El planero Ártabro y su evolución en la Armada

El día 16 de julio de 1955 fue una jornada un tanto especial para la ciudad de Barcelona, tanto en tierra como en mar se prepararon distintos eventos, por un lado en la mar se celebró la festividad de la Virgen del Carmen, en el puerto el Ayuntamiento de Barcelona ofrecía la bandera de combate al nuevo dragaminas Llobregat y en la montaña de Montjuich se inauguraban los II Juegos Mediterráneos.

El puerto estuvo bastante concurrido los días previos y hasta el mismo día 16, por sus muelles pasaron diversos transatlánticos de línea como los italianos Saturnia y Vulcania, el norteamericano Excambion, el moderno francés Bretagne, el argentino Corrientes o los españoles Cabo de Buena Esperanza y Satrústegui.

Para la entrega de la bandera de combate al dragaminas Llobregat estuvieron presentes también el minador Eolo con base en Barcelona y el buque hidrográfico Juan de la Cosa; estos buques de la Armada también participaron en la festividad de la Virgen del Carmen; el día 14 y seguramente por otros motivos, llegaría el buque norteamericano USS Alstede (AF-48); el 15 lo haría el buque escuela griego Armatolos, cuya dotación se uniría a los festejos de los Juegos Mediterráneos; y el día 19 se recibiría la visita del siempre bello Amerigo Vespucci.

Nodo
La entrega de la bandera de combate al dragaminas Llobregat quedó reflejada en el noticiario No-Do del 1 de agosto de 1955, pulsa en la imagen para ver el vídeo (RTVE)

Esta entrada está dedicada al más discreto y singular buque hidrográfico Juan de la Cosa, nacido para servir como buque de expedición al río Amazonas liderado por el piloto Francisco Iglesias Brage. Tan ambiciosa expedición sufrió varios retrasos y finalmente fue cancelada, quedando el buque sin misión y cedido a la Armada.

El buque Juan de la Cosa

Fue construido originalmente como Ártabro por el gobierno de la II República y para el Patronato de la Expedición Iglesias, este fue un buque planero único en su género destinado a realizar el proyecto científico español más ambicioso hasta la fecha, explorar el río Amazonas.

Esta expedición iría liderada por el piloto de aviación Francisco Iglesias Brage, el cual se hizo famoso al intentar batir el récord de distancia de vuelo ininterrumpido logrando la segunda mejor marca. La fama del aviador ferrolano le sirvió al Gobierno de la República para conseguir los apoyos y los fondos necesarios para iniciar esta empresa la cual requería de la construcción de un buque especializado.

Este nuevo buque estaba diseñado para navegar en cualquier tipo de mar, tanto tropical como polar, por este motivo se le reforzó su proa y se lo dotó de doble casco para evitar y a su vez poder resistir el impacto de cualquier objeto en el agua, de esta forma podrían evitar una inundación en caso de avería en los fondos.

Disponía de los últimos adelantos tecnológicos de la época como su propulsión diésel-eléctrica y de igual manera equipaba los mejores instrumentos para una navegación segura. Sus instalaciones interiores iban a la par con la misión a efectuar con varios laboratorios, una biblioteca u oficina, un pequeño hospital con quirófano, además de las dependencias de la dotación y el equipo científico. Se incluía además un hangar situado a popa con capacidad para dos hidroaviones, el Patronato adquirió diversos aviones de los modelos De Havilland DH.60G-III Moth Major y De Havilland DH.83 Fox Moth, estos aviones fueron modificados con un par de flotadores a modo de hidroavión, e irían almacenados con las alas plegadas en un hangar a popa los cuales serían muy útiles para explorar tierra firme en donde lógicamente el buque no pudiera llegar.

Planos cubiertas Artabro
Planos interiores de la cubierta principal y la segunda cubierta
Artabro perfil
Perfil del Ártabro

Su construcción se encargaría a los astilleros valencianos de Unión Naval de Levante, siendo botado el 16 de febrero de 1935 con el nombre de Ártabro.

Artabro 07
Botadura del Ártabro (Vida y Vidal Corella vía Mundo Gráfico)

En el momento de su construcción el Ártabro tenía un desplazamiento en carga de unas 800 toneladas, con una eslora máxima de 57,30 metros por 10,80 metros de manga y un calado en carga de 2 metros.
Su propulsión sería diésel-eléctrica con dos motores diésel conectados a dos generatrices, su motor eléctrico daría 500 caballos de potencia a 300 revoluciones por minuto funcionando a 440 voltios de tensión, su velocidad máxima en pruebas sería de 9,59 nudos y con una autonomía de 3.000 millas a 9 nudos. Dotación, 50 tripulantes.

En junio se realizarían las pruebas de mar con una breve navegación hacia Palma superando las máquinas del buque el ensayo dando 10 nudos más de velocidad según el diseño original.

Se cancela la expedición

Dispuesto todo el buque y dotación espera la orden para zarpar en diciembre de 1935 mas nunca llegó a ocurrir. El gobierno de la República española y todo el país en general no estaban en su mejor momento y suficientes problemas tenían como para financiar una expedición tan ambiciosa al Amazonas, a todo esto se le añadieron problemas internos dentro del Patronato de la expedición, por tanto el 24 de marzo de 1936 se decidió cancelar la misión y el Ártabro se quedaba sin ningún uso deteriorándose lentamente en el puerto de Valencia.

Disuelto el Patronato de la Expedición Iglesias y liquidado todo el material, se cedió el Ártabro al Ministerio de Marina que lo destacó a la Base Naval de Cartagena y allí lo alcanzaron los acontecimientos del 17 de julio de 1936. En manos del gobierno de la República fue militarizado y adaptado para ser utilizado como buque hospital, cambiando su destino de Cartagena a Málaga.
El 12 de diciembre de 1936 el submarino alemán U-34 atacaba y hundía al submarino republicano C-3, en su ayuda zarpó el buque hospital Ártabro logrando rescatar a los únicos tres supervivientes del naufragio.

Y en Málaga fue donde su dotación, para prevenir que cayera en manos de las tropas del bando sublevado, causó su hundimiento en el mismo puerto el 7 de febrero de 1937, para ser reflotado el 16 de febrero y finalizada la guerra serviría en la Comisión de la Armada para el Salvamento de Buques.

Artabro 01
El Ártabro fondeado en el puerto de Málaga en fecha desconocida (Biblioteca Nacional de España)
Artabro 06
El Ártabro fondeado (A.Aguilera vía Armada Española)

En 1940 sería modificado para usarse como buque colonial. Y de 1942 a 1949 el Ártabro tendría distintos destinos y usos, pasando por las bases de Puntales, Cartagena y Marín ejerciendo como buque de apoyo a lanchas torpederas y hasta como buque residencia de jefes y oficiales de la Escuela Naval Militar.

Armada-alzado 02
Perfil del Ártabro como buque de la Armada, se le añadieron dos cañones de 76 mm. a proa y dos ametralladoras de 20 mm. a popa (Armada Española)

El 25 de julio de 1949 por orden del Ministerio de Marina el Ártabro cambia su nombre a Juan de la Cosa en honor al cartógrafo y navegante español en los primeros viajes del descubrimiento de América y autor del mapa más antiguo conservado en donde aparece el continente americano. El nuevo buque Juan de la Cosa también cambiaría su misión, ahora sería un buque hidrográfico algo mucho más cercano para lo que había sido construido.

Juan de la Cosa 01
El planero Juan de la Cosa entrando en el puerto de Barcelona (Galilea)

Como buque hidrográfico participó en diversas comisiones cartográficas, como las que realizó en aguas catalanas y de las Baleares con base en Barcelona hasta 1952.

Juan de la Cosa 02
El Juan de la Cosa con la dotación adornando candeleros y pasamanos por el lado de babor (Galilea)

Especial protagonismo tuvo el buque hidrográfico Juan de la Cosa durante el incendio a bordo del buque de carga Vesper con bandera panameña el día 15 de diciembre de 1965. El Juan de la Cosa acudió rápidamente a la llamada de socorro del Vesper, a la zona ya había acudido el carguero noruego Rubistream que logró poner a salvo a la tripulación del buque panameño, tan solo quedaba controlar el incendio para salvar el buque y su carga. Para esta tarea subió a bordo un grupo de marinos españoles y durante la localización del origen del incendio y posterior extinción resulto herido de gravedad al jefe de máquinas del Juan de la Cosa, el capitán D. Carlos García López.
Extinguido el incendio intentaron remolcar al Vesper a Cartagena mas las heridas de su jefe de máquinas requerían una urgente hospitalización en tierra, por tanto se pidieron refuerzos y a la zona acudió el remolcador de la Armada RA-3. Una vez asegurado el remolque del Vesper el buque Juan de la Cosa puso rumbo a toda máquina hacia Cartagena.

El relevo

La vida operativa del buque planero Juan de la Cosa llegó a su fin en 1975 con la entrada en servicio de los nuevos buques hidrográficos de la Armada Malaspina (A-31) y Tofiño (A-32), así como los pequeños de la clase Castor. Con estos nuevos buques se retiraron progresivamente los antiguos Malaspina (1935), Tofiño (1933), Xauen (1922) y Juan de la Cosa (1934), dotando al Instituto Hidrográfico de la Armada de medios mucho más modernos y capaces.

