La retirada de la Sexta Flota de Barcelona

El día 4 de abril de 1986 llegaba al puerto de Barcelona, en visita de cortesía, la fragata USS Capodanno FF-1093 al mando de su comandante Thomas Stephen O’Keefe Jr., procediendo a atracar en el Muelle de Álvarez de la Campa en donde permanecería hasta el día 8 de abril.

DN-SC-88-05447
USS Capodanno FF-1093

La USS Capodanno procedía del Golfo de Sirte y formaba parte del grupo de combate o Task Force 60.1 al mando del vice almirante J.C. Breast con el portaaviones USS Coral Sea CV-43 a la cabeza. Días antes de su llegada a Barcelona, este grupo de combate había sido atacado por las fuerzas armadas libias después de declarar las aguas internacionales dentro del Golfo de Sirte como aguas bajo jurisdicción de Libia. Los demás buques de este grupo de combate fueron repartidos en distintos puertos españoles.

uss coral sea cv-43 task force
Grupo de combate del portaaviones USS Coral Sea en mayo de 1986, la USS Capodanno es el segundo buque desde abajo (US Navy)

La clase Knox

La fragata USS Capodanno pertenecía a la clase Knox de escoltas antisubmarinos de las que se construyeron 46 unidades entre 1965 a 1974. Su diseño se basaba, y a su vez intentaba perfeccionar, a los escoltas de las clases Bronstein y Garcia siendo la clase Knox los últimos destructores norteamericanos construidos con propulsión a vapor. Nacidos como destructores de escolta fueron reclasificados posteriormente a fragatas antisubmarinas, mucho más completas en armamento que la clase Garcia siendo equipados muchos de ellos con misiles antiaéreos y antibuque y con una mayor evolución de su armamento.

ff-1052 knox

La clase Knox pretendía suceder a las Bronstein y Garcia mas terminaron conviviendo hasta bien entrado los años ’90. Esta nueva serie de escoltas también padeció algunos de los fallos de diseño de sus hermanas mayores, uno de estos fallos se encontraba en su planta propulsora. Su planta motriz en base al vapor era muy cara y compleja de mantener, a la par que peligrosa, la mayor potencia de sus máquinas requería más espacio por lo que hubo que añadirles más eslora y por consiguiente las hizo más pesadas añadiendo el inconveniente de disponer de tan sólo un eje con una hélice. Otra desventaja provenía de un error de diseño en la proa que provocaba que el agua de mar inundara la cubierta propiciando un rápido deterioro de los sistemas de armamento, en especial el del lanzador de cohetes antisubmarinos ASROC, el error fue solventado instalando unos deflectores en el costado del casco para desviar el agua.

DN-SN-85-01693
Fragata USS Bowen con los deflectores de agua situados cerca de la amura de babor

Estos escoltas permanecieron en activo entre 20 y 25 años y alrededor de los años ’90 se fueron retirando gradualmente en favor de la nueva clase de escoltas antisubmarinos de la clase Oliver Hazard Perry. Muchas de ellas aun siguen en servicio en las marinas de guerra de naciones aliadas de los Estados Unidos.

La USS Capodanno

La USS Capodanno FF-1093 fue construida en los astilleros norteamericanos de Avondale Shipyard, Inc. en Westwego (Louisiana), siendo botada el 21 de octubre de 1972 y entregada a la US Navy el 17 de noviembre de 1973 como destructor de escolta con numeral DE-1093, más tarde en junio de 1975 sería reclasificada a fragata con numeral FF-1093.

rev capodanno
Capodanno ofreciendo un servicio religioso en Vietnam

Lleva su nombre en honor al sacerdote militar católico Vincent R. Capodanno (1929-1967) que murió en combate durante la guerra del Vietnam, por ello se le concedió la Medalla de Honor a título póstumo.

Desplazaba 4.182 toneladas a plena carga y su eslora era de 134 metros por 14,25 metros de manga y 7,54 metros de calado.
Era propulsada por 2 calderas Combustion Engineering de 1.200 psi. y 1 turbina Westinghouse de 35.000 shp. a 1 eje. Su velocidad máxima era de 27 nudos y su autonomía de 4.500 millas náuticas a 20 nudos. Dotación, 227 tripulantes.

