Un portaaviones bajo tres banderas

El día 17 de noviembre de 1967 después de efectuar el saludo al cañón y ser contestado desde el castillo de Montjüic, efectuaba su entrada en visita de cortesía parte de la quinta división de la Real Armada de Holanda compuesta por el portaaviones holandés HNLMS Karel Doorman R-81 de la clase británica Colossus, y por los destructores HNLMS Noord Brabant D-810 y HNLMS Limburg D-814, la fragata HNLMS Van Nes F-805, los submarinos HNLMS Potvis S-804 y HNLMS Dolfjin S-808 y el buque de apoyo HNLMS Poolster A-835.

Karel_Doorman_barcelona_Theo_Versteeg
HNLMS Karel Doorman R-81 en Barcelona (imagen de Theo Versteeg)

El portaaviones quedó atracado en el testero del muelle de Barcelona, en donde le esperaban las autoridades de la ciudad. Mientras el resto de buques se repartieron entre el muelle de Bosch y Alsina y el muelle de Poniente.

Esa misma noche se ofreció una recepción a bordo del portaaviones presidida por el comodoro Van der Moer en honor a las autoridades, al Cuerpo Consular y a la colonia holandesa de Barcelona.

HNLMS_Karel_Doorman_R81
HNLMS Karel Doorman R-81

El HNLMS Karel Doorman R-81 pertenece a una prolífica serie de portaaviones de diseño y construcción inglesa de 15 unidades, los primeros 9 pertenecían a la clase Colossus original y los 6 últimos con algunas modificaciones se construyeron bajo la denominación de clase Majestic. Todos ellos han servido hasta en ocho naciones.

HMS_Colossus_640
HMS Colossus, cabeza de serie (imagen de Mark Teadham)

Esta serie de buques nació en plena Segunda Guerra Mundial de la necesidad de disponer de portaaviones para escoltar a los convoyes sin tener que desplazar un gran buque capital para ello, al estilo de los portaaviones ligeros de la US Navy. Cuanto más convoyes mas portaaviones se necesitarían y también crecería el desgaste económico de su construcción y mantenimiento. Para minimizar los costes se optó por diseñarlos y construirlos en astilleros civiles.

Aunque fueron construidos para una vida útil corta y limitada, su buen diseño permitió que algunos de ellos superaran con creces su vida útil operativa. El mejor ejemplo es el del NAeL Minas Gerais A-11 de la marina de guerra de Brasil, ex HMS Vengeance botado en 1944 y vendido a Brasil en 1960, causando baja en 2001 con 57 años desde su botadura.

NAeL_Minas_Gerais_640
Portaaviones brasileño Minas Gerais A-11, el último y más longevo de la clase Colossus

Estos buques tenían un desplazamiento a plena carga de 18.000 toneladas y unas dimensiones de 212 metros de eslora por 24 metros de manga y un calado a plena carga de 7,09 metros.

Eran propulsados por 4 calderas Admiralty que alimentaban a turbinas Parsons que le daban una potencia de 40.000 shp. a dos ejes, con una velocidad máxima de 25 nudos y una autonomía de 12.000 millas náuticas a 14 nudos. Dotación 1.050 tripulantes.

Su armamento defensivo original estaba configurado de la siguiente manera: 6 montajes cuádruples de 2 libras antiaéreos (conocidos como pom-pom) y 16 dobles de 20 mm. Oerlikon. Dependiendo de la nación u operador esta configuración podía variar según los requisitos propios.
En su diseño original podía embarcar hasta 41 aviones, posteriormente ampliados a 52. Como en todos los portaaviones modernos, ya disponían de catapultas para lanzar los aviones y de cables de retención para el aterrizaje y recuperación de los mismos.
Los aviones que podía operar originalmente en la Royal Navy eran de los modelos: Fairey Barracuda, Supermarine Seafire, Fairey Firefly o Hawker Sea Fury. Más tarde se añadiría la capacidad de operar con los Grumman F6F Hellcat de origen norteamericano.

HMAS_Melbourne_R21
Portaaviones australiano HMAS Melbourne R-21 de la clase Majestic (imagen vía hazegray.org)

En cuanto a la clase Majestic, había pocas diferencias, excepto en el refuerzo de estructuras de catapultas y cables de retención para poder operar con aviones a reacción más grandes, potentes y rápidos. También se les añadió mejoras en su armamento defensivo y en la configuración electrónica.

El HNLMS Karel Doorman R-81 fue construido originalmente como HMS Venerable R-63 para la Royal Navy, fue el cuarto buque en llevar este nombre. Construido en los astilleros ingleses de Cammell Laird en Birkenhead, fue botado el 30 de diciembre de 1943 y dado de alta el 17 de enero de 1945.
Apenas pudo entrar en combate en la Segunda Guerra Mundial, y su única misión destacable en la posguerra fue el transporte de prisioneros entre Canadá y Australia antes de su retorno al Reino Unido, causando baja el mes de abril de 1947.
Un año después, concretamente el 1 de abril de 1948 sería vendido a Holanda y renombrado HMNLS Karel Doorman con numeral R-81.