Malaspina A31
Buque hidrográfico Malaspina (A-31) al que ya le toca un relevo

 

Más información:
“El Proyecto Ártabro” de Guillermo López Sánchez disponible para consulta en línea en Calaméo
Crónica de la Expedición Iglesias al Amazonas “la botadura del Ártabro” disponible en la Biblioteca Nacional Hispánica
Artículo “La expedición del Ártabro al Amazonas: de la ilusión al desencanto” de Francisco Font Betanzos publicado en la Revista de Historia Naval de 2016 Nº 133

Los delfines de la Armada española

El día 15 de enero de 2003 hacía su entrada al puerto de Barcelona, por última vez, el submarino Narval (S-64) de la Armada española al mando del capitán de corbeta D. Mauricio de la Gándara y García. El submarino fue conducido hábilmente con ayuda del práctico hacia el interior del puerto en donde tenía reservado para él un amarre en el Muelle del Maremagnum, allí amarró sus cabos de babor hasta el día 17 de enero.

Narval 01
El Narval listo para ser visitado (Antoni Casinos Va)

El Narval se encontraba realizando un crucero de despedida como paso previo a su baja definitiva de la Lista Oficial de Buques de la Armada y durante esta breve escala, el público que lo deseara, pudo visitarlo y despedirse de él.

Este submarino perteneció a la clase Daphné de submarinos de origen francés y su adquisición supuso un revulsivo para la Armada española así como para los astilleros españoles que no construían un submarino propio desde 1933.

La clase Delfín

La adquisición de estos submarinos se originó en el lejano Plan General de la Armada de 1965, entre otros proyectos se propuso la adquisición o construcción de dos portaaviones, dos cruceros, cuarenta escoltas entre destructores y fragatas y se incluían ocho submarinos.
La industria naval española no construía submarinos desde la lejana clase D y se barajaron distintos proyectos extranjeros, algunos de ellos fueron los submarinos ingleses de la clase Oberon o los Dolfijn holandeses, pero hubo otro proyecto que parecía que se adaptaba más a las necesidades de la Armada, estos eran los nuevos submarinos de la clase Daphné francesa.

Finalmente se aprobó la adquisición de cuatro submarinos que se construirían en las instalaciones de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena con la asistencia francesa constituyendo una nueva clase en la Armada denominada Delfín.

Marsopa 01
Submarino Marsopa luciendo un curioso color gris, en su proa llevaba el pequeño domo original con el sonar DUUA-1 (Bazán)

Estos nuevos submarinos serían los sustitutos perfectos de los dos supervivientes de la clase D (D-2 y D-3), al solitario de la clase G (G-7) y al apodado como “el treinta y único” el submarino Almirante García de los Reyes (S-31).
Los componentes de esta nueva clase recibirían los nombres de animales marinos siendo el cabeza de serie el Delfín (S-61), seguido por el Tonina (S-62), Marsopa (S-63) y Narval (S-64), todos ellos con base en Cartagena.

Narval 02
Lucieron su marca de costado o numeral en la vela hasta 1987, en este caso su numeral indica que se trata del Narval (Casaú – Region de Murcia Digital)

Los Daphné se caracterizaron por tener unas grandes dotes para las misiones antisubmarinas gracias a su sigilo, su gran panoplia de armas y sensores embarcados. Su cota máxima de inmersión era superior a los 300 metros y la de colapso de 575 metros.
La Armada española no fue la única en adquirirlos, además de la francesa con 11 unidades las marinas de Pakistán (4), Portugal (4) y República Sudafricana (3) también se hicieron con ellos.
Y uno de ellos fue probado en combate, el Hangor (S-131) pakistaní que hundió a la fragata Khukri (F-149) de la marina de la India.

En 1975 se abrieron negociaciones para la venta de cuatro submarinos construidos en España para Libia, pero por problemas polítco-económicos la venta fue cancelada; algo similar sucedió con la posibilidad de la construcción de otros tres submarinos para Sudáfrica a principios de los años ’80, en este caso la política anti-apartheid del gobierno español canceló la operación en favor de astilleros franceses.

El Narval

Debe su nombre por una especie de cetáceo que habita en los mares del Ártico y el norte del Océano Atlántico cuya característica física más notable es la de poseer, los machos, un largo colmillo retorcido que puede llegar a medir dos metros de longitud.

S60 Perfil
Perfil de Julio Martínez Pillet vía u-modelismo.com

Fue construido por los astilleros de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena, siendo botado el 14 de diciembre de 1972 y entregado a la Armada el 22 de noviembre de 1975.

Desplazaba 869 toneladas en superficie y 1.043 toneladas en inmersión, su eslora era de 58,8 metros por 6,75 metros de manga y 5,25 metros de calado máximo.

Era propulsado por dos motores diesel SEMT-Pielstick 12 PA 4V 185 de 1.224 hp. y dos motores eléctricos Jeumont-Schneider de 1.300 bhp. Su velocidad máxima era de 13,5 nudos en superficie o 9,8 nudos con snorkel y 16 nudos en inmersión durante breves periodos.

Delfin 01
Algunos mástiles con el periscopio, radar y antenas de comunicaciones en lo alto de la vela del submarino Delfín (colección Josep de Dios)

Su autonomía dependía del tipo de navegación con unas 2.464 millas náuticas a 11,2 nudos, 4.500 millas a 5 nudos o 26,57 millas con baterías a 13,6 nudos. Disponía de víveres para 30 días, oxígeno para 206 horas y carga eléctrica en sus baterías para 56 horas. Cota de inmersión de más de 300 metros. Dotación, 54 tripulantes entre oficiales, suboficiales y marineros.

Su armamento constaba de 12 tubos lanzatorpedos de 550 mm. sin torpedos de reserva, 8 tubos en proa y 4 en popa, para lanzar torpedos de los tipos F-17 Mod. 2, F-17 filoguiados, E-18 y L-5 Mod. 4 cortos, así mismo era capaz de desplegar minas Thomson-Sintra MCC-23D/TSM3510.

Marsopa 02
Cámara de torpedos de proa del submarino Marsopa (Jordi Montoro Andreu)
Marsopa 07
Tubo lanzatorpedo de popa del submarino Marsopa (Jordi Montoro Andreu)

Sus sistemas electrónicos principales constaban de un sonar activo/pasivo DUUA-2A en el domo de proa y otro pasivo DSUV-22A, un telémetro acústico pasivo CIT-Alcatel DUUX-2, un radar DRUA-31 o -33A,  sus sistemas de contramedidas electrónicas incluían el ESM Thorn EMI Manta, un detector de radar ARUR-10B. Otros equipos eran  un goniómetro DUUG-1 y un analizador de frecuencia AUUD; sistemas de transmisión mediante HF y VUHF, dos teléfonos submarinos BF/UF, sondadores para pequeña y gran profundidad, radio navegador Decca/Loran, compás giroscópico y magnético, baticelerímetro y un emisor/receptor IFF.

Marsopa 04
Después de su modernización se sustituyo el sonar DUUA-1 por el DUUA-2A mucho más voluminoso (Jordi Montoro)

A su entrada al servicio activo participó en numerosos ejercicios tanto nacionales como extranjeros, recibiendo su bandera de combate en Valencia el 24 de marzo de 1979 donada por la Diputación Provincial de Valencia, pero antes tuvo que sufrir uno de los mayores sobresaltos de la Armada desde el trágico accidente del submarino C-4 en junio de 1946.

La tarde del 10 de junio de 1976 el submarino Narval se encontraba realizando unos ejercicios en el Mar Balear junto a la 21ª Escuadrilla de escoltas. En inmersión a más de 200 metros de profundidad el submarino sufrió una vía de agua al saltar una válvula, la presión que ejercía el mar sobre el casco era de más de 20 atmósferas lo que provocó que se pulverizara el agua.

Marsopa 06
La austera y a su vez compleja estación de control de los submarinos de la clase Delfín, en este caso del Marsopa (Jordi Montoro Andreu)

El capitán de corbeta Roberto Asuar no lo dudó ni un instante y siguió las instrucciones al pie de la letra, soltar los lastres de plomo e iniciar una emersión de emergencia. El submarino se desprendió de golpe de 8,65 toneladas de lastre en forma de lingotes de plomo sin contar los tanques de lastre que se soplaron, al variar la altura metacéntrica y el peso de la quilla hizo que la vela actuara como un timón provocando que el Narval ascendiera de las profundidades como un caballo desbocado dando bandazos con inclinaciones de hasta 60 grados. A estas dificultades hay que añadir que una emersión de este tipo se hace a ciegas sin saber exactamente que hay en el exterior. El contacto con la superficie no fue menos suave, experimentando dotación y submarino el famoso salto de “ballena herida” y por fortuna no había ningún buque en las proximidades.

Salto de la “ballena herida” efectuado por un submarino holandés, vía usuario Niepi de Youtube

No cabe duda que la rápida actuación del comandante salvó al submarino y a su tripulación, evitando de esta manera engrosar la lista de víctimas de sus hermanos franceses.

