Entrega de la bandera de combate al portaaviones Príncipe de Asturias

El sábado 27 de mayo de 1989 poco después del amanecer se vislumbró frente al puerto de Barcelona lo que parecía ser una potente flota de guerra fondeada frente a la ciudad, dicha flota cubría una extensa longitud desde las playas de la Barceloneta hasta cerca del faro del Prat del Llobregat. En primera línea se podían reconocer las banderas de algunos buques lo que hacía conjeturar que los buques más cercanos a la costa pertenecían a la Armada española, detrás de ellos había una segunda línea de buques y al fondo la indistinguible y característica silueta de varios portaaviones.

A medida que el día se iba levantando y la bruma de las primeras horas de la mañana se desvanecía quedó claro que frente al puerto se encontraba una flota fondeada y perfectamente alienada en tres columnas. Esta flota estaba compuesta por diecinueve buques entre los que había corbetas, fragatas, destructores, un crucero y cuatro portaaviones y su actitud no era hostil sino festivo. Todos los barcos estaban engalanados con motivo de la Revista Naval que esa mañana debía de efectuar el rey don Juan Carlos I como paso previo a la entrega de la bandera de combate al primer portaaviones español, el Príncipe de Asturias.

R11 JMF 02
Portaaviones Príncipe de Asturias engalanado para la Revista Naval (Jordi Montoro)

En la historia pasada del último siglo la ciudad de Barcelona y su frente marítimo ha sido testigo de diversos eventos especiales y festivos de carácter internacional, estos acontecimientos en ocasiones han ido acompañados de la visita de escuadras nacionales y extranjeras.
En 1888 la ciudad de Barcelona organizó su primera Exposición Universal y en donde la reina regente María Cristina de España pasaría revista a las escuadras presentes el día de la inauguración de la exposición, con la friolera cifra de más de setenta buques de guerra de diez naciones, este evento sería repetido en 1929.

Los siguientes grandes acontecimientos tendrían lugar en 1952 con el XXXV Congreso Eucarístico Internacional  con sus barcos hoteles más la visita de distintas unidades de la Armada, en 1966 y 1981 tendrían lugar en la ciudad Condal sendas semanas navales con una masiva participación de la Armada española.
Todo ello sin contar las otras ceremonias de entregas de bandera de combate que se han celebrado en Barcelona y que también congregaron una importante flota en el puerto , como la del portahelicópteros Dédalo en 1968 y repetido en 1981, la fragata Cataluña en 1975 y el submarino Galerna en 1983.

No obstante esta ceremonia era especial, por vez primera se entregaba dicha enseña al primer portaaviones de construcción nacional dotado de los más modernos sistemas de combate y punta de lanza del grupo de combate Alfa.

El portaaviones Príncipe de Asturias tenía su origen en el programa norteamericano denominado SCS o Sea Control Ship. La US Navy estudió la construcción de una flota de pequeños portaaviones de unas 13.000 toneladas para dar cobertura antisubmarina y antiaérea a convoyes. Desde 1971 a 1974 se realizaron diversas pruebas en el portahelicópteros de asalto USS Guam con los aviones Harrier, y aunque seguramente los resultados no fueron negativos, el programa quedó cancelado en favor de los grandes portaaviones de la clase Nimitz.

La Armada española recogió el testigo y compró los planos del programa SCS, estos planos tan sólo contenían ciertas referencias esquemáticas del diseño del buque ya que su desarrollo se canceló antes de poder finalizarlos.
La Empresa Nacional Bazán con la ayuda de la Armada diseñaron el nuevo portaaviones prácticamente desde cero, siendo autorizada su construcción en 1977, puesto a flote el 22 de mayo de 1982 y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988.

El portaaviones Príncipe de Asturias con numeral R-11 desplazaba más de 17.000 toneladas a plena carga con una eslora de 195,9 metros y podía operar con hasta 29 aeronaves de ala fija y rotatoria convirtiéndose en uno de los portaaviones ligeros más potentes de Europa superando en algunos casos a la clase Invincible inglesa y al Giuseppe Garibaldi italiano.