Karel_Doorman_640

 

El HNLMS Karel Doorman nombrado en honor al contraalmirante Karem Willem Frederik Marie Doorman (1889-1942), muerto en la Batalla del Mar de Java, fue el segundo buque en llevar este nombre, sirvió en la Real Armada de Holanda en un periodo de 20 años. En estos 20 años de servicio destaca la crisis del canal de Suez, o la Operación Trikora.

 

Operación Trikora

En 1949 las Indias Orientales Neerlandesas se independizaron como Indonesia, excepto el territorio de Nueva Guinea Occidental retenido por el gobierno de Holanda. En 1959 se celebraron elecciones resultando vencedora la idea de la independencia, y el mismo gobierno holandés facilitó el camino para ello. El 18 de diciembre de 1961 Indonesia intento invadir el territorio de Nueva Guinea Occidental, provocando escaramuzas militares entre ambas naciones. Holanda envió a la flota, portaaviones Karel Doorman incluido, por otro lado la fuerza aérea de Indonesia se armó con aviones de procedencia soviética, en concreto bombarderos Tupolev Tu-16 Badger armados con misiles anti buque AS-1 Kennel, su objetivo era el portaaviones Karel Doorman.
El ataque finalmente no se llevó a cabo al entrar en vigor el alto el fuego entre ambas naciones.

Tupolev_Tu16_Badger
Tupolev Tu-16 Badger

Su componente aéreo original lo formaban 24 aviones ingleses provenientes de la Segunda Guerra Mundial como los Fairey Firefly, Hawker Sea Fury o Supermarine Sea Otter, más tarde se añadió un helicóptero Sikorsky S-51.

Karel_Doorman_deck
Hawker Sea Hawks y Grumman TBM Avenger en la cubierta de vuelo del HNLMS Karel Doorman

A partir de 1958 embarcaba 14 aviones antisubmarinos Grumman TBM Avenger, 10 reactores Hawker Sea Hawk y helicópteros Sikorsky S-55.

En su último periodo operativo, asumió tareas de patrulla antisubmarina dentro de la OTAN, su componente aéreo entonces era de 17 Grumman S-2 Trackers y 6 helicópteros Skikorsy S-58.

Ya a finales de los años 60, las misiones antisubmarinas asignadas a la Real Armada de Holanda fueron reemplazadas por helicópteros basados en fragatas y aviones de patrulla marítima con base en tierra, por lo que resultaba costoso el mantenimiento del portaaviones decidiendo darlo de baja.

El 15 de octubre de 1968 fue comprado por la Armada de Argentina y renombrado ARA 25 de Mayo con numeral V-2.

ARA_25_de_mayo
ARA 25 de Mayo (imagen vía hazegray.org)

El ARA 25 de Mayo V-2 nombrado en honor a la revolución de mayo de 1810, estuvo operativo entre los años 1969 a 1997, vino a substituir al anterior portaaviones ARA Independencia V-1 (ex HMS Warrior R-31) también de la clase Colossus operativo entre los años 1958 a 1970.

En 1978 participó en la Operación Soberanía en la que fuerzas militares argentinas tenían la intención de invadir Chile. Tras la anexión por parte del Chile de las islas Picton, Nueva y Lennox el 22 de mayo de 1977.

El mando militar argentino quiso utilizar el portaaviones en misión de apoyo para la recuperación de estas islas y definir una nueva frontera con su vecino. Curiosamente la acción militar ya en marcha la paró el Papa Juan Pablo II.

En 1982 participó con el apoyo aéreo de sus aviones a la invasión de las islas Malvinas. El primero de mayo del mismo año sus aviones de alerta temprana S-2 Trakers detectaron la flota inglesa liderada por el portaaviones HMS Hermes, el plan era atacarlos con sus cazas A-4Q Skyhawk pero no pudieron lanzar sus aviones a causa del escaso viento, los aviones iban muy cargados de bombas y necesitaban un mínimo de viento de proa para lanzarlos.

ARA_25_de_Mayo_deck_640
Aviones A-4Q Skyhawks en el ARA 25 de Mayo

Después de que el submarino HMS Conqueror hundiera al crucero argentino ARA General Belgrano, se decidió emplazar a los aviones embarcados en la base terrestre de Rio Grande en Tierra de Fuego, desde donde realizaban sus acciones de ataque, mientras que el portaaviones regresó a su base de Puerto Belgrano.

Más tarde en 1983, el portaaviones fue modificado para embarcar al caza naval francés Dassault Super Etendard, más capaz que los A-4 Skyhawk en determinadas misiones.

Ante la imposibilidad por parte de la Armada argentina de obtener los recursos económicos necesarios para modernizar al portaaviones se lo dio de baja en el año 1997.
Su última misión fue el destinarlo como base de piezas de recambio para el portaaviones brasileño Minas Gerais A-11. Lo que quedó de él fue vendido para desguace.

Su ala aérea embarcada original consistía en 24 aeronaves de los tipos: F9F Panthers y F9F Cougars de origen norteamericano. Más adelante serian reemplazados por los cazas ligeros A-4Q Skyhawks, Dassault Super Etendard, S-2 Tracker antisubmarinos y helicópteros Sikorsky Sea King.

Karel_Doorman_patch
Parche del portaaviones Karel Doorman

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s