Los Huey Cobra de la Armada española

El día 17 de enero de 1975 hacía su entrada al puerto de Barcelona una agrupación de la Armada española encabezada por el portahelicópteros Dédalo PH-01 que iba escoltado por los destructores Lepanto D-21 y Jorge Juan D-25, a los que también acompañaba el buque de salvamento Poseidón BS-1. Estas unidades de la Armada atracaron en distintos muelles del puerto, el Dédalo fue emplazado en el Muelle de Barcelona paramento este junto a la Estación Marítima, mientras que el resto de unidades atracaron de costado en el Muelle de Bosch y Alsina. Todos ellos permanecieron en la ciudad Condal hasta el día 21 de enero.

Dedalo_BCN_2
Portahelicópteros Dédalo PH-01 (Camil Busquets)

La visita de esta agrupación de la Armada española a Barcelona no fue casual, el día 18 de enero de 1975 se inauguraba el XIII Salón Náutico Internacional y del Deporte, con la presencia del portahelicópteros Dédalo se pretendía dar una mayor repercusión mediática al salón, en donde además la Armada tenía un estand propio.

En la cubierta de vuelo del portahelicópteros Dédalo PH-01 se encontraban expuestos una mínima representación de las mejores unidades aéreas de la Flotilla de Aeronaves, en concreto dos aeronaves de cada escuadrilla, entre los que destacaban dos aparatos que no pasaban desapercibidos por ningún visitante, estos eran los helicópteros de ataque Bell AH-1G Huey Cobra. La vida operativa de estas aeronaves fue algo fugaz además de envuelta en accidentes y multitud de problemas técnicos, no obstante, dejaron una profunda huella tan sólo disimulada por el que más adelante sería su sustituto, el avión McDonell Dougas AV-8 Harrier.

El Dédalo PH-01

Desde que en 1936 causara baja el portahidroaviones Dédalo, la Marina de Guerra española (más tarde denominada Armada española) perdió la capacidad de operar con aeronaves desde buques en la mar, pero con la llegada del nuevo portahelicópteros no sólo recuperó esa capacidad, sino que además catapultó la capacidad de proyección de la Armada con aeronaves de ala rotatoria y en un futuro con aeronaves de ala fija.

El Estado Mayor de la Armada influenciado por la doctrina de guerra antisubmarina de la US Navy, también llamada “Hunter Killer” popularizada en la Batalla del Atlántico durante la Segunda Guerra Mundial, pronto se interesó por la adquisición de un buque con capacidad para operar con los nuevos helicópteros adquiridos para la Flotilla de Aeronaves.
Después de sopesar distintas opciones entre las que se incluían convertir al crucero Canarias en portaaviones ligero, se decidió recurrir a la amistad y cooperación del reciente nuevo aliado de España, los Estados Unidos.
Por este medio y gracias a los préstamos recibidos desde Estados Unidos para la compra y modernización de la Armada, entre otras unidades del Ejército, se optó por adquirir un portaaviones o portahelicópteros ligero a fin de utilizarlo para la guerra antisubmarina.

Una comisión enviada por el Estado Mayor de la Armada y encabezada por el capitán de fragata Saturnino Fernández de Hidalga, se desplazó a Estados Unidos para seleccionar un navío adecuado para la misión. Cuatro fueron los buques ofrecidos y examinados por los especialistas de la Armada, estos eran: el portahelicópteros USS Thetis Bay LPH-6, los portaaviones ligeros USS Cabot CVL-28 y USS San Jacinto CVL-30, y el portaaviones de escolta USS Lake Champlain CVS-39.

Thetis_Jacinto_compo
USS Thetis Bay CVE-90 izquierda y USS San Jacinto CVL-30 derecha (USN)

El único navío que superó la inspección de los especialistas de la Armada fue el USS Cabot CVL-28, los USS Thetis Bay y USS San Jacinto no se hallaban en condiciones operativas dado su mal estado de conservación y mantenimiento, y en cuanto al portaaviones USS Lake Champlain, superaba con creces el presupuesto de la Armada tanto para su adquisición como para su mantenimiento operativo.

