Fragata Santa María F-81

La lluviosa mañana del día 10 de octubre de 2018 efectuaba su entrada al puerto de Barcelona, en visita de cortesía, la fragata lanzamisiles Santa María F-81 de la Armada española que tras ser ayudada por dos remolcadores procedió a atracar por su costado de babor en el Muelle de Barcelona paramento este junto a World Trade Center, lugar en el que permanecerá hasta el próximo día 14.

Santa Maria F-81_1
Fragata Santa María F-81 (Antoni Casinos Va)

La fragata Santa María estará acompañada del patrullero de altura Tarifa P-64 que nos visito hace algunos meses, el patrullero tiene prevista la llegada la tarde del mismo día 10 y procederá a atracar en el Muelle de Barcelona, no muy lejos de la fragata.

En esta ocasión ambos buques estarán presentes en la ciudad Condal con motivo de la celebración del Salón Náutico Internacional de Barcelona, coincidiendo además, con la fiesta nacional de España del 12 de Octubre.
La fragata podrá ser visitada por el público los días 11, 12 y 13, con el horario de: miércoles de 16.00 a 19.00, jueves y viernes de 11.00 a 13.00 y de 16.00 a 19.00 horas y sábado de 11.00 a 13.00 horas. El patrullero realizará salidas a la mar para el bautizo de escolares.

La fragata Santa María es el primer buque de la clase que lleva su nombre y deriva de la numerosa serie de fragatas antisubmarinas norteamericana llamada Oliver Hazard Perry, de la que se han construido en Estados Unidos para la US Navy 71 unidades entre 1975 y 2004.

Inspired Siren 2005Released by CDR Jeff Breslau, COMUSNAVCENT PAO. pao@me.navy.mil. 318-439-4027 DSN
Fragata USS Hawes FFG-53 de la clase Oliver Hazard Perry (US Navy)

Además de la US Navy otros tres países aliados las han construido con algunas modificaciones según sus distintas necesidades, estos son Australia con la clase Adelaide, España con las Santa María y Taiwán con la clase Cheng Kung.
También han servido a otros países cedidas, vendidas o alquiladas como: Turquía, Bahréin, Egipto, Pakistán y Polonia.

Estas fragatas lanzamisiles fueron diseñadas con un rol principal para misiones antiaéreas y antisubmarinas con una misión secundaria para la guerra de superficie. Son empleadas para escoltar a grupos de combate de portaaviones, dar cobertura de defensa de zona para operaciones anfibias, así como para la escolta de convoyes de buques mercantes. Por su tamaño también pueden realizar tareas de patrulla cerca de la costa, interceptación de contrabando y control de tráfico marítimo.

Si la construcción de las fragatas lanzamisiles de la clase Baleares a finales de los años ’60 y principios de los ’70, supuso una revolución para la Armada española con la incorporación de los primeros sistemas de misiles integrados con un sofisticado sistema de combate informatizado y no fue menos la construcción en astilleros nacionales de dichos buques.

Con la incorporación de las fragatas de la clase Santa María la Armada española dio otro salto de gigante en su continua evolución tecnológica. Mediante un proceso de colaboración similar con la US Navy al de la construcción de la clase Baleares, la Armada se dotó con seis fragatas que eran necesarias para dar escolta al que sería su nuevo portaaviones, el Príncipe de Asturias R-11. Estos buques fueron los primeros en embarcar helicópteros, los Sikorsky SH-60B Sea Hawk LAMPS III perfectamente integrados en el sistema de combate del buque y el mismo sistema de combate era completamente digital y más avanzado que el usado en la clase Baleares y superior a las últimas versiones desarrolladas para la clase Descubierta.

La serie completa está compuesta por las fragatas: Santa María F-81 (1986), Victoria F-82 (1987), Numancia F-83 (1988), Reina Sofía F-84 (1990), Navarra F-85 (1994) y Canarias F-86 (1994). Todas ellas están integrada en la 41ª escuadrilla de escoltas con base en Rota.

Esta fragata ha participado en innumerables ejercicios nacionales y extranjeros, incluidas las misiones en el Golfo Pérsico en 1990 y en la Operación Atalanta.
Recientemente entre los días 24 a 29 de septiembre participó en los ejercicios “Smartex-81” en aguas del sur y levante peninsular. Durante estos ejercicios se adiestraron conjuntamente con la fragata Méndez Núñez F-104 y el destructor USS Carney DDG-64 a los que se sumaron cazaminas de la clase Segura, el submarino Tramontana S-74, aviones del Ejército del Aire y medios del Ejército de Tierra.

Santa Maria F-81_7
La fragata Santa María en visita de cortesía a Barcelona (Antoni Casinos Va)

La fragata Santa María con 32 años de servicio en sus cuadernas ha navegado y seguirá haciéndolo hasta que se determine su baja alrededor del año 2030, momento en el que será sustituida por las nuevas fragatas lanzamisiles del tipo F-110.

Especificaciones técnicas:

FFG F81 Santa Maria

Clase: Oliver Hazard Perry o Santa María
Tipo: Fragata lanzamisiles
Astillero: Astilleros Bazán, Ferrol, España.
Botadura: 21 de noviembre de 1984
Alta: 10 de diciembre de 1986
Desplazamiento:  4.017 Tm. a plena carga.
Dimensiones: 137,7 x 14,3 x 7,5 metros.
Propulsión:  dos turbinas a gas General Electric LM2500-30 de 41.000 shp. a un eje y dos motores auxiliares diesel MTU con hélices retractiles a proa, velocidad máxima con las turbinas a gas 29 nudos y autonomía máxima de 5.300 millas náuticas a 12 nudos.
Dotación: 223 tripulantes.
Armamento: Artillería, 1 cañón OTO Melara Mk. 75 de 76/62 mm., 1 sistema de defensa de punto Meroka de 20 mm., y 2 ametralladoras Browning de 12,7 mm.; misiles, 1 lanzador sencillo Mk. 13 con capacidad para 40 misiles antiaéreos Standart SM-1MR y/o misiles antibuque RGM-84 Harpoon; torpedos, 2 lanzadores triples de 324 mm. Mk. 32 para torpedos antisubmarinos Mk. 46.

Santa Maria F-81_4
Cañón OTO Melara de 76/62 mm. (Antoni Casinos Va)

Electrónica: radar de descubierta aérea AN/SPS-49 (V5), radar de superficie AN/SPS-55 y RAN-12L para el sistema Meroka, TACAN URN-25; radares de dirección de tiro, 1 Mk. 92 mod. 2 para la artillería, 1 AN/SPG-60 para los misiles y el cañón y 1 Sprerry VPS-2 para el Meroka; sonar, SQS-56 montado en el casco y 1 sonar remolcado SQR-19 TACTASS.
Sistema EW/ESM Mk. 3000, sistema de detección laser y contramedidas ELNATH Mk. 9000; lanzadores de señuelos SRBOC Mk. 36 y contramedidas activas antitorpedo SLQ-25 Nixie.

Santa Maria F-81_3
Radar de dirección de tiro AN/SPG-60 (Antoni Casinos Va)

Aeronaves: dispone de cubierta de vuelo a popa para operar con un helicóptero Sikorsky SH-60B Seahawk LAMPS III y hangar para transportar a dos de ellos.

 

Santa Maria F-81_2

Fragata Baleares, el primer buque lanzamisiles de la Armada española

La mañana del día 31 de enero de 1974 en medio de una espesa niebla hacía su entrada al puerto de Barcelona, en su primera visita de cortesía, la fragata lanzamisiles Baleares F-71 de la Armada española al mando del capitán de fragata José María Sobrino de la Sierra, la moderna fragata procedió a atracar de costado en la Estación Marítima paramento sur, lugar en el que permanecería hasta el día 3 de febrero.