Garibaldi-Foch-Asturias 01
Portaaviones Giuseppe Garibaldi, Foch y Príncipe de Asturias (vía Reddit)

De la experiencia de su construcción la Empresa Nacional Bazán entregaba en 1997 a la Real Armada de Tailandia el portaaviones ligero Chakri Naruebet, este desplazaba 11.400 toneladas a plena carga con una eslora de 182,6 metros y con capacidad para 6 aviones Harrier más 6 helicópteros.

010403-N-3400W-003
Portaaviones Chakri Naruebet

Por otro lado la Armada española se despedía del buque que había protagonizado el regreso de la aviación embarcada en España, el portaaviones ligero Dédalo y veterano de la Segunda Guerra Mundial como USS Cabot CVL-28. En él volaron los primeros helicópteros de la Flotilla de Aeronaves y años más tarde los revolucionarios aviones V/STOL Harrier. Tras su baja sería devuelto a su país de origen, Estados Unidos, en donde algunos veteranos del USS Cabot esperaban poder convertirlo en un museo, por desgracia esa propuesta no llegó a buen término y el USS Cabot/Dédalo sería finalmente desguazado.

1989-05-28 Dedalo R-01
El portaaviones Dédalo atracado en el Muelle de Barcelona (Sergi Olivares)

Escuadra visitante

Los buques de guerra visitantes pertenecían a nueve naciones aliadas de la OTAN, llegaron la gran mayoría el día 26, excepto el submarino holandés HNLMS Zwaardvis que llegó el día 24, los buques que no tenían previsto participar en la Revista Naval fueron atracando en los muelles asignados, el resto permaneció fondeado en el exterior del puerto.

Puerto BCN 04
La Dársena de San Beltrán en primer plano y el Port Vell al fondo (Antonio Casinos Comas)

Los buques de la Armada española llegaron a la ciudad Condal escalonadamente, primero el submarino Delfín el día 24; el 25 llegaron el portaaviones Príncipe de Asturias, la fragata Victoria, el transporte de ataque Aragón y el buque de salvamento Poseidón; y por último el día 26 lo hizo el grueso de la flota con las fragatas Andalucía y Extremadura, las corbetas Descubierta, Diana, Infanta Cristina, Infanta Elena y Vencedora, el submarino Marsopa y los patrulleros Villaamil, Recalde y Ordóñez más un visitante poco habitual en estas aguas el calaredes Cíclope. Entre todos estos buques de la Armada hay que destacar la ausencia de la fragata Baleares que debido a una avería debió de recalar en el puerto de Tarragona.

Revista Naval

A las 11 de la mañana del sábado día 27 con los buques de guerra debidamente engalanados y con sus dotaciones adornando candeleros y pasamanos comenzó la Revista Naval. La familia real al completo embarcó en la fragata Victoria con el rey Juan Carlos y la reina doña Sofía acompañados del príncipe Felipe y las infantas Cristina y Elena, con ellos también se hallaba a bordo el ministro de Defensa Narcís Serra. Iban escoltados por los patrulleros Villaamil y Recalde y detrás de ellos en la fragata Andalucía embarcaron el presidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol y el alcalde de la ciudad Pascual Maragall junto al resto de autoridades civiles.

Victoria 01
La fragata Victoria con la familia real a bordo y el portaaviones Príncipe de Asturias al fondo (Jordi Montoro)

Comenzaron por los buques de mayor porte, los portaaviones, y al paso por el costado de cada uno de ellos se realizaba el tradicional saludo al cañón y a la voz. La comitiva real iba acompañada, a cierta distancia, por multitud de embarcaciones privadas y de recreo que no quisieron perderse tan singular evento, y los que no pudieron subir a un barco, contemplaron la Revista Naval desde primera línea en las playas o el rompeolas.

Belknap 01
Crucero USS Belknap durante la Revista Naval (Jordi Montoro)

Al terminar la revista primero volvieron a puerto las fragatas Victoria y Andalucía para desembarcar a las autoridades y más tarde a lo largo del día irían atracando en sus lugares asignados el resto de buques de guerra participantes.