El USS Cabot ofrecía además un valor añadido para convertirse en el nuevo portahelicópteros de la Armada, entre marzo de 1950 a febrero de 1951, este buque fue modificado para poder realizar misiones antisubmarinas, modificaciones de las que carecían los otros candidatos y que eran ideales para los requerimientos de la Armada.

El USS Cabot CVL-28 fue un portaaviones ligero de la clase Independence que combatió en la Segunda Guerra Mundial en el escenario del Pacífico. Pasada la guerra fue activado y desactivado en distintas ocasiones, de 1947 a 1948 realizó tareas de adiestramiento; de 1951 a 1955 realizó misiones y patrullas antisubmarinas; y de 1955 a 1959 fue reclasificado como portaaviones de transporte. En el momento en que fue inspeccionado por miembros de la Armada española se encontraba en la flota de reserva.

USS_Cabot_CVL-28
Portaaviones ligero USS Cabot CVL-28 durante la Segunda Muerra Mundial (USN)

Al tratarse de un buque de porte mayor a un destructor, era necesario que el Congreso de los Estados Unidos aprobase el traspaso y arriendo del USS Cabot. Finalizado este trámite se concedió el préstamo del barco por un periodo de cinco años, desde 1967 a 1972, con posibilidad de la renovación del contrato de alquiler o con la compra del mismo.

Tras la adquisición del USS Cabot y de ser sometido a algunas obras de adaptación según los requerimientos de la Armada, el 30 de agosto de 1967 se izaba por primera vez la bandera de España en el nuevo portahelicópteros y se lo bautizaba con el nombre de Dédalo con numeral PH-01 al mando del capitán de navío Francisco Javier de Elizalde.

Las características técnicas en el momento de su adquisición eran las siguientes:

Independence class

Desplazamiento de 16.185 toneladas a plena carga.
Sus dimensiones eran de 189,9 metros de eslora máxima, una manga de 33,2 metros y un calado de 8,50 metros; las dimensiones de la cubierta de vuelo eran de 168,25 por 22 metros y su hangar de 70 metros de longitud por 13 de ancho y 5 metros de alto.
Era propulsado por 4 turbinas de vapor General Electric y 4 calderas Babcok & Wilcox de 100.000 shp. a 4 ejes, que le daban una velocidad máxima de 31 nudos y una autonomía de 10.000 millas náuticas a 11 nudos.
Su armamento lo componían 8 cañones Bofors de 40/56 mm. Mk. 2 en dos montajes cuádruples y 18 cañones Bofors de 40/56 mm. Mk. 1 en nueve montajes dobles; disponía de capacidad para operar con hasta 20 aeronaves de distintos tipos.
Estaba dotado de la siguiente electrónica: radar de descubierta aérea Westinhouse AN/SPS-6, de descubierta de superficie Lockheed AN/SPS-40, radar altimetro General Electric AN/SPS-8A y un radar de navegación Sylvania AN/SPS-10; 4 radares de dirección de tiro, 2 Mk. 63 con radar Mk. 28 para los montajes cuádruples y otros 2 radares de dirección de tiro Mk. 57 con radar Mk. 29 para los montajes dobles; sistema de guerra electrónica AN/WRL-1.

El portahelicópteros Dédalo PH-01 finalizado su periodo de alquiler fue comprado por la Armada española el 5 de diciembre de 1972 y en 1976 fue reclasificado como portaaviones con numeral PA-01 operando con los aviones Harrier de la 8ª Escuadrilla, a los que más tarde se unieron los Harrier II en 1987 de la 9ª Escuadrilla.