Marsopa 05
Los submarinos cuentan con una ayuda extra adicional, la Virgen del Carmen (Jordi Montoro Andreu)

El Narval fue protagonista de un hito en la Armada española, en diciembre de 1979 consiguió cruzar el Estrecho de Gibraltar a una cota superior a la periscópica en ambas direcciones, hasta ese momento tan sólo se había logrado en una dirección y a cota periscópica.
Y un hermano suyo, el Tonina, en noviembre de 1973 batió el record de permanencia en inmersión con 21 días en el trayecto de Tolón a Cartagena.

Otros hermanos de serie también tuvieron sus sustos, este fue el caso del submarino Delfín, cuando estando en la base de Cartagena se le disparó un torpedo de uno de los tubos de popa, el ingenio navegó a lo largo de la dársena cartagenera durante 400 metros hasta chocar contra el muelle de la Empresa Nacional Bazán. Al investigar lo sucedido se descubrió que una acumulación inadvertida de gases más la apertura de la compuerta provocó que el torpedo saliera libre, eso sí, sin propulsión propia.

Las mascotas

El submarino Narval se salvó por una breve pero divertida moda de pintar los domos de proa en donde se alojaba el sonar DUUA-2A. Dicha moda se inició después de las obras de gran carena del submarino Tonina (S-62) en 1985, durante esta gran carena se modernizaron algunos de sus equipos y el más notable fue sustituir el sonar DUUA-1 por el más voluminoso DUUA-2, esto requería instalar un domo mayor en la proa por encima de la línea de flotación a fin de proteger la antena del sonar. Tal y como cuentan, mucho más ampliamente en este artículo de la página web de el Snorkel, un día apareció en su domo un popeye pintado que entre sus manos sostenía un barco partido en dos, la moda se extendió al Delfín con evidentemente un delfín al que más tarde se le añadió una pipa y el Marsopa con un penitente típico de Semana Santa. Para la gran carena del Narval la moda ya estaba extinta y no hubo opción de verlo lucir con su mascota.

Mascotas
Mascotas del Marsopa con el nazareno y el popeye del Tonina (A.C.)

Los submarinos de la clase Delfín se mantuvieron operativos hasta los años 2003 a 2006, siendo los Delfín y Narval los primeros en causar baja en 2003, seguidos del Tonina en 2005 y del Marsopa en 2006.

Tonina - Diana
El submarino Tonina esperando su destino junto a la corbeta Diana

Todos fueron desguazados menos uno, el Delfín que permanece atracado en el puerto de Torrevieja como museo flotante y en continua exposición.

 

Parche Narval

 

 

Más información:
Puesta a flote del submarino Narval (S-64) en La Vanguardia española del 4 de diciembre de 1974.
Buques de la Armada española, Historiales (1700-2014) Ed. Fundación Alvargonzález
Artículo de Cristina Coello del 21 de enero de 2003 en La Voz de Galicia “El fin del submarino que nunca combatió
Artículo en la Wikipedia sobre los Planes navales de la Armada Española
Documentación y archivos personales de Camil Busquets en custodia del Museo Marítimo de Barcelona

Acorazado Pelayo, el solitario

La mañana del día 28 de abril de 1891 los barceloneses y todo aquel que estuviera pendiente de noticias provenientes de la mar, pudieron observar como desde los mástiles del telégrafo de Montjuich el vigía izaba las banderolas y bolas que correspondían a la llegada de una escuadra nacional. Esa mañana un espeso banco de niebla impedía atisbar cualquier buque en aproximación al puerto y además imposibilitaba una maniobra segura de entrada, el vigía dada su privilegiada situación en lo alto de la montaña pudo percibir a tres buques de guerra parados frente al puerto de Barcelona que lucían la bandera española y pudo identificarlos, estos eran el acorazado Pelayo, y los cruceros Reina Regente e Isla de Luzón.

Pelayo 02
Acorazado Marceau (Marius Bar)

A partir de las ocho y media comenzaron a entrar en el puerto los buques de guerra, comenzando por el Pelayo, diversos curiosos se dirigieron a la escollera del este para contemplar la entrada de la Escuadra española y prestaron especial atención a este nuevo visitante, esta era la primera visita del acorazado Pelayo a la ciudad Condal y nadie quiso perderse esta oportunidad.

Reina Regente 01
Crucero Reina Regente (485F Museo Marítimo de Barcelona)

El Pelayo quedó fondeado frente a la argolla de la escollera del Este, a su estribor fondeó el Reina Regente y el Isla de Luzón repitió la misma operación, pasando a fondear más tarde frente al embarcadero de la Paz. Finalizadas las operaciones de fondeo pasaron a bordo del Pelayo el comandante de Marina en Barcelona acompañado de su ayudante y del comandante del cañonero Pilar para saludar al comandante del acorazado el capitán de navío Antonio Terry y Ribas.

Isla de Luzon 01
Crucero Isla de Luzón (14263F Museo Marítimo de Barcelona)

Esta Escuadra provenía de Mahón y permanecería en la ciudad Condal hasta el día 11 de mayo, su crucero los llevaría a recalar en los puertos de Tolón, La Spezia, Nápoles, Rodas, Chío, El Pireo y el puerto de Alejandría.

Durante la estancia de la Escuadra española en el puerto de Barcelona los buques de guerra estuvieron abiertos al público, al no estar atracados al muelle de punta o de costado dificultaba el acceso a los mismos, teniendo que utilizar el público todo tipo de embarcaciones para acceder a ellos. La dársena del puerto era un constante ir y venir de embarcaciones y golondrinas a y desde los buques de guerra con especial atención en el acorazado. La tarde del día 5 de mayo la banda de música del acorazado Pelayo deleitó al público con algunas piezas de Aida entre otras.

El Pelayo

La construcción del acorazado Pelayo fue promovida por el Almirante Antequera y motivada por la necesidad de defender los intereses nacionales en ultramar. El ingeniero naval francés Amable Lagane se encargó del diseño y construcción del acorazado basándose en los acorazados pre-dreadnought de la clase Marceau.

Marceau 01
Acorazado Marceau (Marius Bar)

El Pelayo fue construido por los astilleros franceses de Forges et Chantiers de la Mediterranée en La Seyne (Tolón) por un precio de 22.000.000 de pesetas sin contar con el armamento, sería botado el 5 de febrero de 1887 y entregado a la Armada el 9 de septiembre de 1888.

Pelayo 06
El Pelayo listo para su botadura (Naval Historical Center)

Para poder alcanzar por ejemplo, Filipinas, debía de transitar por el Canal de Suez, para ello el ingeniero francés dotó al Pelayo de un menor calado. Como muchos buques de guerra de la época su propulsión habría sido mixta, a vapor y a vela, el diseño original contemplaba que en su arboladura pudieran izarse velas pero se desestimó más adelante quedando tan sólo los mástiles con cuatro cofas.

Pelayo 01
Este fue el segundo buque de la Armada en llevar este nombre en honor al primer monarca del reino de Asturias Don Pelayo (685-737)

Su casco disponía de un doble fondo estanco con un revestimiento interior con chapas de acero y dividido en 98 compartimientos celulares estancos y por encima del doble fondo interior, 16 de ellos trasversales aíslan perfectamente los unos de los otros. En conjunto el buque presentaba 145 células estancas que le aseguraban casi por completo contra cualquier avería que pudiera ocasionar en él la explosión de un torpedo.

Pelayo 03
Acorazado Pelayo (colección Josep de Dios)

El Pelayo desplazaba 9.900 toneladas con una eslora de 105,6 metros por 20,2 metros de manga y 7,5 metros de calado. Era propulsado por 16 calderas Niclause en 4 grupos y 2 máquinas verticales Compound con una potencia de 6.000 a 8.000 caballos a tiro forzado a dos ejes, su velocidad máxima era de 16,7 nudos y su autonomía 3.000 millas náuticas a 10 nudos. Dotación, 520 tripulantes.

Su armamento principal lo constituían enteramente piezas diseñadas por González Hontoria, estas eran 2 cañones de 32 cm. en proa y popa en torres Canet, 2 de 28 cm. en los costados, 12 de 12 cm. (seis en cada banda sin protección) y 1 cañón de 16 cm. en la parte alta de la roda, también iba equipado con cañones de tiro rápido como 13 cañones revolver de 37 mm., 3 cañones Hotchkiss de 57 mm., 4 ametralladoras y 7 tubos lanzatorpedos.

Pelayo 05
Cañón Hontoria de 32 cm. con torreta Canet (Oleguer Junyent vía Aj. de Barcelona)

Su coraza no podía ser mejor, su cinturón blindado estaba compuesta por 30 planchas de acero Schneider de 45 cm. sobre la línea de flotación y algunas variaciones en proa y popa; el grosor del acero sobre el sollado era de 2 cm. y sobre él iban atornilladas las planchas del blindaje de la cubierta con un grosor de 7 cm.; las barbetas laterales disponían de una protección de 4 cm.; La resistencia de su protección fue de sobras demostrada, durante unas pruebas de su blindaje se le dispararon diversos proyectiles con un cañón de 270 mm. de la marina francesa, las ojivas se fragmentaron al impactar con la coraza del Pelayo dejando en ella tan sólo algunas grietas.