Iba armada con un cañón de 127/54 mm. Mk. 42, 1 lanzador óctuple Mk. 16 para cohetes antisubmarinos RUR-5 ASROC, 4 tubos lanzatorpedos fijos (2 por banda) de 324 mm. para torpedos antisubmarinos Mk. 46. y un sistema de defensa de punto y antimisil CIWS Phalanx de 20 mm. Disponía de cubierta de vuelo a popa y de un hangar telescópico para operar con un helicóptero de tipo medio Kaman SH-2 Seasprite LAMPS.

uss capodanno 02
Botadura de la USS Capodanno (Naval Historical Center)

Su electrónica embarcada constaba de un radar de descubierta aérea AN/SPS-40, uno de descubierta de superficie AN/SPS-10 y AN/SPS-68 y un radar para la detección de objetivos aéreos a media y baja cota AN/SPS-58, más los directores de tiro AN/SPG-53 y Mk.68 y un Mk.114 para el sistema ASROC.

Sus sistemas de guerra electrónica originales el que formaban el conjunto AN/SLQ-26 fue sustituido posteriormente por el AN/SLQ-32 y se le añadieron lanzadores de señuelos SRBOC Mk. 36.
Para misiones antisubmarinas disponía de un sonar de casco AN/SQS-26 y uno remolcado AN/SQS-35 IVDS.

kaman sh-2f seasprite
Helicóptero Kaman SH-2F Seasprite a bordo de la fragata USS Downes FF-1070.

A su entrada en servicio fue destacada a la Sexta Flota del Mediterráneo, en junio de 1976 participó en las celebraciones del aniversario de la independencia de las Islas Seychelles de Inglaterra, en 1980 participó en los ejercicios de la OTAN “Teamwork ’80”, en noviembre de 1982 en la fuerza multinacional para la paz en el Líbano y en dos ocasiones en los ejercicios multinacionales UNITAS (1977 y 1981).
Cerca del final de su vida operativa con la US Navy tuvo tiempo de ser desplegada en la Operación Desert Shield y Desert Strom.

El 30 de julio de 1993 causaría baja en las listas de la US Navy, ese mismo año sería alquilada y posteriormente transferida a Turquía en compensación por los daños causados por el disparo de un misil desde el portaaviones USS Saratoga CV-60 al antiguo TGC Muavenet DM-357 (ex USS Gwin DM-33). La USS Capodanno sería bautizada a TGC Muavenet con numeral F-250 y causaría baja en 2012, siendo desguazada en Aliağa (Turquía).

Incidente en Barcelona

El descanso de la dotación de la USS Capodanno se vio alterado la madrugada de día 5 de abril cuando una bomba situada en la discoteca La Belle en Berlín mató a 3 personas e hirió a otras 229. El gobierno de los Estados Unidos acusó directamente al gobierno libio de patrocinar el atentado y propició los ataques norteamericanos contra objetivos terrestres y navales en Libia bajo la denominación de la operación El Dorado Canyon.

Los días posteriores a este atentado fueron bastante tensos para las fuerzas armadas norteamericanas, organizándose en distintos países europeos diversas manifestaciones contra la intervención militar norteamericana en Libia.

Una de las protestas antimilitaristas más llamativas sucedió el 7 de abril en el puerto de Barcelona. A media tarde un grupo de militantes del movimiento catalanista Crida a la Solidaritat (Llamamiento a la Solidaridad) siguiendo uno de los acuerdos adoptados en su última asamblea general celebrada una semana antes, se desplazaron en coche hasta el Muelle de Álvarez de la Campa en donde se hallaba atracada la fragata norteamericana, con ellos llegaron diversos periodistas de prensa y televisión. Su misión era la de realizar una acción directa y no violenta en contra de la presencia de buques de guerra de la Sexta Flota norteamericana en la ciudad Condal.
Así se lo comunicaron dos de estos militantes al capitán de la fragata, mientras que el resto del grupo, unas cuatro o cinco personas equipadas con botes de pintura y espráis de color rosa expresaron su rechazo pintando el costado de babor del buque de guerra y escribiendo la palabra fora (fuera).

portada lv 08-04-1986
Parte de la portada de La Vanguardia del día 8 de abril de 1986 con los militantes de La Crida pintando a la fragata y el marino pistola en mano, al que le faltaba el cargador. (La Vanguardia)

Meses más tarde, a finales de diciembre de 1986, se citó a declarar en la Audiencia de Barcelona a los miembros de la Crida a la Solidaritat encausados por las pintadas a la fragata, estos militantes fueron: Ángel Colom, Josep Maria Jansa, Lluís Garcia Petit, Jordi Sánchez, Andreu Camps, Carles Riera y Pilar Vallugera. Los encausados exigieron al juez que se citara también para declarar al presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan y a su secretario de defensa Caspar Weinberger más la del ministro de defensa español Narcís Serra; el juez, Modesto Aríñez, consideró “improcedente y extemporánea” esa petición.