Con la entrada en servicio del nuevo Dédalo la Flotilla de Aeronaves creada en 1954 contaba con las siguientes Escuadrillas y aeronaves:

  • 1ª Escuadrilla con 14 helicópteros Bell 47
  • 2ª Escuadrilla con 9 helicópteros Sikorsky H-19
  • 3ª Escuadrilla con 4 helicópteros Augusta-Bell  204
  • 4ª Escuadrilla con 2 aviones Piper Comanche y 2 Twin Comanche
  • 5ª Escuadrilla con 18 helicópteros Sikorsky S-61

En 1972 se crearon dos nuevas Escuadrillas las:

  • 6ª Escuadrilla con 14 helicópteros Hughes MD-500
  • 7ª Escuadrilla con 8 helicópteros Bell AH-1G Huey Cobra

 

DN-SC-88-08303
Portaaviones Dédalo R-01 en 1988 (USN)

Con la pronta incorporación de España en la OTAN, el Dédalo cambio su numeral al definitivo R-01 en 1980.
El portaaviones Dédalo permaneció en activo en la Armada española hasta el día 5 de agosto de 1989, fue devuelto a los Estados Unidos en donde durante 10 años permaneció como museo flotante en Nueva Orleans y a partir del año 2000 comenzó su desguace.

El helicóptero Huey Cobra

El helicóptero de ataque Bell AH-1 o modelo 209 nació en plena Guerra del Vietnam, con la necesidad de dar apoyo de fuego cercano a las tropas norteamericanas pertenecientes a unidades de caballería ligera que eran desplegadas en zonas de combate mediante los helicópteros Bell UH-1 Huey, estableciendo una nueva unidad de guerra llamada caballería aérea. Hasta la aparición de los AH-1, eran los mismos UH-1 Huey los que armados con cañones, ametralladoras y cohetes quienes proporcionaban este apoyo aéreo cercano, aparte de los aviones dedicados a tal fin. Aun así los Huey al no ser diseñados para esta misión concreta, carecían de un plus de supervivencia en forma de blindaje

Vietnam 35th Anniversary
Helicópteros UH-1 en la Guerra de Vietnam

Para subsanar este problema el Ejército de los Estados Unidos abrió un concurso para proveer de apoyo aéreo cercano a las tropas desplegadas en Vietnam en forma de helicóptero. A este concurso se presentaron cinco prototipos, estos eran los: Boeing-Vertol ACH-47A, Kaman HH-2C Tomahawk, Piasecki 16H Pathfinder, Sikorsky S-61 y el Bell modelo 209.

Bell 209_prototipo
Prototipo del Bell 209

En 1966 el ganador fue el Bell 209 que no era sino una modificación del UH-1 del que compartía parte de la célula y planta motriz sin el compartimiento de carga para la tropa, al que se le había añadido una mayor capacidad para montar más armas y con tan sólo dos tripulantes alojados en una cabina en tándem para el piloto y el artillero.

El primer modelo en entrar en servicio fue el AH-1G e introducido en el campo de batalla de Vietnam en 1968, demostrando de sobras sus capacidades y convirtiéndose prácticamente en un helicóptero mítico.

AH-1 Vietnam
Helicóptero AH-1 en Vietman (vía Vietnam Helicopter Pilots Association)

Los helicópteros AH-1 sentaron las bases para el diseño y producción de los modernos y actuales helicópteros de ataque, exceptuando algunas diferencias de diseño y prestaciones, el concepto sigue siendo el mismo.

Desde 1967 se han producido 1.116 aparatos en al menos 16 variantes, siendo sus principales usuarios el Ejército norteamericano (US Army), hasta la aparición del AH-64 Apache y en la Infantería de Marina norteamericana (US Marine Corps), estos últimos, operan los últimos modelos llamados AH-1W Super Cobra y AH-1Z Viper.

Además se ha exportado a los ejércitos de los siguientes países: Bahréin, Israel, Japón, Jordania, Kenia, Pakistán, Filipinas, Corea del Sur, España, Tailandia y Turquía.

Séptima Escuadrilla de la Armada española

En 1972 se creaba la Séptima Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada española, esta escuadrilla fue dotada con 8 helicópteros de ataque Bell AH-1G Huey Cobra con base en la Estación Naval de Rota en Cádiz. En la Armada se denominaron Z.14 con los numerales Z.14-1 a Z.14-8.