Situación Buques de Guerra 27-05-1989 02
Pulsa en la imagen para ampliar

Puerto BCN 06
El portaaviones Foch en el Muelle de Poniente (Antonio Casinos Comas)
Submarinos SO 01
Los submarinos Marsopa, Zwaardvis y Delfín en el Muelle de Atarazanas (Sergi Olivares)
Puerto BCN 02
Concentración de fragatas y corbetas en el Muelle de Poniente (Antonio Casinos Comas)

La bandera de combate

La entrega de la bandera de combate es una lejana tradición de los pasados siglos XVII y XVIII, cuando los barcos entablaban combate resultaba difícil distinguir su nacionalidad debido al humo de las detonaciones de los cañones, por tanto se decidió utilizar una gran bandera con la enseña nacional a fin de distinguir al amigo del enemigo. Esta bandera sólo se utilizaba en combate y en ocasiones puntuales y se custodia en un sitio preferente del barco.

La ceremonia de la entrega de la bandera de combate al portaaviones Príncipe de Asturias tuvo lugar el día 28 de mayo en el Muelle de San Beltrán. Frente al portaaviones se instalaron tres tribunas principales, la central fue ocupada por la familia real, en la tribuna de la izquierda las autoridades políticas catalanas y en la de la derecha las militares, detrás estaban el resto de tribunas colocadas en semicírculo con el resto de invitados.

A las 11 horas comenzó la ceremonia con la llegada de los monarcas, a su llegada tronaron los cañones con 21 salvas de ordenanza y las dotaciones del portaaviones Príncipe de Asturias y de la fragata Victoria gritaron siete veces “¡Viva España!” cerrando su llegada con el himno nacional.

Bandera 02
Comienzo de la ceremonia (Jordi Montoro)

El alcalde de la ciudad Pascual Maragall ofreció la bandera, en castellano y en catalán, a la reina doña Sofía y madrina del buque. Después de aceptar su ofrecimiento la reina la presentó al capellán militar quien la bendijo y se la entregó al comandante del buque. Tras unas breves palabras de la reina Sofía la bandera fue izada en el mástil más alto del portaaviones.

Bandera 01
El alcalde Pascual Maragall y la reina Sofía durante la ceremonia (Jordi Montoro)

Para cerrar la ceremonia se lanzó una corona de flores al agua en recuerdo a todos aquellos que dieron su vida por España y el acto terminó con un desfile de la Infantería de Marina.

R11 SO 01
El portaaviones Príncipe de Asturias en el Muelle de San Beltrán con su bandera de combate siendo visitado por el público, y al que le faltaba el ancla de babor (Sergi Olivares)

El portaaviones Príncipe de Asturias se mantuvo en servicio hasta el 14 de diciembre de 2013 tomando su relevo el buque de proyección estratégica Juan Carlos I L-61. Esta nueva unidad supera con creces las capacidades de su predecesor y no sólo es capaz de actuar como un portaaviones con una rampa sky jump para el lanzamiento de los aviones Harrier, sino que también dispone de instalaciones para misiones de asalto anfibio con un dique interno para desplegar lanchas de desembarco y medios anfibios. Al igual que su hermano pequeño, se han exportado otros buques gemelos como los Adelaide y Canberra para Australia y el Anadolu turco.

Su bandera de combate debería de haberse entregado en la ciudad de Barcelona pero su ceremonia cambió de ubicación por Cádiz, recibiéndola oficialmente el día 17 de septiembre de 2013 y convirtiéndose en el buque insignia de la Armada española.

R01 - R11 01
Portaaviones Dédalo y Príncipe de Asturias juntos durante la Revista Naval (Jordi Montoro)

 

Más información:
Artículos de La Vanguardia de los días 27, 28 y 29 de mayo de 1989
Revista General de Marina de julio de 1989
Artículo en la Wikipedia sobre el Sea Control Ship (inglés)

Transporte del fuego olímpico de 1992

En el altar de Hera, Reina de los dioses, frente a los templos de Zeus y de Heraion en los restos de la antigua ciudad de Olimpia, la Gran Sacerdotisa Maria Pambuki introducía una antorcha en el skaphia rogando al dios Apolo que le enviara los rayos del sol para prender la antorcha, petición que Apolo aceptó prendiendo la antorcha de los Juegos Olímpicos de Barcelona un 5 de junio de 1992.