La reacción de los militantes de la Crida a la Solidaritat fue la de entonar el canto de los Segadors y marcharse de la Audiencia de Barcelona.

La Sexta Flota en Barcelona desde 1952

Mucho había llovido desde que el 9 de enero de 1952 el vicealmirante Mathias B. Gardner llegara a bordo del crucero USS Des Moines junto con otros nueve buques de la Sexta Flota norteamericana para realizar la primera visita oficial a la ciudad Condal. Desde entonces hasta enero de 1980 las unidades de Sexta Flota del Mediterráneo realizaron en el puerto de Barcelona más de 2.150 escalas de sus buques de guerra recalando las más modernas y famosas unidades de la flota norteamericana, muchos de estos buques y dotaciones establecieron el puerto barcelonés como su base en el Mediterráneo.

us navy bcn - george klos
De izquierda a derecha: destructor USS Cassin Young DD-793, cruceros USS Albany CA-123 y USS Newport News CA-148, transporte USS Mercury AKS-20 y petrolero USS Mauna Loa AE-8 atracados en el Muelle de Poniente del puerto de Barcelona en abril de 1956. (George Klos vía Navsource)

Los marinos norteamericanos lograron catapultar la economía barcelonesa creando el embrión de lo que más tarde sería el turismo en masa llegado desde la mar mediante los grandes cruceros turísticos. Con tan sólo un grupo de combate de portaaviones, como el llegado el 9 de enero de 1953 con el USS Midway a la cabeza y sus ocho buques de escolta, traían con sigo algo más de 7.500 marinos con su música jazz, su Rock ‘N Roll y sus dólares.

El sector del turismo y la restauración no fue el único en beneficiarse de tan masivas visitas, la industria naval también recibió un empuje importante y muchos de estos buques con miles de millas navegadas al año necesitaban mucho trabajo de mantenimiento y reparaciones, hubo más de un caso que necesitó asistencia técnica urgente en el puerto de Barcelona.

uss koelsch
La fragata USS Koelsch tuvo que someterse a reparaciones urgentes en Barcelona en enero de 1984 (Jordi Montoro)

Evidentemente no todo eran buenas noticias y controlar a tan gran cantidad de marinería y tropa conllevaba sus problemas, problemas en muchos casos ocasionados por grupos descontrolados que se excedían durante su periodo de descanso en tierra. Por este motivo la flota poseía una policía especial que patrullaba la zona colindante al puerto denominada Shore Patrol o Patrulla de Control, perfectamente visibles con sus uniformes y un brazalete con las siglas SP.

us navy bcn 02
Marineros norteamericaos cerca de la fuente de Canaletas en las Ramblas de Barcelona (Ayuntamiento de Barcelona)

A mediados de los años ’70 con la muerte del General Franco y la llegada de la monarquía con el Rey Juan Carlos I, la afluencia de los buques de la Sexta Flota fue disminuyendo poco a poco, en 1983 tan sólo se realizaron 6 escalas de buques norteamericanos. En 1986 coincidiendo con el referéndum de permanencia de España en la OTAN, comenzó una larga campaña anti americana, llegando a haber en muchos casos incidentes y peleas entre activistas y marinos norteamericanos en las Ramblas de Barcelona.