AH1G_2
Helicoptero Bell AH-1G Huey Cobra de la Armada española (vía La Armada española Ed. San Martín)

Sus principales misiones serían las de dar apoyo de fuego a las unidades de la Infantería de Marina, apoyo a operaciones anfibias y misiones antibuque.

Características técnicas:

Bell AH-1G HueyCobra

Dimensiones:
– Longitud (incluido rotores) 16,2 m.
– Longitud del fuselaje 13,50 m.
– Altura 4,10 m.
– Envergadura (estructuras alares) 3,2 m.
– Diámetro del rotor principal 13,41 m.
Pesos:
– Vacío 2.630 kg
– Máximo al despegue 4.310 kg.

Propulsión: 1 turboeje Lycoming T-53-L-13 de 1.100 hp. con un rotor bipala semirrígido, su velocidad máxima era de 290 km/h y con un alcance de 574 km.
Techo de servicio era de 3.475 m.
Su dotación, 1 piloto y un artillero.
Armamento: una torreta XM -25 bajo el morro con 1 lanzagranadas de 40 mm. y una ametralladora minigun de 7,62 mm.; bajo sus alas podía transportar lanzacohetes XM-158A1 con capacidad para 7 cohetes de 70 mm. y/o XM-200 para 19 cohetes de 70 mm., además de ametralladoras adicionales de 20 mm. en pods M35 y de 7,62 mm. en pods M18.

Torreta armas Cobra
Torreta de armas del helicóptero Cobra (James Emery vía Wikipedia)

A pesar de sus inmejorables capacidades de vuelo y de armamento, el modelo AH-1G no era el modelo más adecuado para operar en ambientes marítimos y ni mucho menos desde buques. El perfil de misión al que era sometido en la Armada española requería que los aparatos volaran a muy baja cota y a alta velocidad para no ser detectados por los radares enemigos, eso requería una gran pericia por parte del piloto y cuatro de estos helicópteros se estrellaron durante estos duros entrenamientos, habría que añadir además otra de las desventajas que tenia este modelo, su único motor, inconveniente que fue solventado años más tarde al incorporarse al servicio con los Marines norteamericanos, tarde ya para la Armada española.

ah-1g_cobra
Los Huey Cobra de la Armada armados con cohetes (vía http://www.helis.com)

Los cuatro últimos Huey Cobra siguieron volando hasta 1987, para esa fecha la Armada ya operaba con los aviones Harrier y fueron estas aeronaves de ala fija las que asumieron las misiones de los Huey Cobra.

Tras su retirada del servicio, tres fueron devueltos a los Estados Unidos de los que un ejemplar, el Z.14-1, se conserva en el museo “US Army Aviation Museum” en Fort Rucker (Alabama); tan sólo uno se quedó en España y actualmente puede ser contemplado a la entrada de la base naval de San Fernando.

AH-1G_San Fernando
El último helicóptero Huey Cobra de la Armada (Jordi Montoro)

Más información en:
La Armada Española Ed. San Martin
Los Portaaviones Españoles Ed. Aldaba
Artículo Wikipedia sobre el helicóptero Bell AH-1 Cobra (inglés)

 

Transporte del fuego olímpico de 1992

En el altar de Hera, Reina de los dioses, frente a los templos de Zeus y de Heraion en los restos de la antigua ciudad de Olimpia, la Gran Sacerdotisa Maria Pambuki introducía una antorcha en el skaphia rogando al dios Apolo que le enviara los rayos del sol para prender la antorcha, petición que Apolo aceptó prendiendo la antorcha de los Juegos Olímpicos de Barcelona un 5 de junio de 1992.

