Un pequeño barco muy atareado

El día 5 de marzo de 1966 entraba en visita de cortesía el buque de rescate submarino USS Petrel ASR-14 al mando del teniente comandante Max Alan Harrell, escala habitual con marinos ya habituales en Barcelona desde que se estableció el puerto de la ciudad Condal como base de descanso de las unidades de la Sexta Flota norteamericana, pero esta escala tenía algo especial.

USS_Petrel_2
USS Petrel ASR-14 (imagen vía Navsource.org)

Pocas semanas antes el USS Petrel participó de manera muy activa en la recuperación y traslado de una de las cuatro bombas que cayó al mar en lo que se llamaría “el incidente de Palomares”

El USS Petrel ASR-14 es el tercer buque en llevar este nombre de un ave marina, pertenecía a la clase Chanticteer construido en los astilleros norteamericanos de Savannah Machinery and Foundry Co. en Savannah (Georgia), siendo botado el 26 de septiembre de 1945 y dado de alta el 24 de septiembre de 1946.
Tenía un desplazamiento de 1.809 toneladas, con una eslora de 76,61 metros por 13 metros de manga y 4,3 metros de calado. Lo propulsaban cuatro motores diesel General Motors modelo 12-567 de 3.000 shp. a un eje, su velocidad máxima era de 14,5 nudos.
Su armamento era de tipo defensivo con 1 montaje sencillo de 76 mm. y 4 sencillos de 20 mm. Su dotación, 63 tripulantes.

El día 17 de enero de 1966 un bombardero estratégico B-52G mientras repostaba combustible de un avión KC-135 sobre Palomares, colisionó contra el avión nodriza destruyéndose ambos aparatos. En la colisión perecieron los cuatro tripulantes del avión KC-135, más tres tripulantes del bombardero, los otros cuatro lograron salvarse.

B52_KC135
Avión cisterna KC-135 y bombardero B-52 repostando en vuelo

El B-52G, proveniente de la frontera turco-soviética se dirigía a su base de Seymour Johnson en Carolina del Norte. Su carga bélica consistía en cuatro bombas termonucleares B-28 o Mk. 28 modelo 5 de caída retardada con paracaídas, con una potencia explosiva cada bomba de 1,45 megatones. Tres cayeron en tierra y una en el mar. De las tres bombas que cayeron a tierra, una se encontró en relativo buen estado cerca de la desembocadura del rio Almanzora; las otras dos debido al impacto detonaron la carga explosiva que inicia la detonación nuclear, la explosión esparció materiales radiactivos en una amplia zona, una se encontró en un solar del pueblo y la otra en una sierra aledaña.
La última bomba se presupone que durante la caída se le desplegó el paracaídas y cayo suavemente en el mar.

B28
Bomba atómica del tipo B28

El 22 de enero de 1966 la Fuerza Aérea norteamericana (USAF) contacta con la marina de los Estados Unidos (US Navy) para que le ayude a recuperar la bomba caída al mar, esta operación queda al mando del realmirante L.V. Swanson, el capitán Willard Franklyn Searle y el doctor John P. Craven, este último diseñó un plan matemático para la localización de la bomba.

 

En principio se sabía donde había caído la bomba aproximadamente gracias a un pescador que faenaba por la zona y vio como caía. Este pescador era Francisco Simó Orts o también llamado “Paco el de la bomba”.

paco_bomba
Francisco Simó Orts o “Paco el de la bomba”

En la supuesta zona de caída se desplegaron los dragaminas norteamericanos USS Pinnacle MSO-462, en donde iba embarcado “Paco el de la bomba” que guio al buque hasta el lugar de la caída, y el USS Sagacity MSO-469. El artefacto nuclear fue localizado por el sonar del USS Pinnacle y confirmado por el del USS Sagacity.

A partir de este momento se organiza el dispositivo para rescatar a la bomba, al mando del rescate está el capitán Willard Franklyn Searle, ingeniero y buzo. Los buques encargados de transportar y dar soporte a los buzos fueron los USS Hoist ARS-40, USS Petrel ASR-14 y USS Tringa ASR-16. Casualidad o no, los USS Hoist y USS Petrel un año antes habían estado realizando ejercicios de recuperación de misiles Polaris, ASRCOC y SUBROC, por lo que ya tenían experiencia en el rescate de este tipo de ingenios.
Los buzos realizaron inmersiones a cotas de entre 37 a 110 metros pero la bomba se hallaba a 880 metros de profundidad, por lo que se necesitaba otro tipo de medio para llegar a ella.

Desde los Estados Unidos y a bordo del buque de asalto anfibio USS Plymouth Rock LSD-29, llegaron dos mini submarinos, el DSV Alvin y el Aluminaut, con ellos pretendían llegar a esa profundidad, verificar el estado de la bomba además de evaluar el método para para subirla a la superficie.