A finales de 1986 el mando de la Sexta Flota intentó normalizar las relaciones con las autoridades catalanas y volver a recalar en el puerto barcelonés. desde el incidente de la USS Capodanno tan sólo recalaron siete buques norteamericanos y otros nueve en 1987.
El punto final de las visitas de los buques de la Sexta Flota tuvo lugar durante la navideña festividad de San Esteban del 26 de diciembre de 1987 durante la visita de los buques de guerra norteamericanos USS Thorn DD-988 y USS Donald B. Beary FF-1085 llegados el día 21 de diciembre. Ese día un terrorista lanzó dos granadas de mano en el club privado norteamericano USO (United States Organitation) que se encontraba en la Plaza del Duque de Medinacelli número 2, causando la muerte de un marino más otros cinco heridos.
Según el diario El País del 28 de diciembre de 1987, un testigo afirmó que el supuesto terrorista exclamo “¡Viva Líbano!” antes de lanzar las granadas y las organizaciones independentistas catalanas Terra Lliure y el Ejército Rojo Catalán de Liberación (ERCA) se atribuyeron la acción del atentado.
La dotación la fragata USS Capodanno sufrió otro atentado en abril de 1988 durante una visita a Nápoles, en esa ocasión un artefacto explosivo situado bajo un coche frente al club USO de esa localidad causó la muerte de una mujer adscrita a la US Navy e hirió a otras 15 personas.

Desde entonces las escalas norteamericanas cayeron en picado, sobrepasando las 10 visitas anuales en contadas ocasiones y llegando al cero absoluto el pasado año 2018.

En la actualidad la única visita en masa proveniente de la mar es mediante los cruceros turísticos que como hace más de 50 años, con sus inconvenientes, no traen pingües beneficios al sector turístico, claro que como en los años ’80 también tiene sus detractores.

capodanno seal

 

 

Más información:
Llegada de la USS Capodanno a Barcelona en el diario La Vanguardia del día 6 de abril de 1986 página 22
Artículo de J. F. Huguet Prats sobre la suspensión de las visitas de la US Navy a Barcelona en La Vanguardia del día 17 de enero de 1988 página 31
Atentado contra el club USO de la Plaza del Duque de Medinacelli en La Vanguardia del día 27 de diciembre de 1987 página 18
Libro “La Sisena Flota a Barcelona” de Xavier Theros Ed. La Campana
Historial de la USS Capodanno en el “Dictionary of American Naval Fighting Ships” (inglés)

El submarino de bolsillo Barcelona

El día 4 de mayo de 1986 llegaba al “Moll de la Fusta” por tierra el submarino de bolsillo de la Armada española Tiburón I con numeral SA-51, por todos es conocido que fue cedido por el Ministerio de Defensa al Museo de la Ciencia de Barcelona por 99 años, pero menos conocido es que fue gracias a la intercesión y gestiones del ya desaparecido escritor y divulgador de temas navales Camil Busquets i Vilanova (1939-2016).

Submarino Barcelona_1
Submarino Barcelona, ex Tiburón I SA-51 (Antoni Casinos Va)

A la llegada del submarino se organizó una fiesta y dos rúas, la primera partió desde la plaza de España pasando por el paralelo en dirección al monumento a Colón; la segunda descendió por las Ramblas para encontrarse con la comitiva que transportaba al submarino.
Una vez se encontraran las dos rúas se dirigirían al “Moll de la Fusta” en donde mediante una ceremonia festiva y simbólica el submarino de bolsillo Tiburón I sería bautizado como Barcelona, finalizado el acto la comitiva pondría rumbo hacia las instalaciones del Museo de la Ciencia cruzando la ciudad y recorriendo las calles de Vía Layetana, Ronda de San Pedro, Paseo de Gracia, Diagonal, Aribau, Travesía de Gracia, plaza de Gala Placidia, Vía Augusta y Balmes. Durante los festejos participarían grupos como “Els Comediants”, “Els Pescadors de l’Escala” que cantarían habaneras y el grupo Huapacha combo que animarían al convoy durante el trayecto, todo ello radiado en directo.

Durante un tiempo estuvo situado a la entrada del museo, antes de su entrega se le habían practicado unas aberturas mediante las cuales se podría observar su interior, interior que a su vez estaba protegido con gruesos cristales. Más tarde se cambió su ubicación al lugar que ocupa hoy en día no muy lejos del museo, instalado en una isleta entre las calles Adrià Margarit y Isaac Newton, encima de un pedestal que lo aleja lo suficiente de posibles actos vandálicos.

Submarino Barcelona_4

No obstante no era la primera vez que este submarino visitaba Barcelona, el 27 de junio de 1966 llegaba por sus propios medios por mar para participar junto a otras 39 unidades de la Armada española en la Semana Naval. El submarino de bolsillo Tiburón I SA-51, al mando del capitán de corbeta D. Luis Sánchez Massia junto al mini submarino Foca II SA-42, realizaron diversas inmersiones y emersiones de exhibición en el interior del puerto frente a un numeroso público que acudió a presenciar las evoluciones de tan singulares navíos.