Baleares F71_1
Fragata Baleares F-71 entrando en el puerto de Barcelona (Jordi Montoro)

Esta flamante unidad de la Armada provenía del puerto de Palma de Mallorca en donde unos días antes le fue entregada la bandera de combate, a su partida de Barcelona pondría rumbo a El Ferrol como escala previa antes de dirigirse hacia los Estados Unidos para completar el adiestramiento de la dotación del buque.

La visita de la fragata Baleares coincidió con la inauguración del XII Salón Náutico Internacional de Barcelona, acontecimiento aprovechado por la Armada española para dar a conocer sus últimos adelantos tecnológicos. Por este motivo se desplazó una nutrida agrupación naval a la ciudad Condal, además de la fragata Baleares, desde el día 1 de febrero hasta el 12 del mismo mes permanecieron en el puerto el crucero Canarias C-21, los destructores Álava D-52, Almirante Ferrándiz D-22, Roger de Lauria D-42 y Temerario D-37 más la fragata Sarmiento de Gamboa F-36.

La fragata Baleares dio su nombre a la primera serie de fragatas lanzamisiles construidas en España, marcando un hito histórico en la construcción naval española, dejando atrás a los buques artillados y dando comienzo a la era de la informática y los misiles embarcados en la Armada española.

La búsqueda de un escolta oceánico

A mediados de los años ’60 la Armada española necesitaba una renovación urgente de la mayoría de sus buques de escolta oceánicos. En la búsqueda de un buque de guerra apto para las necesidades de la Armada se optó por las fragatas inglesas de la clase Leander o también denominadas Tipo 12M de unas 2.500 a 3.300 toneladas. Estos buques, en sus diferentes versiones podían ejercer misiones antisubmarinas, antiaéreas o de guerra de superficie, además disponían de instalaciones para embarcar a un helicóptero. Las fragatas de la clase Leander se convirtieron en los buques más polivalentes y longevos construidos en Reino Unido hasta la fecha, sirviendo en las marinas de guerra de la Chile, Ecuador, Holanda, India, Indonesia, Nueva Zelanda y Paquistán.

HMS Scylla
Fragata HMS Scylla de la clase Leander

La compra de estas fragatas se vio bloqueada por el gobierno inglés del momento, que no veía con buenos ojos el régimen del general Franco, vetando por completo la venta de estos buques de guerra.

Finalmente gracias a la colaboración con los Estados Unidos en materia de defensa se optó por la compra de cinco buques de guerra de nuevo diseño, estos serían los destructores de escolta de la clase Knox.

La clase Knox

Los destructores de escolta de la clase Knox fueron los sustitutos de las fragatas de la clase Garcia y de los destructores de escolta de la clase Brooke norteamericanos, con un diseño de casco y propulsión similar y producidos entre 1962 a 1968.

USS Knox
USS Knox FF-1052 (US Navy #DN-SN-85-07603 vía Navsource.org)

La clase Knox fue diseñada y construida como escolta antisubmarina, para realizar sus funciones estaban dotadas de potentes equipos de sonar y armamento para tal fin e incluso una plataforma y hangar para poder operar con drones portatorpedos Gyrodyne QH-50 DASH y helicópteros antisubmarinos Kaman SH-2D LAMPS Seasprite.
Fueron construidas un total de 46 unidades entre 1965 a 1974 y han servido a siete marinas de guerra, estas son: Estados Unidos, Egipto, Grecia, Méjico, Tailandia, Taiwán y Turquía.
Durante su vida operativa demostraron ser unos excelentes escoltas antisubmarinos a pesar de que tenían algunas carencias que fueron solventadas más adelante.
Uno de sus mayores inconvenientes era su nula capacidad antiaérea, originalmente los destructores de escolta de la clase Knox debían de embarcar el sistema antiaéreo RIM-46 Sea Mauler, pero después de la cancelación de este programa los destructores quedaron desprotegidos contra ataques aéreos.

Más adelante en posteriores modernizaciones su lanzador de misiles ASROC Mk. 112 sería modificado para poder lanzar misiles antibuque RGM-84 Harpoon y RIM-7 Sea Sparrow antiaéreos, en otras unidades se incluyó un lanzador óctuple a popa para misiles Sea Sparrow o incluso un sistema CIWS Phalanx de 20 mm. en el mismo lugar.
A partir de 1975, los destructores de escolta de esta clase fueron reclasificados a fragatas.

La clase Baleares

Las fragatas españolas de la clase Baleares basan su diseño y concepción en la anteriormente citada clase Knox, aunque en el momento de su adquisición el diseño se tuvo que modificar en base a las necesidades de la Armada.

En 1964 comenzaron las conversaciones con el gobierno de los Estados Unidos acerca de los requerimientos y modificaciones a las que debían de someter a las nuevas fragatas. La Armada necesitaba un escolta oceánico con un perfil de misión más amplio, pudiendo ejercer tareas de defensa antiaérea de zona, antisubmarina y de guerra de superficie.

Se acordó que las modificaciones fueran desarrolladas sobre planos por los astilleros norteamericanos Gibbs & Cox Inc. y de la construcción de las fragatas se encargaría la Empresa Nacional Bazán en los astilleros de El Ferrol comenzando la construcción de las mismas en 1967.

El Bureau of Ships (BuShips) predecesora de la actual Naval Sea Systems Command (NAVSEA), se comprometió mediante contrato a la Armada española de facilitar los planos de construcción de las fragatas (tanto los originales como los modificados según los requisitos de la Armada), así como los manuales técnicos de equipos y sistemas, listados de repuestos y especificaciones para la compra de materiales y el resto de equipamiento.

También fueron los responsables de facilitar la adquisición de material para la construcción de las fragatas, como los equipos de a bordo, municiones, repuestos y control de los mismos, equipos para las instalaciones en tierra, etc … todo ello a través de las oficinas del Naval Supply Center en Norfolk y la Navy Ship Parts Control Center.

Parte del material comprado a los Estados Unidos e importado a España se embarcó a bordo de los transportes de ataque Aragón TA-11 y Castilla TA-22, con esta medida la Armada española se ahorró una importante suma de dinero en forma de fletes y seguros.

El resto todos aquellos pertrechos, repuestos y demás componentes de los buques que no fueron adquiridos en los Estados Unidos y transportados a España, se subcontrató la construcción y manufactura de los mismos a una veintena de empresas españolas.

Por último el BuShips se comprometía a la asistencia técnica general, el control de calidad, el adiestramiento de las dotaciones con los nuevos equipos electrónicos a cargo de los fabricantes de los mismos, asistencia de la US Navy, y adiestramiento y calificación del buque en la mar.

Algunas de las modificaciones más importantes fueron la supresión de la cubierta de vuelo y el hangar para helicópteros, en su lugar se montó un lanzador de misiles antiaéreos MK. 22 para misiles SM-1MR Standard, con una capacidad para 22 misiles y un radar de dirección de tiro Mk. 74. En materia electrónica se sustituyó el sonar de casco original, el AN/SQS-26 por el AN/SQS-23, se modificó el radar de dirección de tiro de artillería Mk. 68 para darle capacidad de dirigir misiles, y se las dotó además de un radar de exploración aérea de largo alcance tridimensional AN/SPS-52. Otro cambio menos notable a simple vista fue el aumento del número de oficiales y la disminución de marinería, con el consiguiente cambio interno en el número y distribución de camarotes.