Pelayo 04
Cañones Hontoria de 12 cm. (28239F Museo Marítimo de Barcelona)

Una de sus primeras acciones como buque de guerra fue en Marruecos en septiembre de 1889, integrado en la Escuadra de Instrucción en aguas de Cádiz se les ordenó dirigirse a Marruecos, al Pelayo lo acompañaban el crucero Castilla y la fragata Numancia, más adelante se les unieron el crucero Isla de Luzón y la fragata Gerona.

Con el estallido de la guerra hispano-estadounidense el acorazado Pelayo fue asignado a la Escuadra de Reserva en Cádiz al mando del contraalmirante Manuel de la Cámara. Dicha escuadra estaba dividida en tres divisiones, estando el Pelayo en la Segunda División junto al acorazado guardacostas Vitoria y los cazatorpederos Audaz, Osado y Proserpina.

La misión principal de esta Escuadra de Reserva era la de acosar a las fuerzas navales norteamericanas y en especial al tráfico marítimo desde Nueva Escocia en Canadá hasta el Cabo San Roque en Brasil, sin embargo el gobierno decidió mandarla hacia Filipinas pasando por el Canal de Suez. Esta estaba compuesta por los acorazados Pelayo, el crucero Carlos V, tres destructores, dos cruceros auxiliares más tres cruceros de la Compañía Trasatlántica y dos cañoneros. Esta decisión fue un grave error ya que el canal estaba bajo control inglés y estos bajo presión norteamericana retrasaron a la flota española hasta lo indecible. Finalmente con la destrucción de la Escuadra de Cervera, la Escuadra de Reserva tuvo que volver a España.

Pelayo 07
El Pelayo en Barcelona en 1901 (Francesc Brunet vía Archivo Nacional de Cataluña)

Mostró el pabellón nacional en multitud de puertos, visitó el Pireo en 1891 en donde fue agasajado con la visita de los Soberanos griegos; en 1892 fue uno de los buques participantes en Génova de los festejos del cuarto centenario del descubrimiento de América; en 1895 junto al acorazado Infanta María Teresa y el crucero Marqués de la Ensenada para asistir a los festejos de la inauguración del Canal de Kiel; en 1901 asistió en Tolón a la visita del presidente francés Loubet y en 1903 estuvo en Lisboa para la visita del monarca inglés Eduardo VII; en 1904 viajaría a Vigo para recibir al Emperador Guillermo II de Alemania; su actividad bélica la desarrolló en Marruecos en donde sus cañones Hontoria fueron los protagonistas de diversos bombardeos a tierra en apoyo de las tropas del ejército español.

Pelayo 08
El acorazado Pelayo junto al submarino alemán UC-74 internado en el puerto de Barcelona en noviembre de 1918 (AFCEC)

En 1918 fue retirado de la Escuadra de Instrucción y al año siguiente quedó asignado como escuela de aprendices en Ferrol, en 1923 pasó a situación de desarme y causando baja el 1 de agosto de 1924 para ser desguazado en Holanda.

Pelayo 09
El Pelayo fue apodado como “el solitario” al ser el único en su clase (28247F Museo Marítimo de Barcelona)

 

Más información:
Llegada de la Escuadra de Instrucción a Barcelona en el diario La Vanguardia del día 29 de abril de 1891
Información completa del historial del acorazado Pelayo en Todoavante
Artículo de Ignacio García de Paredes Barreda “Los cañones Hontoria en los buques españoles”

Calarredes Cíclope A-13

El día 26 de mayo de 1989 llegaba al puerto de Barcelona un peculiar visitante el calarredes Cíclope A-13 y no venía sólo, junto a él llegó el grueso de la flota de la Armada española y de buques extranjeros que tenían que participar en la Revista Naval y en la posterior ceremonia de la entrega de la bandera de combate del portaaviones Príncipe de Asturias.

Ciclope 01
El Cíclope en aguas de Cartagena (Jordi Montoro)

El Cíclope fue una extraña, peculiar y única unidad de la Armada tanto como el nombre con el que se la bautizó desde 1983, aunque todo el mundo conocedor de su existencia lo denominaba como “el calarredes”.

Los calarredes

La defensa de los puertos y bases navales en periodo de guerra no es fácil y el poder bloquear la entrada a incursiones enemigas siempre ha sido un quebradero de cabeza para los ingenieros. En la antigüedad era suficiente con una red de cuerdas en la superficie lo suficientemente resistente como para bloquear el paso de cualquier embarcación o en algunos casos con hundir algunos barcos a la entrada del puerto bastaba para bloquearlo.

No obstante la aparición del torpedo y más tarde la del submarino en la guerra naval fue revolucionaria en todos los aspectos. Los submarinos con su sigilo podían penetrar en cualquier puerto sin ser vistos y lanzar una andanada de torpedos que podían hundir un barco con un solo impacto. Para los buques la única defensa existente en mucho tiempo fue la velocidad y rápidamente comenzaron a desarrollarse distintos métodos para intentar parar o al menos minimizar el daño de estas armas ya fuera con artillería, con bulges antitorpedos o redes de acero.

Pronto aparecieron buques especializados en el despliegue de redes metálicas que impedían el paso de los submarinos en los puertos.

Calarredes 02
Calarredes norteamericano en acción (Net and Boom Defences vía Maritime.org)
Redes 01
Redes empleadas para el bloqueo de puertos (Net and Boom Defences vía Maritime.org)

Estos eran capaces de calar redes metálicas convencionales o redes con avisadores, estas últimas alertaban a las fuerzas de defensa de la zona mediante boyas y/o bengalas cuando un submarino había cruzado la red bajo el agua e indicaban a los destructores en donde se hallaba el submarino enemigo para atacarlo.

Redes 02

La contramedida más común del enemigo fue la de dotar a los submarinos y torpedos con cuchillas en la proa para intentar, mediante este sencillo método, cortar las redes que impedían su paso.

Torpedo Whitehead Mk.V
Torpedo Whitehead con cuchillas para romper las redes (NH 84492 Naval Historical Center)

El Cíclope

El Cíclope es fruto de los pactos de asistencia mutua firmados entre Francia y Estados Unidos en 1943, este pacto se tradujo finalizada la Segunda Guerra Mundial en un préstamo para la construcción de seis calarredes basados en el diseño del AN-93 de construcción norteamericana.

P-306
Calarredes turco AG6 P-306, ex HNLMS Cerberus y ex AN-93 (Jane’s Fighting Ships)

La construcción de estos calarredes comenzaría en 1954 y se repartiría entre los astilleros de Chantier Naval en La Pallice, AC de Seine-Maritime en Le Trait y Chantiers Normandie Penhoët en Grand Quévilly. Los buques franceses construidos serían los Cigale, Criquet, Fourmi, Grillon y Scarabee.

Calarredes Fourmi
Calarredes Fourmi de la clase Cigale

Con la firma de los llamados Pactos de Madrid en 1953, en donde los Estados Unidos ayudaron al gobierno español militar y económicamente a cambio de poder instalar bases militares en territorio nacional, propició una modernización de los tres ejércitos y el Cíclope formaba parte de esa ayuda.

El nuevo calarredes fue el sexto de la clase Cigale construido, tras su transferencia a la Armada tan sólo se le conocía como CR-1 sin nombre oficial. La misión principal de este buque era la de calar y recoger redes para la defensa y protección de puertos y bases navales, para realizar su misión contaba en su proa con un gaviete voladizo en su proa por donde podía desplegar las redes y una amplia zona de trabajo.

Ciclope 02
Calarredes Cíclope (Jordi Montoro)

A su entrada al servicio fue destacado a la base naval de Cartagena e integrado en la Jefatura de los Servicios de Armas Submarinas.

Durante su vida operativa participó en distintos ejercicios navales nacionales y extranjeros y colaboró en multitud de ocasiones en otras tantas misiones para las que no había sido diseñado.

En agosto de 1965 acompañó a la nadadora Montserrat Tresserras durante su intento de batir el récord de permanecía en el agua por parte de una mujer, el calarredes convoyó a la nadadora y al bote que le daba asistencia, y durante la navegación el buque realizó diversas exploraciones a fin de encontrar una ruta libre de corrientes adversas.

En septiembre de 1978 el calarredes fue desplazado a la localidad costera de Blanes, ahí debería emprender la misión de izar los restos de una avión alemán Junkers Ju-88 derribado durante la guerra. Al parecer lo que quedaba de la aeronave entorpecía la actividad pesquera de la zona y la intención era la de liberar a la zona de ese molesto obstáculo.

En 1980 recibiría su nueva denominación abandonando el conocido CR-1 para convertirse en AC-01, poco después recibiría su nombre oficial de Cíclope convirtiéndose en el segundo buque de la Armada en llevar este nombre, en 1986 su numeral cambiaría al definitivo A-13.