Olimpia_compo

A la llama olímpica aun le quedaría un largo recorrido hasta Barcelona, debería cruzar Grecia hasta el puerto del Pireo. En su recorrido pasaría por las ciudades de Patras, Corinto y Atenas. En el estadio Panateneo de Atenas sería entregada al alcalde de Barcelona Pascual Maragall, desde allí se dirigiría la comitiva al puerto del Pireo en donde les esperaba la fragata Cataluña F-73 de la Armada española que debería de llevar el fuego olímpico a través del Mar Mediterráneo hasta el antiguo puerto griego de Empúries (Emporion) en la Costa Brava.

Marian-Icaria
La Sirena Marian a bordo del “Caro d’Art Icaria”

A su llegada a Empúries el día 11 de junio de 1992 la llama olímpica fue recogida por el bou de pesca “Gloriamar”, escoltado por otros 45 bous y seguido por una procesión de centenares de embarcaciones de todo tipo. Aun sin tocar tierra la llama fue recogida por otra embarcación, el “Caro d’Art Icaria” que fue la encargada de llevar el fuego a tierra.

Poco se esperaban algunos marinos que este buque de guerra al que se le entregó la bandera de combate en la misma ciudad de Barcelona un 22 de marzo de 1975 apadrinada por la entonces Princesa Consorte de España Sofía de Grecia y Dinamarca, sería el encargado de llevar el fuego de los dioses hasta la ciudad olímpica de Barcelona.

ESPS Cataluña F-73
Fragata Cataluña F-73

La entrega de la bandera de combate es una lejana tradición de los pasados siglos XVII y XVIII, cuando los barcos entablaban combate resultaba difícil distinguir su nacionalidad debido al humo de las detonaciones de los cañones, por tanto se decidió utilizar una gran bandera con la enseña nacional a fin de distinguir al amigo del enemigo. Esta bandera solo se utiliza en combate y en ocasiones puntuales, y se custodia en un sitio preferente del barco.

 

San_Idelfonso
Bandera de combate del San Idelfonso (1805)

La fragata Cataluña F-73 fue construida en los astilleros gallegos de Bazán en el Ferrol, siendo botada el 3 de noviembre de 1971 y dada de alta el 16 de enero de 1975.
El diseño del buque pertenece originalmente a la clase Knox norteamericana pero con algunas diferencias respecto al diseño original, la principal diferencia radica en la supresión del hangar y la plataforma de helicópteros por un lanzador Mk. 22 para misiles antiaéreos Standard SM-1.

ESPS Cataluña F-73_3
Detalle de la singular chimenea de esta clase (Antoni Casinos Va)

Sus dimensiones eran de 133,3 metros de eslora por 14,3 metros de manga y 7,52 metros de calado, con un desplazamiento a plena carga de 4.177 toneladas.
Además del lanzador de misiles Standard SM-1 disponía de 1 lanzador óctuple de misiles antisubmarinos ASROC, 2 canastas cuádruples para misiles antibuque Harpoon, 1 cañón de 127 mm. , 2 sistemas CIWS Meroka, 2 tubos de lanzar torpedos de 533 mm. y otros dos de 325 mm antisubmarinos.
Su propulsión constaba de dos calderas V2M y una turbina Westinghouse con una potencia de 35.000 hp. a 1 eje, que le daban una velocidad máxima de 28 nudos y una autonomía de 4.500 millas náuticas a 20  nudos. Dotación 253 tripulantes.

Juegos Olímpicos aparte, la fragata estuvo implicada en otras operaciones internacionales como el embargo a la antigua Yugoslavia en 1993 o el naufragio del petrolero Prestige en 2002.

La fragata Cataluña F-73 causó baja de las listas de la Armada española en junio de 2004.
La bandera de combate que le fue entregada en Barcelona, fue devuelta a la Ciudad Condal por el entonces Almirante en Jefe de la Armada (AJEMA) Sebastián Zaragoza Soto y entregada a la Generalidad de Cataluña en donde descansa en el Museo Marítimo de Barcelona.

En 2007 el buque fue hundido siendo utilizado como blanco en prácticas de tiro en los ejercicios SINKEX en aguas de las islas Canarias.

ESPS Cataluña F-73_2
Final de la fragata Cataluña F-73 (Armada española)