F71_DE1052_compo
Diferencias entre la clase Knox y la Baleares (Shipbucket.com)

Las cinco fragatas construidas tuvieron su puerto base en El Ferrol integradas en la 31 Escuadrilla de Escoltas y estas fragatas fueron las:

Tabla_fragatas

A lo largo de su vida operativa fueron modernizadas en diversas ocasiones, siendo la más importante la acometida a finales de los años ’80 con un importante volumen de modificaciones que perdurarían hasta el final de vida de estos buques.
Las más importantes fueron la actualización de sus sistema de combate por uno nuevo de manufactura española, el TRITAN-I y la instalación de dos sistemas de defensa de punto y antimisil FABA Meroka, más la actualización de sus sistemas electrónicos.

Baleares F71_3
Botadura de la fragata Baleares el 20 de agosto de 1970 (vía Twitter oficial de Navantia)

Las características técnicas de las fragatas de la clase Baleares en su último periodo de servicio fueron las siguientes:

Desplazaban 4.177 toneladas a plena carga con unas dimensiones de 133,6 metros de eslora, 14,33 metros de manga y 7,52 metros de calado con sonar.

Eran propuladas por dos calderas AESA-Combustion Engineering Co. V2M más un grupo de turbinas engranadas Westinghouse-Bazán de 35.000 hp. a un eje, con una velocidad máxima de 27 y una autonomía de 4.800 millas nauticas a 18 nudos.
Dotación: 253 tripulantes.

Su armamento lo componían los siguientes sistemas:

Artillería, 1 cañón FMC 127/45 mm. Mk-42 Mod. 9; dos sistemas antimisil FABA Meroka 2A de 20/120 mm.; dos afustes sencillos para ametralladoras de 12,7 mm.

Meroka
Sistema CIWS Meroka en una fragata de la clase Baleares (Antoni Casinos Va)

Misiles, 1 lanzador Tartar modificado Mk.22 Mod.0 para misiles SM-1MR Standard con 16 misiles de reserva; 2 lanzadores Mk.141 cuadruples para misiles antibuque RGM-84 Harpoon; 1 lanzador octuple Mk.16 para misiles antisubmarinos RUR-5 ASROC con torpedos Mk.46 con 8 misiles de reserva.

ASROC
Lanzador de misiles antisubmarinos ASROC en una fragata de la clase Baleares (Antoni Casinos Va)

Torpedos, cuatro lanzatorpedos fijos internos Mk-32 Mod. 9 de 324 mm. (dos por banda) para torpedos antisubmarinos Honeywell Mk.46 Mod.5 con 24 torpedos de reserva.
Originalmente contaban con dos lanzatorpedos Mk.32 en el espejo de popa para torpedos antisubmarinos Westinghouse Mk.37 Mod.3 de 480 mm. con reserva para 19 torpedos, estos tubos y sus instalaciones fueron desmontados.

F72_F73_2
Fragatas Andalucia y Cataluña, se puede apreciar las compuertas del sonar remolcado y los lanzadores de torpedos Mk.32 (Antoni Casinos Va)

Electrónica: radar de descubierta aérea Hughes AN/SPS-52B tridimensional, radar de descubierta de superficie Raytheon AN/SPS-10F, radar de navegación Raytheon Mariners Pathfinder o Decca 1226, radar para la búsqueda de objetivos “rozaolas” y designador de blancos para el sistema Meroka, Selenia RAN-12L; IFF y TACAN.

Cataluña F-73_3
Característica chimenea de esta clase en donde se aglutinan los principales sistemas electrónicos.

Radares de dirección de tiro, un sistema Mk.74 con radar Raytheon AN/SPG-51C para el sistema de misiles Standard, un sistema Mk.68 Mod.12 con radar Western Electric AN/SPG-53B para el cañón de 127/54 y dos Sperry AN/VPS-2 montados en los Meroka.

Radar SPG51C
Radar de dirección de tiro Raytheon AN/SPG-51C

Sistemas de guerra electrónica: ECM Ceselsa Canopus y ESM Ceselsa Debeb y Elsag Mk.100; 4 lanzadores de señuelos infrarrojos y chaff SRBOC Mk.36; señuelos antitorpedos FANFARE; sistema Prairie-Masker para frustrar los equipos de sonar de los submarinos.

Sonar, 1 de casco en el bulbo de proa Inisel-Raytheon DE-1160 LF y un sonar remolcado de profundidad variable EDO AN/SQS-35(v).

La fragata Baleares, junto a sus hermanas de la serie, participó en innumerables ejercicios y misiones nacionales y extranjeros, destacando:

Su despliegue al Mar Adriático dentro de la Operación Sharp Guard, encuadrada en la fuerza naval de la Unión Europea Occidental (UEO), para hacer cumplir el embargo decretado a la antigua Yugoeslavia.

Durante la crisis de la isla del Perejil en 2002 formó parte de la escolta del portaaviones Príncipe de Asturias y el mismo año formó parte del dispositivo de seguridad alrededor del petrolero Prestige, también estuvo presente en la Operación Libertad Duradera.

Baleares F71_2
Fragata Baleares con la dotación adornando candeleros y pasamanos durante la Revista Naval en Barcelona de 1981 (Jordi Montoro)

Su baja tuvo lugar el día 30 de marzo del 2005, hasta esa fecha la Baleares y tras 31 años de servicio había recorrido más de 620.000 millas náuticas o el equivalente de dar 25 vueltas al mundo, cruzó el círculo Polar Ártico y el Trópico de Capricornio.
Después de su retirada del servicio activo se intentó convertir al viejo buque de guerra en un arrecife artificial en Calviá en Palma de Mallorca, sin éxito.
En el año 2014 fue vendida para desguace a la empresa canaria Actuaciones Navales Las Palmas, quien ejecutó su desguace en el astillero MetalShips & Docks de Vigo.

31 Escuadrilla

Más información:
“Presencia de la Armada en el Salón Nautico, El Canarias y la Baleares” por M. Ramírez Gabarrús en La Vanguardia del 3 de febrero de 1974
“La asistencia técnica de la Marina de los Estados Unidos a los programas navales españoles” de Carlos Navarro Revuelta en la Revista General de Marina tomo 214 página 486
Historia de la 31ª Escuadrilla de Escoltas de la Armada española en su sitio web oficial

Naufragio del submarino A-2 en el puerto de Barcelona

El día 10 de abril de 1927 llegaban al puerto de Barcelona los submarinos Narciso Monturiol A-1 y Cosme García A-2 ambos iban escoltados por el Torpedero Nº 6, los tres buques procedieron a amarrar sus cabos en el Muelle de Barcelona. La flotilla procedía de la Estación Naval de Mahón, puerto en donde tenían su base bajo el mando del capitán de corbeta D. Antonio Alonso, su misión en la Ciudad Condal era meramente técnica. Durante dos meses serían sometidos a las rutinarias reparaciones que se efectuaban cada año en el dique seco del puerto y tendrían una duración de dos meses aproximadamente.

Extremadura_C.Garcia
El submarino Cosme García A-2 abarloado de costado al crucero Extremadura (Armada española)

La visita del submarino Cosme García A-2 al dique seco no fue muy rutinaria, una vez bajado del carenero se registró un accidente que podía haber sido el primero con víctimas mortales del Arma Submarina Española, mucho antes del accidente y hundimiento del C-4, por fortuna y gracias a la profesionalidad de la dotación del submarino más la del personal portuario, tan sólo quedó en un incidente.

El submarino Cosme García A-2

El submarino Cosme García A-2 pertenecía a la clase F, también llamada Laurenti o clase A, de construcción italiana de los que se construyeron un total de 24 unidades entre 1916 a 1918 sin nombre y numeradas de la F-1 a la F-24.

La Armada española adquirió los submarinos denominados o con el numeral F-22, F-23 y F-24, renombrados en España como Narciso Monturiol A-1, Cosme García A-2 y A-3 sin nombre, dentro de la clase A. Estos tres submarinos más el Isaac Peral A-0 fueron bautizados en honor a los pioneros españoles de la tecnología submarina y se convirtieron en los primeros submarinos del Arma Submarina de la Armada.

