII Semana del Mar” y la festividad de San Pedro celebrada en la localidad de Vilanova i la Geltrú en la provincia de Barcelona, el nuevo patrullero que hasta entonces había ostentado la denominación de PVZ-33 sería oficialmente bautizado a Espalmador. Al acto estuvieron presentes el alcalde de Vilanova i la Geltrú Jaime Casanovas y el jefe del Sector Naval de Cataluña el contraalmirante Fernando de Salas Pintó, el patrullero Deva (PVZ-29) además de un nutrido grupo de invitados y curiosos. Tras la ceremonia de bautismo el Jefe del Sector Naval aprovechó para imponer la Cruz del Mérito Naval al comandante del patrullero Lauro Clariana Clarós y al cabo segundo de Marinería Ángel Cervillo, dicha condecoración fue otorgada después de lograr sofocar un incendio que se declaró a bordo del patrullero en alta mar salvando el barco y dotación.

Siempre presente

Desde su llegada a Barcelona el patrullero Espalmador exhibió una actividad frenética y por su labor los pescadores de la zona lo apodaron cariñosamente como “el rápido”. A las tareas anteriormente citadas al Espalmador se le añadieron otras funciones como las de localización balizado y posterior desactivación de explosivos y minas, escoltas de regatas, ejercicios con otras unidades de la Armada y de la OTAN, persecución del contrabando, seguridad marítima y en especial el operativo organizado por la Armada para garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos de 1992, participó en todos los salones náuticos de Barcelona y cumplió a la perfección con los bautismos de mar de los escolares barceloneses, y a bordo del mismo viajó en más de una ocasión la imagen del la Virgen del Carmen.

Espalmador PVZ-33 04 - JMF
Las salidas al mar del patrullero no sólo eran disfrutadas por los más pequeños durante los bautismos de mar (Jordi Montoro)

Tras más de cien mil millas navegadas y 28 años de servicio el Espalmador causaba baja definitiva el 11 de junio de 2010 pero no se iba sólo, en el mismo muelle del Arsenal de Cartagena también causaban baja los patrulleros Anaga (P-21) y Alcanada (P-34) y a muchos kilómetros de ahí en Ferrol arriaban sus banderas los patrulleros Marola (P-23), Mouro (P-24) y Bergantín (P-30).

Baja Alcanada - Espalmador - MDE
Cememonia de baja de los patrulleros Alcanada y Espalmador en Cartagena, a proa del Alcanada estaba el Anaga (Armada Española)

El Espalmador y el Alcanada fueron desguazados pero sus hermanos Conejera y Dragonera sobrevivieron y siguen operativos fuera de España. El Conejera fue transferido a la Armada del Senegal, el mismo día de su baja en la Armada española el 21 de febrero de 2012 y pese al cambio de bandera conservó su nombre; en cuanto al Dragonera fue vendido a la Armada de Mozambique el 3 de diciembre de 2010 por el simbólico precio de 100 Euros y renombrado a Pebane (P-001), estos dos últimos patrulleros de la clase Conejera aun siguen en servicio.

 

Espalmador P-33 - CBV
Captura de Camil Busquets del Espalmador durante una salida a la mar

 

Más información:
Llegada del patrullero Espalmador a Barcelona en el diario La Vaguardia del día 10 de julio de 1982
Artículo en la Revista General de Marina del Albert Campanera “Los buques de la Armada en Barcelona”
Bautismo del patrullero Espalmador en la Revista General de Marina de octubre de 1983

El barco que se hundió dos veces

El día 18 de mayo de 1929 el Vigía Marítimo del Castillo de Montjuich se preparó para una larga jornada de trabajo, la ciudad de Barcelona estaba lista para inaugurar su segunda Exposición Universal y tal y como sucediera cuarenta y un años atrás en el puerto se congregó una nutrida flota de buques de guerra de las marinas más importantes de Europa.

Provence - MMB
Acorazado Provence engalanado en el puerto de Barcelona (Museo Marítimo de Barcelona)

Para ese día estaba prevista la llegada de una escuadra francesa al mando del vicealmirante Docteur compuesta por once buques de guerra liderados por el acorazado Provence. A las ocho de la mañana el vigía ya pudo distinguir la silueta del buque insignia francés y poco más tarde tras él aparecieron el resto de buques en perfecta formación.