Los submarinos experimentales de la Armada

La Armada española dispuso de 4 submarinos de bolsillo experimentales en dos series, la serie SA-40 – Foca y la SA-50 – Tiburón.

El origen de la investigación y desarrollo de estos submarinos hay que situarlo al finalizar la Segunda Guerra Mundial, cuando algunos científicos e ingenieros alemanes se afincaron en España, uno de ellos fue el ingeniero Erich Vollbrecht, él y su equipo se incorporaron a la Empresa Nacional Bazán en sus oficinas de Madrid. Este equipo de ingenieros alemanes trajeron a España algunos planos de mini submarinos microfilmados y se ocuparon del programa en su fase inicial, más tarde muchos de estos ingenieros volvieron a Alemania dejando el programa en manos de ingenieros españoles de la Empresa Nacional Bazán.

La intención de la Armada española era la de dotarse de una serie de mini submarinos a fin de experimentar con ellos las tácticas de guerra submarina costera y de asalto así como posibles misiones para la inserción de comandos, por otro lado estos submarinos debían de tener la cualidad de poder construirse fácilmente en cualquier astillero o factoría en el interior del país y poder ser transportados por tierra ya fuera por carretera o ferrocarril.

La serie SA-40

Para el diseño y construcción de la serie Foca, el equipo de Vollbrecht tomaría como diseño base los mini submarinos de asalto alemanes del Tipo XXVII o “Seehund” (foca) producidos entre 1944 y 1945, y diseñaría una variante del mismo denominada Foca IIb.

Seehund-Foca

A pesar de que el diseño base era el del “Seehund”, los Foca IIb tenían algunas características físicas que los diferenciaban de forma notable respecto al diseño base del “Seehund”.

Seehund-Foca_compo
Seehund (superior), Foca (inferior)

Tan sólo se construyeron dos unidades en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena, el Foca I con numeral SA-41 puesto a flote el 15 de abril de 1955 y dado de alta el 28 de enero de 1963, y el Foca II con numeral SA-42 botado el 4 de febrero de 1963 y dado del alta el 16 de abril de 1964; ambos fueron destacados en la base naval de Cartagena.

Durante las navegaciones de prueba pronto quedó patente la dificultad de su manejo y la complejidad técnica que conllevaba mantenerlos. Su mayor causa de problemas provenía de sus baterías de origen alemán provenientes de las utilizadas en los torpedos G7, estas eran unas baterías inestables de corta duración y con tendencia a incendiarse o explotar, como es el caso sucedido con el Foca II en unas pruebas en grada.
Otro problema era su capacidad de navegación en superficie, algo compleja y dificultosa, destacar que la escotilla de entrada al submarino era una cúpula de metacrilato que estaba situada a popa de la vela y desde la que también se podía observar el entorno. En ocasiones y durante las navegaciones en superficie esta cúpula mal ubicada disminuía de forma considerable la visibilidad, más aun cuando se empañaba. En esta misma vela se hallaba un periscopio fijo de 2,50 metros de longitud total.
La navegación en inmersión tampoco dejaba mucho margen, por un lado por su precaria estabilidad, cualquier elemento mal ubicado en el interior desestabilizaba al mini submarino y empeoraba durante las operaciones de lanzamiento de torpedos. Los torpedos iban alojados en el exterior en dos montajes en la parte inferior del submarino, a banda y banda.

Semana Naval_2
Submarinos de bolsillo Foca II y Tiburón I atracados de costado al submarino Almirante García de los Reyes S-31 durante la Semana Naval de Barcelona en 1966 (Armada española)

Por último, su habitabilidad, compleja incluso para dos personas obligaban a manejar al submarino dentro de la maquinaria en posiciones poco más que desagradables.

Estos dos submarinos de bolsillo para los mandos de la Armada española nunca fueron considerados como buques de combate ni tampoco integrados junto con el resto de la flota. Se limitaron a realizar algunas navegaciones de prueba y experimentales en la bahía de Escombreras en Cartagena.

Los dos Foca fueron dados de baja el día 4 de julio de 1969, por suerte ambos se salvaron de pasar por el soplete. Los dos fueron restaurados y acondicionados para ser expuestos al público, el Foca I SA-41 en la Estación Naval de Mahón y el Foca II SA-42 en la Base Isaac Peral en Cartagena.