Olimpia_compo

A la llama olímpica aun le quedaría un largo recorrido hasta Barcelona, debería cruzar Grecia hasta el puerto del Pireo. En su recorrido pasaría por las ciudades de Patras, Corinto y Atenas. En el estadio Panateneo de Atenas sería entregada al alcalde de Barcelona Pascual Maragall, desde allí se dirigiría la comitiva al puerto del Pireo en donde les esperaba la fragata Cataluña F-73 de la Armada española que debería de llevar el fuego olímpico a través del Mar Mediterráneo hasta el antiguo puerto griego de Empúries (Emporion) en la Costa Brava.

Marian-Icaria
La Sirena Marian a bordo del “Caro d’Art Icaria”

A su llegada a Empúries el día 11 de junio de 1992 la llama olímpica fue recogida por el bou de pesca “Gloriamar”, escoltado por otros 45 bous y seguido por una procesión de centenares de embarcaciones de todo tipo. Aun sin tocar tierra la llama fue recogida por otra embarcación, el “Caro d’Art Icaria” que fue la encargada de llevar el fuego a tierra.

Poco se esperaban algunos marinos que este buque de guerra al que se le entregó la bandera de combate en la misma ciudad de Barcelona un 22 de marzo de 1975 apadrinada por la entonces Princesa Consorte de España Sofía de Grecia y Dinamarca, sería el encargado de llevar el fuego de los dioses hasta la ciudad olímpica de Barcelona.

ESPS Cataluña F-73
Fragata Cataluña F-73

La entrega de la bandera de combate es una lejana tradición de los pasados siglos XVII y XVIII, cuando los barcos entablaban combate resultaba difícil distinguir su nacionalidad debido al humo de las detonaciones de los cañones, por tanto se decidió utilizar una gran bandera con la enseña nacional a fin de distinguir al amigo del enemigo. Esta bandera solo se utiliza en combate y en ocasiones puntuales, y se custodia en un sitio preferente del barco.

 

San_Idelfonso
Bandera de combate del San Idelfonso (1805)

La fragata Cataluña F-73 fue construida en los astilleros gallegos de Bazán en el Ferrol, siendo botada el 3 de noviembre de 1971 y dada de alta el 16 de enero de 1975.
El diseño del buque pertenece originalmente a la clase Knox norteamericana pero con algunas diferencias respecto al diseño original, la principal diferencia radica en la supresión del hangar y la plataforma de helicópteros por un lanzador Mk. 22 para misiles antiaéreos Standard SM-1.

ESPS Cataluña F-73_3
Detalle de la singular chimenea de esta clase (Antoni Casinos Va)

Sus dimensiones eran de 133,3 metros de eslora por 14,3 metros de manga y 7,52 metros de calado, con un desplazamiento a plena carga de 4.177 toneladas.
Además del lanzador de misiles Standard SM-1 disponía de 1 lanzador óctuple de misiles antisubmarinos ASROC, 2 canastas cuádruples para misiles antibuque Harpoon, 1 cañón de 127 mm. , 2 sistemas CIWS Meroka, 2 tubos de lanzar torpedos de 533 mm. y otros dos de 325 mm antisubmarinos.
Su propulsión constaba de dos calderas V2M y una turbina Westinghouse con una potencia de 35.000 hp. a 1 eje, que le daban una velocidad máxima de 28 nudos y una autonomía de 4.500 millas náuticas a 20  nudos. Dotación 253 tripulantes.

Juegos Olímpicos aparte, la fragata estuvo implicada en otras operaciones internacionales como el embargo a la antigua Yugoslavia en 1993 o el naufragio del petrolero Prestige en 2002.

La fragata Cataluña F-73 causó baja de las listas de la Armada española en junio de 2004.
La bandera de combate que le fue entregada en Barcelona, fue devuelta a la Ciudad Condal por el entonces Almirante en Jefe de la Armada (AJEMA) Sebastián Zaragoza Soto y entregada a la Generalidad de Cataluña en donde descansa en el Museo Marítimo de Barcelona.

En 2007 el buque fue hundido siendo utilizado como blanco en prácticas de tiro en los ejercicios SINKEX en aguas de las islas Canarias.

ESPS Cataluña F-73_2
Final de la fragata Cataluña F-73 (Armada española)