Tabla A

La clase F fue diseñada por el arquitecto naval Cesare Laurenti (1865-1921) y era una evolución de la anterior clase denominada Medusa.
España no fue el único cliente de esta serie de submarinos, marinas de guerra de Portugal, Brasil, Suecia y Rusia, también se interesaron en la adquisición de algunas unidades.

La clase Laurentti fue una serie de submarinos fáciles de operar, muy maniobrables y económicos, tanto para su compra como para su mantenimiento. Eran ideales para navegar en aguas poco profundas y en mares cerrados como el Mar Adriático, no siendo muy apto para navegaciones en aguas abiertas como las del Atlántico, su cota habitual de inmersión era de unos 40 metros.
Su estructura disponía de doble casco, externo y de presión, las secciones internas estaban divididas en diversos mamparos estancos separando la cámaras de torpedos, oficiales, control/maniobras, sala de máquinas y baterías. En cuanto a la parte externa tenía un diseño y una apariencia muy parecido a un barco torpedero.

El submarino Cosme García A-2 fue construido en los astilleros de FIAT San Giorgio en Muggiano  (La Spezia), siendo botado el 17 de junio de 1917 y dado de alta el 25 de agosto de 1917.

Perfil A-2
(Julio Martínez Pillet vía U-Modelismo.com)

Desplazaba 262 toneladas en superficie y 319 toneladas en inmersión, su eslora era de 45,63 metros por 4,22 metros de manga y 4,18 metros de puntal. Era propulsado por dos motores diesel FIAT 2C 216 más dos motores eléctricos Savigliano a dos ejes, velocidad máxima 12,3 nudos y 8 nudos en inmersión; autonomía máxima en superficie 1.300 millas náuticas a 9 nudos y/o 139 millas a 1,5 nudos en inmersión. Cota de inmersión 45 metros. Dotación, 26 tripulantes.

Su armamento era de dos tubos lanzatorpedos de 450 mm. a proa con cuatro torpedos de reserva, más 1 cañón de 76 mm. y una ametralladora de 6,5 mm.

El naufragio

Además de la actividad comercial del puerto de Barcelona, los astilleros Nuevo Vulcano primero y Unión Naval de Levante más tarde, ofrecían a todos aquellos buques que lo necesitaran un servicio de carenado en los dos diques secos que había disponibles en las instalaciones portuarias, uno era el dique flotante y el otro el de poniente.
Durante el año 1927 pasaron por ambos diques un total de 182 buques de todo tipo y nacionalidad, de los que 6 eran militares, estos fueron el crucero Rio de la Plata, los Torpederos números 6 y 17 y los submarinos Narciso Monturiol A-1 y Cosme García A-2.

a2-bcn-1925
El submarino Cosme García A-2 en una visita anterior a Barcelona (vía Arma Submarina 100 años en imágenes)

El submarino A-2 subió a dique seco el día 19 de abril de 1927, finalizados los trabajos se puso a flota para pruebas en la mar. Estas pruebas se efectuaron la mañana del día 28 de junio para comprobar el estado de sus motores de combustión, una vez finalizadas amarró sus cabos de punta en el Muelle Nuevo frente a los astilleros de Nuevo Vulcano.

Al mediodía, cerca de las 2 de la tarde, se efectuaron más pruebas pero en el interior del puerto, esta vez se pretendía verificar el estado del sistema de válvulas compensadas de los tubos lanzatorpedos disparando con tan sólo aire comprimido y sin carga de torpedo. Este simulacro de lanzamiento requería la apertura de las compuertas exteriores de los tubos y así se ejecutó abriendo la compuerta exterior del tubo lanzatorpedos de estribor para llenarlo de agua, sin razón aparente el mecanismo de bloqueo que impide que la compuerta exterior y la interior permanezcan abiertas a la vez no funcionó, por tanto al abrirse la compuerta exterior también se abrió la interior entrando en la cámara de torpedos un gran caudal de agua.

La tripulación que se hallaba en la cámara de torpedos intentó por todos los medios cerrar la compuerta interior, mas la fuerza del agua era tan fuerte que lo único que podían hacer fue cerrar la compuerta que comunicaba con la cámara de oficiales a fin de controlar la inundación. A pesar de la dificultad, procuraron cerrar la compuerta interior del tubo lanzatorpedos y detener la entrada de agua, pero todos los esfuerzos fueron en vano, por lo que dirigieron todo su empeño en intentar cerrar la compuerta exterior, con un éxito parcial.

Perfil clase F
Secciones internas de un submarino de la clase Laurenti o F (vía Betason, XI Gruppo Sommergibili Atlantici)

Con el agua a la altura del pecho se procedió a asegurar lo máximo posible al submarino para minimizar los daños, previo al desalojo del mismo; se cerraron las escotillas de proa y la de recarga de torpedos, se sellaron los compartimentos estancos y se desconectaron las baterías, finalmente se cerró la escotilla de popa y la de la vela quedando el submarino sin tripulación y hundiéndose poco a poco por proa ligeramente escorado a babor.

En ese estado permaneció hasta que llegó la ayuda de la Junta de Obras del puerto y de otros buques de la Armada que se hallaban en las proximidades.
Mediante dos grúas de 60 y 80 toneladas se intentó izar al submarino y estabilizarlo, durante estas operaciones se empezaron a oír algunas explosiones internas, apareciendo en la superficie algunas burbujas, gases y un humo con tono amarillento.

Una vez tuvieron estabilizado al submarino mediante las grúas, un buzo intentó taponar la compuerta exterior del tubo lanzatorpedos, sin éxito, por lo que se decidió izar al submarino por proa para dejar fuera del agua las compuertas de los tubos lanzatorpedos. Aislado el principal causante de la inundación, se comenzó el achique del agua mediante bombas y una vez el agua hubiera descendido lo suficiente, entraron miembros de la tripulación protegidos con máscaras antigás cedidas por el comandante del portahidros Dédalo surto en el puerto. La dotación, no sin riesgo a pesar de las máscaras, logró cerrar la compuerta interior del tubo lanzatorpedos y una vez asegurada y detenida la inundación las grúas volvieron a poner al submarino horizontal.

Cosme Garcia A-2 BCN_2
Rescate del submarino naufragado en el puerto de Barcelona (MJOP 1926-1929)

A la mañana siguiente ambas grúas depositaron al submarino A-2 sobre el agua dejándolo que flotara libremente, aunque seguía un poco escorado a babor. Al mediodía se condujo al submarino al dique flotante, quedando fuera del agua sobre los careneros a la espera que la atmósfera interior volviera poco a poco a ser respirable.

No se hubo que lamentar ninguna pérdida humana pero si hubo heridos, aun con las máscaras de protección, no se pudo evitar que algunos tripulantes que entraron en el submarino para cerrar la compuerta interior del lanzatorpedos se intoxicaran levemente con los gases de cloro que emanaron de las baterías al contacto con el agua, estos heridos fueron asistidos por sanitarios del portahidros Dédalo.

En cuanto a la avería de las compuertas, se encontró un defecto en el sistema de bloqueo, defecto que para evitar que sucediera en el resto de la serie fue solventado lo más rápidamente posible.

Cosme Garcia A-2 BCN
El submarino Cosme García A-2 con el portahidros Dédalo al fondo (vía José de Dios)

En el periodo comprendido entre 1928 a 1929 el submarino Cosme Garcia A-2 fue sustituido por el A-3 en la Estación Naval de Mahón. A mediados de 1929 los submarinos destacados en Mahón fueron los Isaac Peral A-0, Narciso Monturiol A-1, Cosme García A-2 y A-3, más el Torpedero Nº 6 y el transporte Almirante Lobo como buques de apoyo.
La División de submarinos de Mahón fue disuelta en 1930, volviendo todos los submarinos a Cartagena.
El submarino Cosme García A-2 causó baja en la Armada el 17 de diciembre de 1931.