Cíclope A-13 02
El Cíclope con su nombre y numeral definitivo (colección Josep de Dios)

En 1983 como ya sucediera con el portaaviones Dédalo en 1981, el Cíclope recibió por segunda vez su bandera de combate, cambiando la anterior por la constitucional. Para esta ceremonia se ofreció el Ayuntamiento de Palamós y el día 3 de diciembre de 1983 con el almirante jefe del Sector Naval de Cataluña Fernando de Salas Pintó más el gobernador militar de Girona y los alcaldes de Palamós, Calonge y Palafrugell, se le entregó la nueva bandera al calarredes Cíclope.

Y tras un complicado rescate de unos pescadores en aguas del Mar de Alborán, el calarredes fue nombrado “hijo predilecto” de la localidad de Carboneras lugar de donde eran los pescadores rescatados.

El Cíclope causaría baja oficial de las listas de la Armada el 29 de octubre de 1993, su destino no fue el desguace, su ultima misión sería la de colaborar en el adiestramiento con fuego real denominado ALFEX-03/SINKEX. En estos ejercicios combinados entre la Armada y el Ejército del Aire participó el grupo de combate Alfa con aviones del Ala 15, del Grupo 22 y del 462 Escuadrón del MACAN. En la última fase de estos ejercicios la flota se desplazó a aguas de Canarias en donde les esperaban los buques que debían hundir, estos eran el remolcador Cartagena, el calarredes Cíclope y  la lancha de desembarco A-07. Las distintas unidades de la Armada participantes lanzaron misiles Harpoon y Standard, un torpedo F-17, realizaron disparos con su artillería y se lanzaron diversas bombas, con el resultado obvio de los tres buques hundidos.

Ciclope 03

Especificaciones técnicas

Perfil Ciclope
Perfil vía Buques de la Armada española de Juan Luis Coello Lillo

Clase: Cigale
Tipo: Calarredes
Astillero: Ateliers et Chantiers Penhoet, Normanda, Francia.
Botadura: 28 de septiembre de 1954
Alta: 29 de julio de 1955
Desplazamiento: 837 Tm. a plena carga.
Dimensiones: 50,45 (con gaviete a proa) x 10,21 x 4,16 metros.
Propulsión: 2 motores diesel SCCM 18/V/16PA de 800 bhp. cada uno y dos motores eléctricos Jeumont de 630 hp. cada uno, transmisión eléctrica a 1 eje y una velocidad máxima de 12 nudos. Autonomía de 5.000 millas náuticas a 12 nudos.
Dotación: 40 entre oficiales, suboficiales y marineros.
Armamento: 1 cañón de 40 mm. L/60 Mk. 3, 4 sencillos de 20 mm. Mk. 10.
Electrónica: Un radar de navegación Decca y un radar de descubierta de superficie DRBN-30 modelo SFR.
Otros equipos: Equipo de protección contra minas con un cinturón basado en un cinturón de desmagnetización a lo largo del casco.

 

Armada

Entrega de la bandera de combate al portaaviones Príncipe de Asturias

El sábado 27 de mayo de 1989 poco después del amanecer se vislumbró frente al puerto de Barcelona lo que parecía ser una potente flota de guerra fondeada frente a la ciudad, dicha flota cubría una extensa longitud desde las playas de la Barceloneta hasta cerca del faro del Prat del Llobregat. En primera línea se podían reconocer las banderas de algunos buques lo que hacía conjeturar que los buques más cercanos a la costa pertenecían a la Armada española, detrás de ellos había una segunda línea de buques y al fondo la indistinguible y característica silueta de varios portaaviones.

A medida que el día se iba levantando y la bruma de las primeras horas de la mañana se desvanecía quedó claro que frente al puerto se encontraba una flota fondeada y perfectamente alienada en tres columnas. Esta flota estaba compuesta por diecinueve buques entre los que había corbetas, fragatas, destructores, un crucero y cuatro portaaviones y su actitud no era hostil sino festivo. Todos los barcos estaban engalanados con motivo de la Revista Naval que esa mañana debía de efectuar el rey don Juan Carlos I como paso previo a la entrega de la bandera de combate al primer portaaviones español, el Príncipe de Asturias.

R11 JMF 02
Portaaviones Príncipe de Asturias engalanado para la Revista Naval (Jordi Montoro)

En la historia pasada del último siglo la ciudad de Barcelona y su frente marítimo ha sido testigo de diversos eventos especiales y festivos de carácter internacional, estos acontecimientos en ocasiones han ido acompañados de la visita de escuadras nacionales y extranjeras.
En 1888 la ciudad de Barcelona organizó su primera Exposición Universal y en donde la reina regente María Cristina de España pasaría revista a las escuadras presentes el día de la inauguración de la exposición, con la friolera cifra de más de setenta buques de guerra de diez naciones, este evento sería repetido en 1929.

Los siguientes grandes acontecimientos tendrían lugar en 1952 con el XXXV Congreso Eucarístico Internacional  con sus barcos hoteles más la visita de distintas unidades de la Armada, en 1966 y 1981 tendrían lugar en la ciudad Condal sendas semanas navales con una masiva participación de la Armada española.
Todo ello sin contar las otras ceremonias de entregas de bandera de combate que se han celebrado en Barcelona y que también congregaron una importante flota en el puerto , como la del portahelicópteros Dédalo en 1968 y repetido en 1981, la fragata Cataluña en 1975 y el submarino Galerna en 1983.

No obstante esta ceremonia era especial, por vez primera se entregaba dicha enseña al primer portaaviones de construcción nacional dotado de los más modernos sistemas de combate y punta de lanza del grupo de combate Alfa.

El portaaviones Príncipe de Asturias tenía su origen en el programa norteamericano denominado SCS o Sea Control Ship. La US Navy estudió la construcción de una flota de pequeños portaaviones de unas 13.000 toneladas para dar cobertura antisubmarina y antiaérea a convoyes. Desde 1971 a 1974 se realizaron diversas pruebas en el portahelicópteros de asalto USS Guam con los aviones Harrier, y aunque seguramente los resultados no fueron negativos, el programa quedó cancelado en favor de los grandes portaaviones de la clase Nimitz.

La Armada española recogió el testigo y compró los planos del programa SCS, estos planos tan sólo contenían ciertas referencias esquemáticas del diseño del buque ya que su desarrollo se canceló antes de poder finalizarlos.
La Empresa Nacional Bazán con la ayuda de la Armada diseñaron el nuevo portaaviones prácticamente desde cero, siendo autorizada su construcción en 1977, puesto a flote el 22 de mayo de 1982 y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988.

El portaaviones Príncipe de Asturias con numeral R-11 desplazaba más de 17.000 toneladas a plena carga con una eslora de 195,9 metros y podía operar con hasta 29 aeronaves de ala fija y rotatoria convirtiéndose en uno de los portaaviones ligeros más potentes de Europa superando en algunos casos a la clase Invincible inglesa y al Giuseppe Garibaldi italiano.

Garibaldi-Foch-Asturias 01
Portaaviones Giuseppe Garibaldi, Foch y Príncipe de Asturias (vía Reddit)

De la experiencia de su construcción la Empresa Nacional Bazán entregaba en 1997 a la Real Armada de Tailandia el portaaviones ligero Chakri Naruebet, este desplazaba 11.400 toneladas a plena carga con una eslora de 182,6 metros y con capacidad para 6 aviones Harrier más 6 helicópteros.

010403-N-3400W-003
Portaaviones Chakri Naruebet

Por otro lado la Armada española se despedía del buque que había protagonizado el regreso de la aviación embarcada en España, el portaaviones ligero Dédalo y veterano de la Segunda Guerra Mundial como USS Cabot CVL-28. En él volaron los primeros helicópteros de la Flotilla de Aeronaves y años más tarde los revolucionarios aviones V/STOL Harrier. Tras su baja sería devuelto a su país de origen, Estados Unidos, en donde algunos veteranos del USS Cabot esperaban poder convertirlo en un museo, por desgracia esa propuesta no llegó a buen término y el USS Cabot/Dédalo sería finalmente desguazado.

1989-05-28 Dedalo R-01
El portaaviones Dédalo atracado en el Muelle de Barcelona (Sergi Olivares)

Escuadra visitante

Los buques de guerra visitantes pertenecían a nueve naciones aliadas de la OTAN, llegaron la gran mayoría el día 26, excepto el submarino holandés HNLMS Zwaardvis que llegó el día 24, los buques que no tenían previsto participar en la Revista Naval fueron atracando en los muelles asignados, el resto permaneció fondeado en el exterior del puerto.

Puerto BCN 04
La Dársena de San Beltrán en primer plano y el Port Vell al fondo (Antonio Casinos Comas)

Los buques de la Armada española llegaron a la ciudad Condal escalonadamente, primero el submarino Delfín el día 24; el 25 llegaron el portaaviones Príncipe de Asturias, la fragata Victoria, el transporte de ataque Aragón y el buque de salvamento Poseidón; y por último el día 26 lo hizo el grueso de la flota con las fragatas Andalucía y Extremadura, las corbetas Descubierta, Diana, Infanta Cristina, Infanta Elena y Vencedora, el submarino Marsopa y los patrulleros Villaamil, Recalde y Ordóñez más un visitante poco habitual en estas aguas el calaredes Cíclope. Entre todos estos buques de la Armada hay que destacar la ausencia de la fragata Baleares que debido a una avería debió de recalar en el puerto de Tarragona.