Alvin_(DSV-2)_port_bow_view
DSV Alvin

El mini submarino Alvin fue construido en 1964 por General Mills Electronics Group en Minneapolis (Minnesota), tiene un desplazamiento de unas 17 toneladas y una eslora de 7,1 metros. Es de propulsión eléctrica, con una velocidad máxima de 2 nudos y una autonomía de 72 horas para tres tripulantes. Su cota de inmersión en pruebas es de 6.500 metros.
A fecha de hoy el DSV Alvin sigue en servicio, es operado normalmente por la US Navy y la Institución Oceanográfica Woods Hole.

Aluminaut
Mini submarino Aluminaut

El Aluminaut construido en 1964 por Reynolds Metals Company, fue el primer submarino construido enteramente de aluminio del mundo. Desplazaba 80 toneladas y tenía una eslora de 16 metros. La propulsión eléctrica le daba una velocidad de 2 nudos y una autonomía de 32 horas, su dotación era de 3 tripulantes y de 3 a 4 científicos. Su cota de inmersión, 4.600 metros.
El mini submarino se retiró del servicio activo en 1970, y permanece conservado como buque museo en el Museo de Ciencia de Virginia en Richmond.

CURV-I
CURV-I

Después de dos meses y medio los mini submarinos localizaron por fin la bomba y se procedió a su rescate. Para ello se utilizó un mini submarino no tripulado llamado CURV-I (Cable Controlled Underwater Recovery Vehicle o vehículo submarino de recuperación controlado por cable) dirigido desde el USS Petrel, este tipo de mini submarinos se utilizan principalmente para recuperar torpedos en el fondo del mar lanzados en prácticas de tiro.

 

El 23 de marzo de 1966 un submarinista del USS Hoist fue herido de gravedad al soltarse un cable durante las operaciones de rescate, ese cable prácticamente le seccionó la pierna por debajo de la rodilla, el submarinista herido era Carl Brashear. La historia de este submarinista inspiraría la película “Hombres de honor” del año 2000.

El 7 de abril de 1966 mediante el CURV-I y asistido por submarinistas se consiguió recuperar la bomba y depositarla en la cubierta de popa del USS Petrel. Desde Nápoles se desvió al buque de apoyo USS Cascade AD-16 en donde se trasladó la bomba para ser llevada de vuelta a los Estados Unidos.

CURV-I_H-bomb_Petrel
Bomba recuperada a bordo del USS Petrel (imagen vía Navsource.org)

A pesar de que el ejército norteamericano, descontaminó las aéreas en donde cayeron las bombas en tierra, aun quedan amplias zonas contaminadas en toda la zona y así seguirán durante varios miles de años.

manuel_fraga_baño_palomares
Icónica imagen de Manuel Fraga bañándose en las playas de Palomares con el fin de aumentar la confianza al turismo y a la población local

El USS Petrel colaboraría en más misiones de rescate en el fatídico año de 1968 en donde desaparecieron cuatro submarinos de distintas naciones: el INS Dakar israelí, el francés FS Minerve S-647, el norteamericano USS Scorpion SSN-589 y el soviético K-129.

Compo_subs
INS Dakar – FS Minerve – USS Scorpion

El INS Dakar desapareció el 9 de enero de 1968, se hundió por causas desconocidas sin ningún superviviente. No se localizaría el pecio del submarino hasta 31 años después entre Chipre y Creta. En 1999 se recuperaría parte de la vela para ser expuesta en el Museo Naval de Haifa.

El submarino francés FS Minerve S-647 desapareció el 27 de enero de 1968 con 52 tripulantes. En esta operación de rescate participó un amplio dispositivo de la marina de guerra francesa incluyendo al portaaviones francés FS Clemenceau R-98 y los mini submarinos SP-350 Denise y Archimède supervisado por el científico Jacques Costeau, por parte de la US Navy fueron los buques USS Mizar T-AGOR-11 y USS Petrel. La única pista que se tiene de su posición fue una anomalía en los sismógrafos de la zona próxima a la base naval de Tolón, se supone que esa anomalía indica el momento de la posible implosión del submarino a unos 20 kilómetros al sur de la base. El Minerve a fecha de hoy aun no ha sido localizado.

Por último el USS Scorpion SSN-589 desapareció el 27 de mayo de 1968 con 89 tripulantes sin ningún superviviente, localizado a mas de 3.000 metros de profundidad a 400 millas al sur oeste de las islas Azores con signos evidentes de una implosión al cruzar la profundidad de aplastamiento, la sala de máquinas se encontraba 15 metros adelantada desde su posición hacia la proa.

El buque de rescate submarino USS Petrel ASR-14 fue dado de baja el 30 de septiembre de 1991 y en el año 2003 fue vendido para desguace.

USS_Petrel_patch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s