 

Flotilla Submarinos_patch

 

Para saber más:
Revista General de Marina Tomo 101 página 239
Foro Betason, XI Gruppo Sommergibili Atlantici, submarinos clase F (italiano)
Memoria de la Junta de Obras del Puerto de Barcelona 1926-1929

El crucero Extremadura y el primer aerograma de la Armada española

La mañana del día 15 de agosto de 1904 hacía su entrada al puerto de Barcelona, en visita de cortesía, el crucero protegido de 3ª clase Extremadura de la Armada española, tras echar el ancla en el antepuerto amarró sus cabos en la escollera del Este lugar en el que permanecería hasta el día 18 de agosto.

Extremadura
Crucero de 3ª clase Extremadura (vía 50 años de retrato naval militar)

Durante su visita a la ciudad Condal, aprovecharía para realizar pruebas de los nuevos sistemas de comunicación adquiridos por la Armada mediante la telegrafía sin hilos o T.S.H. por sus siglas. Estos sistemas fueron instalados por primera vez en el yate real Giralda, pero no sería hasta esta ocasión cuando se pondría a prueba la comunicación entre dos buques de la Armada a larga distancia.

El Extremadura

En 1896 y como anticipándose a la tormenta que se avecinaba con los Estados Unidos, la colonia española en Méjico, a través de la Junta Patriótica mejicana presidida por Florencio Noriega y Noriega, comenzó una subscripción para recaudar fondos con el fin de construir un buque de guerra. Este buque se llamaría “Colonia Española de Méjico” y debería de tener la categoría de crucero de unas 6.500 toneladas.

En paralelo a la recaudación de fondos se buscó el mejor y más económico astillero para su construcción. El astillero seleccionado fue el Vea Murgía de Cádiz, factoría que en esas fechas se hallaba con problemas de continuidad de trabajo y con riesgo de cierre.

Autorizada su construcción el 23 de abril de 1898 con un coste de unos cinco millones de pesetas aproximadamente, se procedió rápidamente a su construcción. Siendo botado el 29 de abril de 1900 convirtiéndose en el primer buque de guerra de la Armada española en tocar el agua después de la destrucción de la escuadra en 1898.

Durante su construcción se barajaron otros nombres como los de Méjico, Patria o Puerto Rico, siendo el definitivo el de Extremadura en honor a la mayoría de emigrantes y conquistadores españoles procedentes de esta región de España.
El crucero protegido de tercera clase Extremadura fue entregado a la Armada el 31 de mayo de 1902.

Extremadura_perfil

Desplazaba 2.134 toneladas, con una eslora de 88 metros por 11 metros de manga y 4,97 metros de calado.
Era propulsado por ocho calderas cilíndricas Thormycroft alimentadas por carbón y dos máquinas de triple expansión de 6.950 Cv. a dos ejes, su velocidad máxima era de 20 nudos y su autonomía de 4.320 millas náuticas con 432 toneladas de carbón. Dotación, 226 tripulantes.
Su armamento constaba de 8 cañones Vickers de 101,4/50 mm., 2 cañones Vickers de 75 mm., 4 cañones Nordenfelt de 57 mm., 2 ametralladoras de 37 mm. y 1 ametralladora de 7 mm.
Disponía de blindaje a lo largo de toda su eslora con un grosor de 20 a 25 mm.

La telegrafía eléctrica

La telegrafía eléctrica es heredera de la telegrafía óptica, y dos son los inventores más populares que se disputan la creación de este ingenio, aunque detrás de ellos existieron un gran número de predecesores como el español el doctor Francisco Salvá Campillo (1751-1828).
El primero de ellos fue el pintor estadounidense Samuel Morse (1791-1872) quien desarrollo un sistema mediante el cual se podían enviar señales eléctricas o pulsos eléctricos por cable a grandes distancias. Morse para hacer comprensibles a estas señales creó un sistema de codificación mediante pulsos largos y cortos que combinados se traducían en letras o caracteres.

Telégrafo_Morse
Telégrafo de Morse

Este sistema fue probado públicamente por primera vez el 24 de mayo de 1844 enviando un mensaje desde el Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C. a una estación de tren de la compañía ferroviaria B & O en Baltimore.

El segundo fue el físico y músico británico David Edward Hughes (1831-1900) que buscando una manera de imprimir partituras a la vez que sonaba un instrumento desarrolló su telégrafo eléctrico. Ignorado por su país presentó su ingenio a la vecina Francia con un éxito total y recibiendo por parte de Napoleón III la condecoración de Chevalier.
El telégrafo de Hughes era mucho más rápido y eficiente que el sistema de Morse, permitiendo la impresión de caracteres no codificados.

Telegrafo_Hughes
Telégrafo de Hughes

Gracias a la rápida velocidad a la que se podía transmitir y recibir un mensaje pronto hizo que el telégrafo óptico quedara en desuso y se implementara este nuevo sistema de comunicación.

La telegrafía sin hilos para la comunicación a largas distancias y navíos, no llegaría hasta 1892 cuando el ingeniero e inventor británico William Henry Preece (1834-1913) logró enviar un mensaje a una distancia de cinco kilómetros a través del canal de Bristol.
Pero no sería hasta 27 de julio de 1896 cuando Guglielmo Marconi (1874-1937), con las recientemente descubiertas ondas de radio, perfeccionaría el sistema y lograría emitir un mensaje de demostración para el gobierno británico.
La primera transmisión en la mar mediante este sistema la realizó el mismo Marconi.
En 1899 mientras se hallaba en ruta hacia los Estados Unidos invitado por el diario “The New York Times” para cubrir la regata America’s Cup, realizó con éxito la retransmisión del evento desde el buque en el que viajaba, el vapor Ponce.

Receptor_radio_Marconi
Receptor de telégrafo de Marconi (Museo de la ciencia y la tecnología Leonardo da Vinci)

Una segunda transmisión se realizó desde el transatlántico San Pablo el 15 de noviembre a su regreso al Reino Unido, contactando directamente con el Hotel Needles anunciando el pronto regreso de Marconi, la comunicación cubrió una distancia de 66 millas.
El primer mensaje en cruzar el Atlántico se transmitió el 17 de diciembre de 1902 desde la estación que tenía Marconi en Glace Bay en Nueva Escocia (Canadá).

La telegrafía eléctrica en España

El día 8 de noviembre de 1854 mediante una línea de telégrafo eléctrico tendido aprovechando las torres de los telégrafos ópticos de la línea Madrid – Irún, la Reina Isabel II enviaba mediante este nuevo sistema de comunicación en España su primer telegrama oficial, en él se incluía un discurso de la misma reina inaugurando las Cortes Constituyentes iniciando así el bienio progresista.

Visto el éxito un año después se autorizaba la construcción de una línea a nivel nacional de telegrafía eléctrica, esta línea debería de comunicar todas las capitales de provincia, incluidas las Islas Baleares y las Islas Canarias para lo que se tendieron cables submarinos para lograr la comunicación.

En 1902 el gobierno español aprobó una partida presupuestaria para adquirir equipos de telegrafía sin hilos a fin de comenzar sus pruebas en distintos buques de la Armada y estaciones en tierra.

Tres fueron los buques seleccionados para realizar estas pruebas, el yate real Giralda, el acorazado Pelayo y el crucero Extremadura con equipos de la firma alemana Telefunken.
Estos dos últimos comenzaron las pruebas en agosto de 1902 entre Barcelona y las Islas Baleares, con el crucero Extremadura atracado en el puerto de la ciudad Condal y el acorazado Pelayo en el puerto de Mahón.