Revista Naval

A las 11 de la mañana del sábado día 27 con los buques de guerra debidamente engalanados y con sus dotaciones adornando candeleros y pasamanos comenzó la Revista Naval. La familia real al completo embarcó en la fragata Victoria con el rey Juan Carlos y la reina doña Sofía acompañados del príncipe Felipe y las infantas Cristina y Elena, con ellos también se hallaba a bordo el ministro de Defensa Narcís Serra. Iban escoltados por los patrulleros Villaamil y Recalde y detrás de ellos en la fragata Andalucía embarcaron el presidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol y el alcalde de la ciudad Pascual Maragall junto al resto de autoridades civiles.

Victoria 01
La fragata Victoria con la familia real a bordo y el portaaviones Príncipe de Asturias al fondo (Jordi Montoro)

Comenzaron por los buques de mayor porte, los portaaviones, y al paso por el costado de cada uno de ellos se realizaba el tradicional saludo al cañón y a la voz. La comitiva real iba acompañada, a cierta distancia, por multitud de embarcaciones privadas y de recreo que no quisieron perderse tan singular evento, y los que no pudieron subir a un barco, contemplaron la Revista Naval desde primera línea en las playas o el rompeolas.

Belknap 01
Crucero USS Belknap durante la Revista Naval (Jordi Montoro)

Al terminar la revista primero volvieron a puerto las fragatas Victoria y Andalucía para desembarcar a las autoridades y más tarde a lo largo del día irían atracando en sus lugares asignados el resto de buques de guerra participantes.

Situación Buques de Guerra 27-05-1989 02
Pulsa en la imagen para ampliar

Puerto BCN 06
El portaaviones Foch en el Muelle de Poniente (Antonio Casinos Comas)
Submarinos SO 01
Los submarinos Marsopa, Zwaardvis y Delfín en el Muelle de Atarazanas (Sergi Olivares)
Puerto BCN 02
Concentración de fragatas y corbetas en el Muelle de Poniente (Antonio Casinos Comas)

La bandera de combate

La entrega de la bandera de combate es una lejana tradición de los pasados siglos XVII y XVIII, cuando los barcos entablaban combate resultaba difícil distinguir su nacionalidad debido al humo de las detonaciones de los cañones, por tanto se decidió utilizar una gran bandera con la enseña nacional a fin de distinguir al amigo del enemigo. Esta bandera sólo se utilizaba en combate y en ocasiones puntuales y se custodia en un sitio preferente del barco.

La ceremonia de la entrega de la bandera de combate al portaaviones Príncipe de Asturias tuvo lugar el día 28 de mayo en el Muelle de San Beltrán. Frente al portaaviones se instalaron tres tribunas principales, la central fue ocupada por la familia real, en la tribuna de la izquierda las autoridades políticas catalanas y en la de la derecha las militares, detrás estaban el resto de tribunas colocadas en semicírculo con el resto de invitados.

A las 11 horas comenzó la ceremonia con la llegada de los monarcas, a su llegada tronaron los cañones con 21 salvas de ordenanza y las dotaciones del portaaviones Príncipe de Asturias y de la fragata Victoria gritaron siete veces “¡Viva España!” cerrando su llegada con el himno nacional.

Bandera 02
Comienzo de la ceremonia (Jordi Montoro)

El alcalde de la ciudad Pascual Maragall ofreció la bandera, en castellano y en catalán, a la reina doña Sofía y madrina del buque. Después de aceptar su ofrecimiento la reina la presentó al capellán militar quien la bendijo y se la entregó al comandante del buque. Tras unas breves palabras de la reina Sofía la bandera fue izada en el mástil más alto del portaaviones.

Bandera 01
El alcalde Pascual Maragall y la reina Sofía durante la ceremonia (Jordi Montoro)

Para cerrar la ceremonia se lanzó una corona de flores al agua en recuerdo a todos aquellos que dieron su vida por España y el acto terminó con un desfile de la Infantería de Marina.

R11 SO 01
El portaaviones Príncipe de Asturias en el Muelle de San Beltrán con su bandera de combate siendo visitado por el público, y al que le faltaba el ancla de babor (Sergi Olivares)

El portaaviones Príncipe de Asturias se mantuvo en servicio hasta el 14 de diciembre de 2013 tomando su relevo el buque de proyección estratégica Juan Carlos I L-61. Esta nueva unidad supera con creces las capacidades de su predecesor y no sólo es capaz de actuar como un portaaviones con una rampa sky jump para el lanzamiento de los aviones Harrier, sino que también dispone de instalaciones para misiones de asalto anfibio con un dique interno para desplegar lanchas de desembarco y medios anfibios. Al igual que su hermano pequeño, se han exportado otros buques gemelos como los Adelaide y Canberra para Australia y el Anadolu turco.

Su bandera de combate debería de haberse entregado en la ciudad de Barcelona pero su ceremonia cambió de ubicación por Cádiz, recibiéndola oficialmente el día 17 de septiembre de 2013 y convirtiéndose en el buque insignia de la Armada española.

R01 - R11 01
Portaaviones Dédalo y Príncipe de Asturias juntos durante la Revista Naval (Jordi Montoro)

 

Más información:
Artículos de La Vanguardia de los días 27, 28 y 29 de mayo de 1989
Revista General de Marina de julio de 1989
Artículo en la Wikipedia sobre el Sea Control Ship (inglés)

El destructor Lepanto

El día 20 de enero de 1980 llegaba al puerto de Barcelona el destructor Lepanto con numeral D-21 de la Armada Española, al mando del destructor iba el capitán de fragata Jaime de Inclán Giraldo y su presencia en la ciudad Condal era para participar en los actos de inauguración, entre otros, del XVIII Salón Náutico Internacional de Barcelona.

Lepanto 04
Destructor Lepanto (Jordi Montoro)

El destructor Lepanto pertenecía a una de las series más exitosas y numerosas de destructores norteamericanos, la clase Fletcher. En su vida anterior este destructor fue bautizado con el nombre de USS Capps con numeral DD-550 y operado por la US Navy, combatió durante la Segunda Guerra Mundial en los escenarios del Atlántico y el Pacífico, colaboró en la búsqueda de los acorazados alemanes Scharnhorst y Tirpitz y participó en las batallas de Leyte, Iwo Jima y Okinawa, llegándose a enfrentar y a plantar cara a los temibles kamikaze.

Los bautismos de mar

Como es costumbre desde su primera edición, diversos buques de la Armada se desplazan los días en que se celebra el Salón Náutico para participar en las distintas actividades que hay programadas. En la edición de 1980 y entre los días 17 a 24 de enero fueron llegando de manera escalonada diversos buques, estos eran el buque de salvamento Poseidón (BS-1), los patrulleros Javier Quiroga (P-13) y Ordóñez (P-14) y el destructores Lepanto (D-21)

Javier Quiroga 10
Patrullero Javier Quiroga (Casaú)
Poseidon 01
Buque de salvamento Poseidón (Casaú)

Una de las actividades más esperadas durante la celebración del Salón Náutico por los niños (y no tan niños) son los llamados bautismos de mar, en donde por unas horas se inicia en la navegación a los escolares y a quienes quieran acompañarlos.
El día 26 de enero unos 200 escolares con sus acompañantes embarcaron a bordo del destructor Lepanto y del buque de salvamento Poseidón, ambos buques salieron a navegar frente a las costas de Barcelona por unas horas. Los acompañaban los patrulleros Javier Quiroga y Ordóñez, los cuales hicieron una demostración de sus habilidades marineras realizando una serie de ejercicios y evoluciones muchas de ellas a alta velocidad.

Lepanto 02
El destructor Lepanto durante el baustismo de mar (Jordi Montoro)

Terminado y clausurado el Salón Náutico todos estas unidades de la Armada partieron rumbo a Cartagena del mismo modo en que llegaron, la noche del sábado día 26 partieron los patrulleros Javier Quiroga y Ordoñez, la tarde del domingo 27 partió el destructor Lepanto y el buque de salvamento Poseidón zarpó el día 29 con el material utilizado para el estand de la Armada.

La clase Fletcher

Los destructores de la clase Fletcher se concibieron libres de las restricciones del Tratado Naval de Londres de 1936, a su vez esta nueva serie debía de mejorar las anteriores clases de destructores norteamericanos como los Benson, Livermore, Porter y Somers, y tendría que ser capaz de rivalizar y superar a los modernos destructores japoneses.

USS Fletcher (DD-445)
USS Fletcher DD-445 (Naval Historical Center)

El resultado fue un destructor de unas 2.500 toneladas a plena carga, su diseño resultó ser excelente, combinando una gran resistencia y una mejor navegabilidad. Su armamento iba acorde a lo esperado, sin restricción alguna embarcaba cañones de 127 mm., artillería antiaérea de 40 y de 20 mm., hasta 10 tubos lanzatorpedos de 533 mm., morteros antisubmarinos de tipo K, varaderos para cargas de profundidad y en algunos casos embarcaban hasta un hidroavión de reconocimiento.