La serie SA-50

También llamados Tiburón fueron construidos para llenar el hueco dejado por la baja de los submarinos de la serie SA-40 o Foca, aunque algunos años convivieron ambas series. En su desarrollo también colaboró el equipo de Vollbrecht, su diseño se basa en el submarino alemán del Tipo XXIII o “Hai” (tiburón). De este tipo de mini submarino se construyeron 63 unidades entre 1944 y 1945 de las que 7 se perdieron en la guerra. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial los submarinos supervivientes fueron transferidos y operados por la Volksmarine de la República Democrática Alemana, la Royal Navy, Francia, la Unión Soviética o Noruega.

Tipo XXIII
Submarino Tipo XXIII (vía Pinterest)

Hai-Tiburon

La serie SA-50 o Tiburón era una evolución de la anterior SA-40, era mayor y con mejorada habitabilidad y estabilidad durante la navegación. Su apariencia exterior recordaba vagamente al de sus hermanos Foca, con una vela más grande, una cúpula de observación en la misma vela pero a proa, con un periscopio convencional y un esnórquel.

SA-51_grada
El Tiburón I SA-51 en grada (Armada española)

 

Los torpedos iban alojados a proa en sendos tubos en el interior del casco protegidos por compuertas y lanzados por aire a presión.
Al igual que sus hermanos pequeños, los Foca, tenían los mismos problemas con las baterías.

Sus seis tripulantes, podían permanecer en el interior del submarino de pie, disponían de un pequeño compartimento con dos literas en donde podían descansar por turnos, un pequeño fogón a modo de cocina, un retrete y algunas taquillas para guardar sus pertenencias.

SA-51_1
El submarino de bolsillo Tiburón I SA-51 en pruebas de mar (Armada española)

Con el paso del tiempo ambos submarinos, el Tiburón I y el Tiburón II, quedaron arrinconados y en desuso. Las nuevas tácticas navales y los problemas anteriormente citados ayudaron a apartar del campo de la experimentación a ambos navíos.

Submarino Barcelona_3
Detalle de la vela (Antoni Casinos Va)

Sólo se construyeron dos unidades en los mismos astilleros que los Foca en Cartagena, el Tiburón I SA-51 fue puesto a flote el 6 noviembre de 1964, al Tiburón II SA-52 se colocaría su quilla el 30 de octubre de 1957, ambos serian dados de baja el 5 de marzo de 1979.

Como a sus hermanos pequeños los Foca, también se salvaron de pasar por el soplete. Después de causar baja el Tiburón I SA-51, gracias a las gestiones realizadas por Camil Busquets se cedió al Museo de la Ciencia de Barcelona y el Tiburón II SA-52 está expuesto como monumento en el patio principal de la base de submarinos Isaac Peral de Cartagena.

Los otros submarinos de bolsillo

Durante la Segunda Guerra Mundial diversos países utilizaron a los mini submarinos para diversas tareas.
El Reino Unido dispuso del modelo llamado Welman, diseñado para la inserción de comandos de operaciones especiales, o los de la clase X que participaron en el ataque al acorazado Tripitz.

X24
Submarino de la clase X superviviente (Wikipedia)

Japón disponía de los Tipo A, B y C, diseñados como submarinos de ataque contra buques enemigos anclados en puerto, su escasa autonomía obligaba a que fueran transportados por un submarino nodriza.

Y en la Regia Marina se construyeron los mini submarinos de las clases CA y CB, combatiendo en el Mar Adriático y el Mar Negro.

X-1
SS X-1 norteamericano

Por último, la marina de guerra de Estados Unidos (US Navy) experimentó con el SS X-1, diseñado y construido por Fairchild Aircraft y entregado a la US Navy en 1955 y operativo hasta 1973. En este mini submarino se probó sin éxito un sistema de propulsión con peróxido de hidrógeno y diesel, además de evaluar las capacidades operativas de este tipo de naves así como tácticas de defensa de zonas portuarias contra este tipo de embarcaciones.

SA-51_3
Submarino de bolsillo Tiburón I SA-51 navegando en aguas del interior del puerto de Barcelona, 20 años después volvería para quedarse (Camil Busquets)

 

Más información:
Los Submarinos Españoles Ed. Cultural
Buques de la Armada española Ed. Aldaba
Axis Midget Submarines 1939-45 Ed. Osprey Publishing