Pelayo
Acorazado Pelayo (colección Aguilera vía armada.mde.es)

Por la orografía de la isla de Menorca hizo necesaria la salida a la mar del acorazado Pelayo, dado que los rudimentarios equipos de la época impedían una recepción clara del los mensajes, o también llamados aerogramas o radiogramas.
El día 16 de agosto de 1904 con el acorazado Pelayo situado frente al Cabo Caballería en Menorca transmitió diversos aerogramas perfectamente inteligibles al crucero Extremadura en Barcelona. El primer mensaje emitido incluía un saludo a Su Majestad y a la familia real. Después de este primer intento se sucedieron diversas comunicaciones entre el acorazado y el ministro de Marina.
Las pruebas se extendieron al crucero Extremadura constatando así la perfecta comunicación entre dos buques de la Armada española a una distancia de 240 kilómetros aproximadamente y a su vez confirmó la comunicación por telegrafía eléctrica sin hilos entre Barcelona y las Islas Baleares.

Extremadura_BCN
Crucero Extremadura en Barcelona en una visita posterior

Finalmente desde 1911 a 1913 se implementaría la telegrafía sin hilos a todos los buques de la Armada española gracias al trabajo de un joven oficial llamado Jaime Janer Robinson (1884-1924).

Como curiosidad y efeméride, durante los días de las primeras pruebas de telegrafía sin hilos de la Armada en España, la prensa internacional anunciaba la recepción mediante telegrafía de noticias sobre el estado de la guerra ruso-japonesa de 1904-1905. En esas noticias se anunciaba el comienzo de la Batalla del Mar Amarillo que enfrentó a 62 buques de guerra japoneses contra 24 rusos y que terminaría con una clara victoria japonesa. Durante esa guerra fue ampliamente utilizado el telégrafo sin hilos, esta nueva tecnología fue decisiva en otras batallas de la guerra como la del Mar del Japón y del Estrecho de Tsushima.

Otras acciones del Extremadura y su final

Al crucero protegido de 3ª clase Extremadura aun le quedaría una larga vida de servicio en la Armada.
Entre otras acciones y destinos tuvo la de escoltar al primer submarino de la Armada española a aguas peninsulares desde las Islas Canarias, el Isaac Peral A-0, en abril de 1917, y durante un tiempo sirvió como buque nodriza de submarinos hasta la llegada del Kanguro. Además participó en la Guerra del Rif apoyando con sus baterías de 101 mm. a las tropas expedicionarias en el Desembarco de Alhucemas en septiembre de 1925.

Extremadura_C.Garcia
El crucero Extremadura con el submarino Cosme García abarloado por babor.

Finalmente anticuado y obsoleto fue dado de baja el 31 de agosto de 1931 y vendido para desguace un año después.

 

Para más información:
Artículo de La Vanguardia del día 17 de agosto de 1904 sección “Notas locales” página 3
Artículo del ABC “El día que Isabel II envió el primer telegrama en España” publicado el 4 de diciembre de 2014
Artículo de la Revista General de Marina “Vida y obra de Jaime Janer Robinson” de noviembre de 2013

Patrullero de altura Tarifa P-64

La tarde del día 29 de junio de 2018 hacía su entrada al puerto de Barcelona por la bocana norte, en visita de cortesía, el patrullero de altura Tarifa P-64 de la Armada española. Tras efectuar su entrada procedió a amarrar sus cabos en el Muelle de Barcelona paramento norte, junto al edificio del World Trade Center, lugar en el que permanecerá hasta el día 1 de julio.

Tarifa P-64
Patrullero Tarifa P-64 (Antoni Casinos Va)

El patrullero podrá ser visitado por quien desee el sábado día 30 de 11.30 a 14.00 y de 16.00 a 21.00 horas y el domingo día 1 de julio de 10.00 a 14.00 horas.

El patrullero de altura Tarifa pertenece a la clase Chilreu compuesta por cuatro patrulleros de los que tres quedan en activo, con algunas diferencias entre ellos. Estos buques fueron encargados por la entonces Secretaría General de Pesca (SEGEPESCA) y posteriormente fueron entregados a la Armada española.

Estos patrulleros son:

Tabla

Encuadrados dentro de la Fuerza de Acción Marítima de la Armada pueden realizar las siguientes misiones:  asistencia en la mar a la flota pesquera, control del espacio marítimo y tareas de presencia naval en aguas lejos de aguas jurisdiccionales españolas, operaciones de búsqueda y salvamento, inserción de comandos, lucha y prevención de la contaminación en el medio marino e incluso misiones científicas.

Tarifa P-64_2

Este patrullero de altura como buque de apoyo, inspección y vigilancia de pesqueros, está asignado por la Unión Europea en distintas zonas de interés económico, realizando campañas en las pesquerías de Terranova, Islandia, el Gran Sol y el Mediterráneo, en navegaciones con una duración de 45 a 60 días en la mar.

El patrullero Tarifa lleva su nombre en honor a la ciudad de la provincia de Cádiz frente al estrecho de Gibraltar. Fue construido  por los astilleros vigueses de Construcciones Navales Paulino Freire S.A.  en Pontevedra, siendo botado el 11 de noviembre de 2003 y entregado a la Armada el 22 de junio de 2004.

Especificaciones técnicas

Tarifa P-64_3

Clase: Chirleu
Tipo: Patrullero de altura
Astillero: Construcciones Navales Paulino Freire S.A., Vigo (Pontevedra)
Botadura: 11 de noviembre de 2003
Alta: 22 de junio de 2004
Desplazamiento: 1.976 Tm.
Dimensiones: 68,3 x 11 x 4,4 metros.
Propulsión: 1 motor diesel MAK 8M 25 de 3.218 cv. y 1 motor eléctrico de 560 Kw. a un eje con una hélice de paso variable, con una velocidad máxima de 16 nudos y una autonomía de 24.000 millas náuticas.
Dotación: 36 entre oficiales, suboficiales y marineros, más 4 inspectores de pesca.
Armamento: 2 ametralladoras Browning M2 de 12,7 mm.
Electrónica: Dos radares de descubierta de superficie y navegación FURUNO 2825 y 2135.
Aeronaves: Dispone de cubierta de vuelo a popa para poder operar con un helicóptero de tipo ligero o medio.
Otros equipos: 2 lanchas Zodiac Hurricane 733; sistema de recogida de hidrocarburos, mediante dos brazos de 12 metros, 2 bombas hidráulicas, 2 bombas de aspiración y 2 grúas con una capacidad de 3.840 Kg.; está equipado además con una consulta médica, una sala de curas y un quirófano.

 

P-64 - Fuerza de Accion Maritima

El submarino de bolsillo Barcelona

El día 4 de mayo de 1986 llegaba al “Moll de la Fusta” por tierra el submarino de bolsillo de la Armada española Tiburón I con numeral SA-51, por todos es conocido que fue cedido por el Ministerio de Defensa al Museo de la Ciencia de Barcelona por 99 años, pero menos conocido es que fue gracias a la intercesión y gestiones del ya desaparecido escritor y divulgador de temas navales Camil Busquets i Vilanova (1939-2016).