Al aproximarse a la bocana desde el Provence se realizó el saludo al cañón que fue contestado por las baterías del castillo y del acorazado Jaime I surto en el puerto. El acorazado Provence fue el primer buque de la escuadra en entrar al puerto, quedando atracado en el Muelle de Poniente paramento sur junto a los acorazados españoles Alfonso XIII y Jaime I, poco después le siguieron los cruceros La Motte-Picquet y Dugay-Trouin, tras ellos los contratorpederos Panthere, Tigre y Chacal, y por último los torpederos Sirocco, Cyclone, Mistral y Simoun; todos ellos atracaron en el Muelle de San Beltrán. Una vez amarrados los buques continuaron las salvas de ordenanza, desde el Provence se saludó al acorazado italiano Trento y los saludos fueron repetidos y contestados por otros buques de guerra como el crucero inglés HMS London o el portugués Vasco da Gama que habían llegado el día anterior.

Cruceros BCN 1929 - ANC
De izquierda a derecha, cruceros La Motte-Picquet, Dugay-Trouin, HMS London y Trento (Archivo Nacional de Cataluña)

Pero el trabajo del vigía aun no había terminado, a las 11.30 horas daba aviso de la llegada de un buque de guerra danés, concretamente el buque de defensa de costa Niels Juel al mando del capitán Gad. Tras intercambiar los saludos de ordenanza con las baterías del castillo procedió a amarrar sus cabos en el Muelle de Barcelona paramento norte, lugar en el que permanecería hasta el día 22 de mayo.

Niels Juel BCN 1929 - ANC
Entrada del buque de defensa de costa Niels Juel, la instantánea refleja el momento del saludo al cañón. A la izquierda de la imagen son visibles los acorazados Alfonso XIII, Jaime I y Provence (Archivo Nacional de Cataluña)
Niels Juel BCN 1929 02 - ANC
El Niels Juel recién llegado a la ciudad Condal (Archivo Nacional de Cataluña)

Este buque de guerra no vino solo, poco antes llegaron tres hidroaviones daneses, estos partieron del puerto de Texel y realizaron una única escala en el puerto de Cherburgo antes de llegar a Barcelona, permaneciendo durante su estancia amarrados en las instalaciones de la Aeronáutica Naval en el Muelle de Contradique. Además a bordo del Niels Juel viajaba como oficial del barco con el grado de teniente de navío el príncipe Knud, el segundo hijo del rey Cristián X de Dinamarca, y sería este príncipe el encargado de representar a su reino durante la inauguración de la Exposición Universal y del pabellón danés en las instalaciones de Montjuich.

Alfonso XIII - Knud - ANC
El rey Alfonso XIII a bordo del Niels Juel (Archivo Nacional de Cataluña)
Pabellón danés - Rigsarkivet
Pabellón danés de la Exposición (Rigsarkivet)

El Niels Juel

Su construcción fue encargada a los astilleros Orlogsværftet de Copenhagen su quilla fue instalada en grada el 21 de septiembre de 1914 y sería botado el 3 de julio de 1918. El inicio de la guerra frustró la compra de sus armas y la construcción del resto del buque se vio retrasada por la falta de materiales y mano de obra, aplazó las obras hasta 1920.

Botadura Niels Juel 1918 - Rigsarkivet
Algunos barcos en ocasiones se resisten a tocar el agua por primera vez y este fue el caso del Niels Juel que tardó una hora en poder deslizarse por la grada hasta el líquido elemento, anticipando con ello los problemas que tendría el astillero para poder terminarlo (Rigsarkivet)

El Niels Juel en principio debía de haber sido una versión mejorada de los buques de defensa de costa de la clase Herluf Trolle de 3.500 toneladas; el Niels Juel sería algo mayor en desplazamiento y tamaño y debía de doblar el calibre de sus armas principales con cañones de 305 y 120 mm. adquiridos a la firma alemana Krupp.