Su construcción comprendió el periodo de 1941 a 1945 con un total de 175 unidades de los que tan sólo se perdieron 19 más otros 6 dañados que nunca fueron reparados.

La marina de guerra de los Estados Unidos (US Navy) fue su mayor operador desde 1942 a 1971 y finalizada la guerra algunos de ellos fueron cedidos o alquilados a marinas de guerra aliadas. Paradójicamente 11 de ellos terminaron en las marinas de naciones que pocos años antes habían sido enemigas y contra las que habían luchado en la mar, estos eran Alemania occidental (6), Italia (3) y Japón (2). Otros 41 destructores terminaron en otros países aliados y entre ellos habían cinco destructores traspasados a España.

El último Fletcher causó baja en el año 2001 y fue el mejicano ARM Cuitláhuac E-02 (ex USS John Rodgers DD-574) con una edad de 59 años desde que fuera botado.
No obstante aún quedan algunos conservados como museos, los USS Cassin Young DD-793, USS The Sullivans DD-537, USS Kidd DD-661 y el griego Velos (ex USS Charrette DD-581).

El USS Capps

Nombrado en honor al realmirante Washington L. Capps (1864-1935) fue construido en los astilleros norteamericanos de Gulf Shipbuilding en la localidad de Chikasaw en el estado de Alabama, siendo botado el 31 de mayo de 1942 y entregado a la marina el 23 de junio de 1942.

USS Capps 02
USS Capps DD-550 en abril de 1957

A su entrada en servicio se incorporó a la guerra en el escenario del Atlántico y junto con el portaaviones USS Ranger se puso a disposición de la Home Fleet de la Royal Navy con base en Scapa Flow escoltando diversos convoyes. Durante su despliegue en aguas atlánticas destacó por su participación en la operación Leader el 4 de octubre de 1943 y en la búsqueda de los acorazados alemanes Tirpitz y Scharnhorst del 29 de octubre al 8 de noviembre de 1943.

A finales de enero de 1944 llegaría a Pearl Harbor y se incorporaría a la Tercera Flota del Pacífico tomando parte en distintas operaciones como la invasión de las Marianas, la Batalla de Leyte, en los bombardeos navales previos a los desembarcos de la isla de Iwo Jima y en la Batalla de Okinawa.

Kamikazes

Desde noviembre de 1944 a julio de 1945 fueron hundidos un total de diez destructores de la clase Fletcher por aviones kamikaze japoneses, sin contar las innumerables pérdidas humanas y de material en otros buques de la US Navy. El 3 de abril de 1945 el USS Capps podría haber engrosado la lista de buques hundidos pero no fue así gracias a la rápida reacción de los ingenieros de la US Navy. En 1945 el mando de la flota realizó unas modificaciones de emergencia en algunos de estos destructores a fin de intentar evitar la sangría que estos aviones suicidas estaban causando.

El USS Capps fue uno de los 53 destructores que se beneficiaron de estas modificaciones para el refuerzo de las defensas antiaéreas. En el caso del USS Capps se le desmontó el primer montaje de tubos lanzatorpedos situado entre las chimeneas y en su lugar se instaló una plataforma elevada con dos directores de tiro para los nuevos cañones cuádruples Bofors de 40 mm. en sustitución de los sencillos y su popa se vio reforzada con ametralladoras dobles de 20 mm.

USS Capps 01
Destructor USS Capps en abril de 1945 después de la modificación anti-kamikaze

Gracias a esta modificación el USS Capps y su dotación pudieron hacer frente a esta amenaza y derribar a un avión kamikaze antes de que causara mayor daño en el buque.

Terminada la guerra el USS Capps quedó estacionado en Long Beach en la flota de la reserva el 15 de enero de 1947 a la espera de un nuevo destino.

El Lepanto

El nombre Lepanto ha estado relacionado con Barcelona desde hace 448 años, desde que el 20 de julio de 1571 partiera de Barcelona una flota de la Liga Santa liderada por D. Juan de Austria para luchar contra el turco.
Al último Lepanto lo precedieron antes otros tres buques de la Armada: un vapor a ruedas de 1846, un crucero protegido de 1ª clase de 1899 y un destructor de la clase Churruca de 1930.

Lepanto 07
Crucero protegido Lepanto (16332F Museo Marítimo de Barcelona)
Lepanto 06
Destructor Lepanto (Bazán/Gabarrús)

La adquisición del último Lepanto de la Armada aconteció poco después de la firma de los Pactos de Madrid de 1953, mediante este pacto se iniciaba un periodo en el que los Estados Unidos se comprometían a ayudar al gobierno español en materia económica y militar, a cambio se instalarían en el territorio nacional cuatro bases norteamericanas.
Un año más tarde se iniciarían conversaciones para adquirir material militar para la Armada y los primeros buques en llegar fueron los dragaminas costeros de las clases Adjuntant y Bluebird más cinco destructores de la clase Fletcher.

Estos cinco destructores fueron los:

Tabla buques

 

Cinco latinos
La familia al completo, los “cinco latinos” (J. J. Gomila vía Revista General de Marina)

Desplazaba 3.100 toneladas a plena carga y sus dimensiones eran de 114,7 metros de eslora por 12 metros de manga y 5,4 metros de calado.

Lepanto perfil
Perfil del Lepanto (vía Pinterest)

Era propulsado por 4 calderas Babcock & Wilcox y 2 turbinas General Electric de 66.000 hp. de potencia a 2 ejes con una velocidad máxima de 35 nudos y una autonomía de 6.500 millas náuticas a 15 nudos. Dotación, 350 tripulantes.

Su armamento constaba de 5 cañones sencillos de 127/38 mm. bivalentes, 6 de 40 mm. más 6 de 20 mm. antiaéreos, 2 lanzatorpedos antisubmarinos Mk. 32 de 325 mm., 2 erizos Mk. 11 antisubmarinos, 4 morteros Mk. 6 y 1 varadero para cargas de profundidad Mk. 9.

Sus equipos electrónicos embarcados constaban de un radar de descubierta aérea AN/SPS-6C más otro de descubierta de superficie AN/SPS-10, su artillería era guiada por de un radar de dirección de tiro Mk. 37 con un radar Mk. 25

El nuevo Lepanto sería transferido a la Armada Española el mismo día que el destructor Almirante Ferrándiz, el 15 de mayo de 1957 en la Estación Naval de Treasure Island en San Francisco y tras un periodo de aclimatación y entrenamiento de sus dotaciones pusieron rumbo a España el 8 de agosto para llegar a aguas españolas el día 19 de agosto.

Lepanto 08
El Lepanto con su antiguo numeral (Casaú)

La primera asignación del Lepanto fue el Centro de Instrucción y Adiestramiento de la Flota (CIAF) en Cartagena y alrededor de 1960 cambió su destino por la nueva 21ª Escuadrilla de Destructores Antisubmarinos basados también en Cartagena.

Durante toda su vida operativa navegó y realizó maniobras y ejercicios de entrenamiento nacionales y extranjeros con sus hermanos de clase, algunos de ellos serían los SPANEX III de 1961, FINISTEREX-73, POST-CRISEX-79 o los ARMADA-80 en el que colaboró en la búsqueda de un piloto de Harrier accidentado.

Pero no todo fue un camino de rosas, el Lepanto sufrió dos accidentes que bien podrían haber causado su hundimiento.
El primero ocurrió a principios de febrero de 1966 cuando en una navegación rutinaria navegando en formación con otras unidades de la Armada, el mercante Vilja con matrícula de Oslo, cruzó la formación de los buques militares abordando al Lepanto por la proa y causándole diversos daños. El citado mercante fue alcanzado más tarde por el destructor Alcalá Galiano a la altura del Estrecho de Gibraltar.

Lepanto 03
En primer plano el submarino Almirante García de los Reyes, detrás de él los destructores Almirante Valdés y Lepanto al fondo, al que parece que le falta algo (Casaú)

El segundo accidente sucedió el día 15 de abril de 1977 durante las maniobras PHIBLEX 4-77 que la Armada estaba desarrollando junto a unidades norteamericanas. El destructor Lepanto fue guiado erróneamente por su radar hasta quedar varado en la costa de Almería a la altura de Carboneras, su casco resultó gravemente dañado así como su propulsión y sistemas electrónicos.

En octubre de 1978 el pesquero onubense Génesis era ametrallado por hombres armados a bordo de una embarcación de goma mientas faenaba en la costa africana cerca del Cabo Leven, dos tripulantes del Génesis resultaron heridos y a su rescate acudió el destructor Lepanto que los evacuó hacia el puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

Las misiones de los destructores antisubmarinos de la clase Lepanto pronto se verían relegadas a un segundo plano con la llegada de las nuevas corbetas de la clase Descubierta y se planteaba su baja definitiva, pero a principios de 1980 la Armada inició la construcción de una nueva serie de patrulleros destinados a velar la Zona Marítima Exclusiva, mas los retrasos de su construcción prolongaron unos años la vida operativa de los latinos.