Submarino Barcelona_1
Submarino Barcelona, ex Tiburón I SA-51 (Antoni Casinos Va)

A la llegada del submarino se organizó una fiesta y dos rúas, la primera partió desde la plaza de España pasando por el paralelo en dirección al monumento a Colón; la segunda descendió por las Ramblas para encontrarse con la comitiva que transportaba al submarino.
Una vez se encontraran las dos rúas se dirigirían al “Moll de la Fusta” en donde mediante una ceremonia festiva y simbólica el submarino de bolsillo Tiburón I sería bautizado como Barcelona, finalizado el acto la comitiva pondría rumbo hacia las instalaciones del Museo de la Ciencia cruzando la ciudad y recorriendo las calles de Vía Layetana, Ronda de San Pedro, Paseo de Gracia, Diagonal, Aribau, Travesía de Gracia, plaza de Gala Placidia, Vía Augusta y Balmes. Durante los festejos participarían grupos como “Els Comediants”, “Els Pescadors de l’Escala” que cantarían habaneras y el grupo Huapacha combo que animarían al convoy durante el trayecto, todo ello radiado en directo.

Durante un tiempo estuvo situado a la entrada del museo, antes de su entrega se le habían practicado unas aberturas mediante las cuales se podría observar su interior, interior que a su vez estaba protegido con gruesos cristales. Más tarde se cambió su ubicación al lugar que ocupa hoy en día no muy lejos del museo, instalado en una isleta entre las calles Adrià Margarit y Isaac Newton, encima de un pedestal que lo aleja lo suficiente de posibles actos vandálicos.

Submarino Barcelona_4

No obstante no era la primera vez que este submarino visitaba Barcelona, el 27 de junio de 1966 llegaba por sus propios medios por mar para participar junto a otras 39 unidades de la Armada española en la Semana Naval. El submarino de bolsillo Tiburón I SA-51, al mando del capitán de corbeta D. Luis Sánchez Massia junto al mini submarino Foca II SA-42, realizaron diversas inmersiones y emersiones de exhibición en el interior del puerto frente a un numeroso público que acudió a presenciar las evoluciones de tan singulares navíos.

Los submarinos experimentales de la Armada

La Armada española dispuso de 4 submarinos de bolsillo experimentales en dos series, la serie SA-40 – Foca y la SA-50 – Tiburón.

El origen de la investigación y desarrollo de estos submarinos hay que situarlo al finalizar la Segunda Guerra Mundial, cuando algunos científicos e ingenieros alemanes se afincaron en España, uno de ellos fue el ingeniero Erich Vollbrecht, él y su equipo se incorporaron a la Empresa Nacional Bazán en sus oficinas de Madrid. Este equipo de ingenieros alemanes trajeron a España algunos planos de mini submarinos microfilmados y se ocuparon del programa en su fase inicial, más tarde muchos de estos ingenieros volvieron a Alemania dejando el programa en manos de ingenieros españoles de la Empresa Nacional Bazán.

La intención de la Armada española era la de dotarse de una serie de mini submarinos a fin de experimentar con ellos las tácticas de guerra submarina costera y de asalto así como posibles misiones para la inserción de comandos, por otro lado estos submarinos debían de tener la cualidad de poder construirse fácilmente en cualquier astillero o factoría en el interior del país y poder ser transportados por tierra ya fuera por carretera o ferrocarril.

La serie SA-40

Para el diseño y construcción de la serie Foca, el equipo de Vollbrecht tomaría como diseño base los mini submarinos de asalto alemanes del Tipo XXVII o “Seehund” (foca) producidos entre 1944 y 1945, y diseñaría una variante del mismo denominada Foca IIb.

Seehund-Foca

A pesar de que el diseño base era el del “Seehund”, los Foca IIb tenían algunas características físicas que los diferenciaban de forma notable respecto al diseño base del “Seehund”.

Seehund-Foca_compo
Seehund (superior), Foca (inferior)

Tan sólo se construyeron dos unidades en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena, el Foca I con numeral SA-41 puesto a flote el 15 de abril de 1955 y dado de alta el 28 de enero de 1963, y el Foca II con numeral SA-42 botado el 4 de febrero de 1963 y dado del alta el 16 de abril de 1964; ambos fueron destacados en la base naval de Cartagena.

Durante las navegaciones de prueba pronto quedó patente la dificultad de su manejo y la complejidad técnica que conllevaba mantenerlos. Su mayor causa de problemas provenía de sus baterías de origen alemán provenientes de las utilizadas en los torpedos G7, estas eran unas baterías inestables de corta duración y con tendencia a incendiarse o explotar, como es el caso sucedido con el Foca II en unas pruebas en grada.
Otro problema era su capacidad de navegación en superficie, algo compleja y dificultosa, destacar que la escotilla de entrada al submarino era una cúpula de metacrilato que estaba situada a popa de la vela y desde la que también se podía observar el entorno. En ocasiones y durante las navegaciones en superficie esta cúpula mal ubicada disminuía de forma considerable la visibilidad, más aun cuando se empañaba. En esta misma vela se hallaba un periscopio fijo de 2,50 metros de longitud total.
La navegación en inmersión tampoco dejaba mucho margen, por un lado por su precaria estabilidad, cualquier elemento mal ubicado en el interior desestabilizaba al mini submarino y empeoraba durante las operaciones de lanzamiento de torpedos. Los torpedos iban alojados en el exterior en dos montajes en la parte inferior del submarino, a banda y banda.

Semana Naval_2
Submarinos de bolsillo Foca II y Tiburón I atracados de costado al submarino Almirante García de los Reyes S-31 durante la Semana Naval de Barcelona en 1966 (Armada española)

Por último, su habitabilidad, compleja incluso para dos personas obligaban a manejar al submarino dentro de la maquinaria en posiciones poco más que desagradables.

Estos dos submarinos de bolsillo para los mandos de la Armada española nunca fueron considerados como buques de combate ni tampoco integrados junto con el resto de la flota. Se limitaron a realizar algunas navegaciones de prueba y experimentales en la bahía de Escombreras en Cartagena.

Los dos Foca fueron dados de baja el día 4 de julio de 1969, por suerte ambos se salvaron de pasar por el soplete. Los dos fueron restaurados y acondicionados para ser expuestos al público, el Foca I SA-41 en la Estación Naval de Mahón y el Foca II SA-42 en la Base Isaac Peral en Cartagena.

La serie SA-50

También llamados Tiburón fueron construidos para llenar el hueco dejado por la baja de los submarinos de la serie SA-40 o Foca, aunque algunos años convivieron ambas series. En su desarrollo también colaboró el equipo de Vollbrecht, su diseño se basa en el submarino alemán del Tipo XXIII o “Hai” (tiburón). De este tipo de mini submarino se construyeron 63 unidades entre 1944 y 1945 de las que 7 se perdieron en la guerra. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial los submarinos supervivientes fueron transferidos y operados por la Volksmarine de la República Democrática Alemana, la Royal Navy, Francia, la Unión Soviética o Noruega.

Tipo XXIII
Submarino Tipo XXIII (vía Pinterest)

Hai-Tiburon

La serie SA-50 o Tiburón era una evolución de la anterior SA-40, era mayor y con mejorada habitabilidad y estabilidad durante la navegación. Su apariencia exterior recordaba vagamente al de sus hermanos Foca, con una vela más grande, una cúpula de observación en la misma vela pero a proa, con un periscopio convencional y un esnórquel.

SA-51_grada
El Tiburón I SA-51 en grada (Armada española)

 

Los torpedos iban alojados a proa en sendos tubos en el interior del casco protegidos por compuertas y lanzados por aire a presión.
Al igual que sus hermanos pequeños, los Foca, tenían los mismos problemas con las baterías.

Sus seis tripulantes, podían permanecer en el interior del submarino de pie, disponían de un pequeño compartimento con dos literas en donde podían descansar por turnos, un pequeño fogón a modo de cocina, un retrete y algunas taquillas para guardar sus pertenencias.

SA-51_1
El submarino de bolsillo Tiburón I SA-51 en pruebas de mar (Armada española)

Con el paso del tiempo ambos submarinos, el Tiburón I y el Tiburón II, quedaron arrinconados y en desuso. Las nuevas tácticas navales y los problemas anteriormente citados ayudaron a apartar del campo de la experimentación a ambos navíos.