No obstante cuando el gobierno danés decidió continuar con su construcción, se encontraron con el problema de la adquisición de su artillería. El plan original era el de dotar al barco con cañones de manufactura alemana pero el Tratado de Versalles impedía que dicho país fabricara y entregara el calibre deseado para la marina danesa, por tanto tuvieron que buscar un sustituto. Tras valorar diferentes propuestas se decantaron por el fabricante sueco Bofors, adquiriendo diez cañones PK L/45 de 150 mm. y dos cañones antiaéreos ABK L/30 de 57 mm. Desde Alemania si se pudo recibir su coraza, construida por la firma Krupp con acero de Bethlehem Steel.

Finalmente sería entregado a la Real Armada (Søværnet) danesa el 23 de mayo de 1923 y bautizado en honor al almirante Niels Juel (1629-1697), siendo este buque el segundo en llevar este nombre.

Niels Juel 1918
Buque de defensa de costa Niels Juel

Desplazaba 3.861 toneladas y su eslora era de 90 metros por 16,3 metros de manga y 5 metros de calado. Era propulsado por 2 máquinas a vapor de triple expansión alimentadas por cuatro calderas Yarrow que le daban una potencia de 6.000 ihp. a dos ejes y una velocidad máxima de 14,5 nudos. Dotación, 329 tripulantes.

Plano Niels Juel 1923

Su armamento constaba de 10 cañones de 150 mm., 2 de 57 mm. antiaéreos y 2 tubos lanzatorpedos bajo la línea de flotación de 450 mm. Entre 1935 a 1936 el barco sería modernizado, se sustituirían sus viejas ópticas de dirección de tiro de la artillería, asimismo se instalaría un ordenador analógico para el cálculo del fuego de la artillería. Los cañones antiaéreos sufrieron diversas modificaciones entre 1935 a 1941, siendo su último equipo diez cañones automáticos Madsen L/60 M/41 de 20 mm. La coraza protectora variaba entre los 155 a 195 mm. en el cinturón, 55 mm. en cubierta, los cañones iban protegidos con un blindaje de 50 mm. y la torre de mando con 170 mm.

Niels Juel 1938 - NHC
El Niels Juel después de su modernización en 1938 (Naval Historical Center)

La mayor parte de su vida transcurrió como buque escuela y buque de representación, realizó cruceros por el Báltico y el Mediterráneo en diversas ocasiones; en 1928 fue utilizado como yate real durante una visita oficial a Finlandia; en 1931 se convirtió en el primer buque de guerra danés en visitar el Mar Negro recalando en los puertos de Estambul y Odesa y estuvo presente en la revista naval de Spithead en mayo de 1937.

Llegó la guerra

La guerra llegaría a Dinamarca en forma de invasión relámpago alemana el 9 de abril de 1940 en plena Campaña de Noruega, hasta entonces el monarca Cristian X había logrado mantener a su nación neutral. Unos mil paracaidistas alemanes desembarcaban en la bahía de Copenhague y rodearon el palacio real danés, por otro lado para ejercer presión sobre el monarca y forzar su rendición, bombarderos alemanes sobrevolaron la capital hasta lograr que los daneses claudicaran.

03_02A6001001
Bombarderos alemanes sobrevolando Copenhague (Nationalmuseet)

Hasta finales de 1942 dicha ocupación fue bastante indulgente con la población y el gobierno danés, a pesar de la presencia de la Gestapo, de unidades militares de la Wehrmacht, de la censura en la prensa y de la explotación económica en favor del Tercer Reich. A finales de 1942 con el desastre de Stalingrado y El Alamein la presión alemana fue en aumento y en la misma medida crecían los disturbios en protesta contra los ocupantes. El gobierno alemán solicitó al danés que reprimiera los disturbios pero el gobierno de Cristián X se negó y los alemanes impusieron la ley marcial poniendo en marcha la Operación Safari para confiscar todo el material militar danés.

El hundimiento del Niels Juel

El 27 de agosto de 1943 el mando de la marina ordenó al comandante Carl Westermann al mando del Niels Juel que permaneciera alerta, del mismo modo se cancelaron todos los permisos de la dotación por si tuvieran que partir en cualquier momento hacia un puerto seguro para poner a salvo el barco y evitar que cayera a manos alemanas.