Submarino Barcelona_3
Detalle de la vela (Antoni Casinos Va)

Sólo se construyeron dos unidades en los mismos astilleros que los Foca en Cartagena, el Tiburón I SA-51 fue puesto a flote el 6 noviembre de 1964, al Tiburón II SA-52 se colocaría su quilla el 30 de octubre de 1957, ambos serian dados de baja el 5 de marzo de 1979.

Como a sus hermanos pequeños los Foca, también se salvaron de pasar por el soplete. Después de causar baja el Tiburón I SA-51, gracias a las gestiones realizadas por Camil Busquets se cedió al Museo de la Ciencia de Barcelona y el Tiburón II SA-52 está expuesto como monumento en el patio principal de la base de submarinos Isaac Peral de Cartagena.

Los otros submarinos de bolsillo

Durante la Segunda Guerra Mundial diversos países utilizaron a los mini submarinos para diversas tareas.
El Reino Unido dispuso del modelo llamado Welman, diseñado para la inserción de comandos de operaciones especiales, o los de la clase X que participaron en el ataque al acorazado Tripitz.

X24
Submarino de la clase X superviviente (Wikipedia)

Japón disponía de los Tipo A, B y C, diseñados como submarinos de ataque contra buques enemigos anclados en puerto, su escasa autonomía obligaba a que fueran transportados por un submarino nodriza.

Y en la Regia Marina se construyeron los mini submarinos de las clases CA y CB, combatiendo en el Mar Adriático y el Mar Negro.

X-1
SS X-1 norteamericano

Por último, la marina de guerra de Estados Unidos (US Navy) experimentó con el SS X-1, diseñado y construido por Fairchild Aircraft y entregado a la US Navy en 1955 y operativo hasta 1973. En este mini submarino se probó sin éxito un sistema de propulsión con peróxido de hidrógeno y diesel, además de evaluar las capacidades operativas de este tipo de naves así como tácticas de defensa de zonas portuarias contra este tipo de embarcaciones.

SA-51_3
Submarino de bolsillo Tiburón I SA-51 navegando en aguas del interior del puerto de Barcelona, 20 años después volvería para quedarse (Camil Busquets)

 

Más información:
Los Submarinos Españoles Ed. Cultural
Buques de la Armada española Ed. Aldaba
Axis Midget Submarines 1939-45 Ed. Osprey Publishing

Patrullero de altura Vigía P-73

El día 24 de mayo de 2018 hacía su entrada por la bocana norte del puerto de Barcelona, en visita de cortesía, el patrullero de la Armada española Vigía P-73 de la clase Serviola, procedió a amarrar sus cabos en el Muelle de Barcelona paramento este junto al edificio del World Trade Center lugar en el que permanecerá hasta el día 27 de mayo.

Vigia P-73_1
Patrullero de altura Vigía P-73 (Josep de Dios)

La visita del patrullero Vigía “coincide” con la celebración del Día de las Fuerzas Armadas, por este motivo la Armada española a dispuesto unos horarios de visita para que la ciudadanía pueda visitar el navío. El Vigía se podrá visitar los días jueves de 16 a 19 horas y viernes y sábado de 11.30 a 19.00 horas.

El patrullero Vigía pertenece a la clase Serviola de las que se construyeron 4 unidades entre 1989 a 1992, todos ellos fueron construidos por los antiguos astilleros Empresa Nacional Bazán en Ferrol. Estos patrulleros fueron diseñados y construidos por la propia Empresa Nacional Bazán como una mejora de los buques de patrulla oceánica (OPV, Offshore Patrol Vessel) de la clase Halcón, de esta serie se construyeron 11 unidades de las que 5 fueron compradas por la Armada Argentina y denominadas clase Mantilla, y 6 las adquirió la Armada de México como clase Uribe.

Mantilla
Guardacostas Doctor Manuel Mantilla GC-24 (Diegoventu)

Con la clase Serviola la Armada española se dotó de un patrullero de altura para realizar misiones en alta mar durante largos periodos de tiempo y en condiciones meteorológicas y de navegación adversas sin mermar sus capacidades operativas.
Puede ejercer misiones de guardapescas, vigilancia de espacios marítimos de soberanía española, apoyo a otros organismos del estado, misiones marítimas de control de buques en previsión de actividades delictivas, rescate y asistencia en la mar y tareas de vigilancia y protección para el medioambiente.

Para realizar estas misiones dispone de un pequeño hospital con seis camas, dos lanchas semirrígidas, y una plataforma a popa para operar con helicópteros de tamaño medio.

La serie completa de la clase serviola la componen las siguientes unidades:  Serviola P-71 (1991), Centinela P-72 (1991), Vigia P-73 (1992), Atalaya P-74 (1992).

El patrullero Vigía P-73, desde su entrada en servicio ha participado en numerosos ejercicios nacionales y extranjeros aunque destacó notablemente durante la Guerra del Fletan de marzo a abril de 1995.
El Vigía como el resto de patrulleros de esta serie más el remolcador de altura Mahón fueron destacados en diferentes turnos a las aguas canadienses de Terranova para proteger a los pesqueros españoles y portugueses de los abordajes a los que eran sometidos por parte de patrulleros y buques de guerra del Canadá.

En el año 2014 el patrullero Vigía fue protagonista de uno de los muchos incidentes acaecidos en aguas de Gibraltar cuando, según el gobierno inglés, el patrullero de la Armada española irrumpió en aguas gibraltareñas interrumpiendo con su presencia un ejercicio de la Real Armada inglesa (Royal Navy). Según portavoces de la Armada española, el patrullero Vigía P-73 tan sólo estaba realizando su rutinaria ruta de patrulla por el levante de Gibraltar y aunque estaban advertidos de los ejercicios, siempre mantuvieron una distancia de seguridad con las unidades de la Royal Navy.

Vigia P-73_2
Entrada por la bocana norte envuelto en una espesa niebla (Josep de Dios)

Como dato curioso, de la misma manera que sucede cuando un hermano pequeño hereda la ropa del hermano mayor, estos barcos de la clase Serviola han heredado el apodo de los patrulleros de la clase Ánaga, los “tacañones”. Esto es debido a su tosca y anticuada artillería principal, los cuatro buques que componen la serie van armados con un antiguo cañón de 76/50 mm. Mk. 22 de procedencia norteamericana los cuales tienen un coste de mantenimiento muy bajo. Estos cañones no disponen de ningún tipo de guía radárico y su manejo es completamente tradicional.

Especificaciones técnicas:

perfil_serviola

Clase: Serviola
Tipo: Patrullero de altura
Astillero: Empresa Nacional Bazán, Ferrol, España.
Botadura: 14 de abril de 1991
Alta: 24 de marzo de 1992
Desplazamiento: 1.106 Tm. a plena carga
Dimensiones: 68 x 10,33 x 3,36 metros.
Propulsión: 2 motores diesel Bazán-MTU 16V956 de 7.500 cv. a dos ejes con helices de paso variable, que le dan una velocidad maxima de 20 nudos. Más tres generadores diesel de 195 kW.
Dotación: 47.

Patrulleros Serviola (vía Youtube Armada española)

Armamento: 1 cañón de 76/50 mm. Mk. 22, 2 ametralladoras Browning de 12.7 mm. y una ametralladora MG-42 de 7.92 mm.
Electrónica: Radar de descubierte aerea y desuperficie Consilium Selesmar RTM-30 SIM; radar de navegacion Consilium Selesmar RTM-25 XIM; un sistema de direccion de tiro optronico ALCOR.
Aeronaves: dispone de cubierta de vuelo a popa para operar con un helicóptero de tipo medio.

 

Escudo Vigia