Carl Westerman, último comandante del Niels Juel

La orden llegó el día después de la instauración de la ley marcial, la madrugada del 29 de agosto, esa fue la fecha de la puesta en marcha de la Operación Safari. Los alemanes comenzaron a apoderarse del material militar danés, la marina dio órdenes a sus capitanes de zarpar hacía algún puerto en Suecia y si no podían debían hundir sus barcos. Ese fue el destino de treinta y dos barcos de la Real Armada danesa y tan solo cuatro lograron llegar a Suecia.

Peder Skram 29-08-1943
El buque de defensa de costa Peder Skram semi hundido junto a un torpedero (Nationalmuseet vía Wikipedia)

El mal tiempo retrasó la partida del Niels Juel pero también impidió el avance del ejército alemán. Faltaban diez minutos para las seis de la mañana cuando lograron zarpar, el plan del comandante Westermann era el de navegar cerca de la costa dando la impresión de que su intención era alcanzar Conpenhague pero al poco de zarpar los vigías del barco pudieron identificar en el horizonte al torpedero alemán T-17 y dos E-Boats, además había la sospecha que la salida del fiordo de Isefjord había sido minado y en el aire ya estaban buscando al Niels Juel aviones Junkers Ju-87 alemanes.

Cuando se encontraba a la salida del fiordo junto a la localidad de Hundesteda fueron atacados por la aviación alemana. El primer ataque fue con bombas que no alcanzaron el barco, el segundo raid utilizaron las ametralladoras al tiempo que los cañones antiaéreos del Niels Juel alcanzaron a uno de los aviones alemanes. Los aviones Ju-87 siguieron hostigando al barco danés que se defendía con su artillería antiaérea hasta que una de las bombas alemanas detonó a menos de diez metros a babor, la onda expansiva resultante inutilizó el sistema eléctrico y el generador de emergencia, cinco hombres resultaron heridos.

Niels Juel 29-08-1943
El Niels Juel bajo ataque aéreo

Con el barco seriamente dañado el comandante sabía que no podría alcanzar las aguas neutrales de Suecia más aún a plena luz del día, así que ordenó poner rumbo a toda máquina hacia Nykøbing Sjælland y hundirlo en la costa. Para evitar que pudiera ser recuperado por el ejército alemán se intentó destruir al barco con explosivos pero los detonadores no se activaron, el último intento fue el de abrir los grifos para hundirlo y la marinería destruyó todo aquel equipo útil para evitar que cayera en manos alemanas.

En 1944 los alemanes rescatarían al Niels Juel, el barco a pesar de estar semisumergido tenía el casco y las hélices en buen estado. Fue remolcado a Kiel en donde fue desarmado y reparado, entrando en servicio para la Kriegsmarine en septiembre de 1944 como Nordland, siendo utilizado como buque estacionario de instrucción en Ustka. Volvería a Kiel en febrero de 1945 ante el avance de las tropas soviéticas. Y el 3 de mayo de 1945 sería hundido en un ataque aéreo aliado en Eckernförde, terminada la guerra los restos del Niels Juel fueron saqueados hasta que finalmente su pecio fue vendido para desguace en 1952.

Los restos del Niels Juel descansan en el punto más profundo de la bahía de Eckernförder a una profundidad de 29 metros. Después de su desguace parcial tan sólo quedó de él el casco y cuando el fango lo permite en su interior aun se pueden identificar los restos de su maquinaria. Fuera del agua uno de los únicos objetos que se salvaron fue uno de sus cañones de 150 mm. que fue utilizado como artillería de costa en el Fuerte de Bangsbo y que actualmente pertenece al Nordjyllands Kystmuseum.

SONY DSC
Cañón de 150 mm. superviviente del Niels Juel en el Fuerte Bangsbo (Carsten Wiehejpg vía Wikipedia)

 

Más información:
Ficha del buque de defensa de costa Niels Juel en la Wikipedia (inglés)
Información detallada de la Batalla de Isefjorden en la página web Danish Naval History (inglés)
Localización de los restos del Niels Juel / Nordland en la página web de Wreck Site (inglés)