En su nueva misión como patrulleros los cinco latinos fueron separados y repartidos por la península, el Almirante Ferrándiz fue destinado a Canarias, los Lepanto y Jorge Juan a Ferrol, el Alcalá Galiano al Estrecho y el Almirante Valdés fue el único que mantuvo su base en Cartagena.

El destructor Lepanto D-21 causó baja definitiva el 31 de diciembre de 1985, sus hermanos le seguirían en 1986, 1987 y 1988 y su destino final sería el desguace.

Lepanto 05
Destructor Lepanto en proceso de desarme (Jordi Montoro)

 

Más información:
Artículos de La Vanguardia de los días 18 y 27 de enero de 1980
Buques de la Armada Española, historiales (1700-2014) Ed. Fundación Alvargonzález
Buques de la Armada Española, la ayuda americana y el programa de modernización Ed. Aldaba Ediciones

Patrullero de altura Infanta Cristina P-77

La tarde del día 22 de febrero de 2019 hacía su entrada al puerto de Barcelona el patrullero de altura Infanta Cristina con numeral P-77 de la Armada española, guiada por el práctico y acompañada por el remolcador Ramón Casas fue conducida al Muelle de Barcelona paramento Este en donde permanecerá hasta la mañana del día 24 de febrero.

Infanta Cristina 02
Patrullero Infanta Cristina P-77 (Antoni Casinos Va)

Durante su visita a la ciudad Condal el patrullero de altura, antes corbeta, podrá ser visitada la jornada del sábado de 10.00 a 12.30 horas por la mañana y de 16.00 a 18.30 horas por la tarde.

Infanta Cristina 00

El patrullero de altura Infanta Cristina, antes corbeta, es el primer buque de la Armada española en llevar este nombre en honor a S.A.R. Cristina de Borbón y Grecia, hija del Rey emérito Juan Carlos I y de la Reina Sofía de Grecia.
Este buque pertenece a la clase Descubierta de escoltas costeros o serie F-30, también clasificados como corbetas, de las que se construyeron 9 unidades entre 1975 a 1983: 6 para la Armada española, 2 para la marina de Egipto y 1 para Marruecos.

La clase Descubierta

La clase Descubierta es una evolución de las corbetas portuguesas de la clase João Coutinho, que fueron diseñadas en Portugal y construidas en los astilleros españoles de Empresa Nacional Bazán (tres unidades) y los astilleros alemanes Blohm & Voss en Hamburgo (tres unidades), entre 1970 y 1971.

Gracias a la experiencia adquirida en la construcción en España de la serie F-70 o clase Baleares y de las João Coutinho, las nuevas corbetas de la clase Descubierta fueron los primeros buques de guerra diseñados y construidos en España y exportados a marinas de guerra extranjeras.

Inicialmente estaba previsto la construcción de 8 corbetas para la Armada española, estas fueron las: Descubierta F-31, Diana F-32, Infanta Elena F-33, Infanta Cristina F-34, Cazadora F-35, Vencedora F-36, Centinela F-37 y Serviola F-38.

Tan sólo se compraron 6, las otras 2 con nombre y numeral asignado fueron vendidas a la marina de guerra de Egipto y renombradas El Suez F-941 (ex Centinela) y El Aboukir F-946 (ex Serviola), una más fue construida para la marina de guerra de Marruecos y nombrada Teniente Coronel Errahmani con numeral F-501.

Teniente Coronel Errahmani F-501
Corbeta marroquí Teniente Coronel Errahmani (Jordi Montoro)

Actualmente en España tan sólo quedan dos corbetas en servicio, las Infanta Elena P-76 e Infanta Cristina P-77, ambas convertidas a patrulleros de altura y que en los próximos años serán sustituidas por los nuevos buques de acción marítima de la clase Meteoro; las corbetas egipcias al parecer aún siguen en servicio así como la marroquí.

El cometido o misión principal de estos buques era la de dar escolta a convoyes en zonas restringidas o en zonas costeras. Para realizar su función iban equipadas con la electrónica y armamento necesario para poder enfrentarse a amenazas en estos tres ámbitos principales: la guerra antiaérea, antisubmarina y de superficie. Su equipamiento era comparable a la de cualquier buque de mayor porte de la época y en más de una ocasión eran desplegadas, junto con otra unidades de la OTAN, para realizar las misiones de un buque escolta oceánico.
El único inconveniente que tenían era la nula capacidad para operar con helicópteros, tan sólo disponían de un pequeño espacio para realizar operaciones VERTREP.

Su potencia de fuego combinado con su pequeño tamaño les hizo ganarse el cariñoso apodo de “las hormigas atómicas“.

A su entrada al servicio activo toda la serie fue integrada en la 21ª Escuadrilla de Escoltas con base en Cartagena.
La corbeta Infanta Elena F-33, ha participado en multitud de despliegues en misiones nacionales y extranjeras, destacando el bloqueo naval con motivo de la Guerra del Golfo de 1991 o el operativo de seguridad para recuperar la soberanía del islote del Perejil.

Infanta Cristina 01
Corbeta Infanta Cristina F-34 (autor desconocido)

En el año 2004 fue reclasificada como patrullero de altura, por este motivo se le retiraron muchos de los equipos y armas de los que disponía, algunos de ellos fueron el lanzador de misiles antiaéreos Sea Sparrow, los dos lanzadores triples de torpedos antisubmarinos de 324 mm., el mortero antisubmarinos Bofors de 375 mm. y los dos cañones antiaéreos de Bofors 40/70 mm. Por otro lado fue sometida a la instalación de nuevos equipos para poder desarrollar su nuevas misiones.

A la vejez viruelas

Fiel a este dicho castellano, en su nueva configuración como patrullero y lejos de disminuir su actividad o limitarse a misiones costeras, este buque realizó diversos despliegues en misiones internacionales hasta la fecha. Destacan la misión UNIFIL al Líbano en 2008; en 2010, 2011 y 2014 zarpó hacia aguas del océano Indico para incorporarse a la Operación Atalanta; en 2012 permaneció en aguas españolas y aprovechó para expulsar del mar de Alborán a un buque norteamericano caza tesoros; y en 2015 volvió a aguas del Indico y Golfo de Adén integrada en la EUNAVFOR (European Union NAval Forces, Fuerzas Navales de la Unión Europea).

Durante estas últimas misiones tuvo tiempo de sacar a relucir sus garras de viejo guerrero, especialmente durante el despliegue de julio a diciembre de 2010 dentro de la Operación Atalanta.
A principios de noviembre al patrullero Infanta Cristina se le encomendó la misión de escoltar al mercante MV Petra 1 fletado por la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) desde el puerto de Mogadiscio en Somalia hasta Mombasa en Kenia.
La noche del 6 de noviembre fueron interceptados por el mercante MV Izumi de 20.000 toneladas que recientemente había sido capturado por piratas somalíes el pasado octubre y utilizado como buque nodriza.

Con este gran buque y utilizando a los rehenes como escudos humanos atacaron al cisterna MV Torn Kansas días antes y pretendían hacer lo mismo con el MV Petra 1. El comandante del patrullero Infanta Cristina interpuso al barco de guerra entre el atacante y el MV Petra 1 para evitar el apresamiento del mismo. La respuesta pirata fue el atacar a ambos buques con armas ligeras y con el evidente riesgo de herir a los rehenes del MV Izumi, desde el patrullero español se respondió al fuego con una fuerza mínima consiguiendo abortar el plan original logrando que los piratas finalmente huyeran tras algo más de 30 minutos de intercambio de disparos.

Esta es tan sólo una acción militar de las muchas en las que ha intervenido la corbeta / patrullero Infanta Cristina que el próximo año cumplirá 40 años de servicio en la Armada española y que según los planes está previsto que se sustituida por un buque de acción marítima o BAM.

Infanta Cristina 03
Virando para enfocar la bocana (Antoni Casinos Va)

Características técnicas

FS F31 Descubierta

Clase: Descubierta
Tipo: Corbeta / patrullero
Astillero: Empresa Nacional Bazán, Cartagena, España.
Botadura: 8 de julio de 1976
Alta: 24 de noviembre de 1980
Desplazamiento: 1.666 Tm. a plena carga
Dimensiones: 88,9 x 10,4 x 5,2 metros.
Propulsión: 4 motores diesel Bazán-MTU 16V956  TB91 de 16.000 hp. a dos ejes con una velocidad máxima de 25 nudos, autonomía de 7.500 millas náuticas a 12 nudos.
Dotación: 89 entre marineros, suboficiales y oficiales.
Armamento:
Artillería: 1 cañón OTO Melara de 76/62 mm., 1 cañón Oerlikon de 20/120 mm., 2 ametralladoras de Browning de 12,7 mm. y 2 ametralladoras de7,62 mm.
Misiles: 2 lanzadores cuádruples Mk.141 para misiles antibuque RGM-84 Harpoon.
Electrónica: radar de descubierta aérea Thales DA-05/2 y de superficie Thales ZW-06; 1 radar de dirección de tiro Thales WM-25; 1 sistema de dirección de tiro óptico DOA DM-76; radar de navegación Kelvin Hughes Type 1007, Koden MD-3721, IFF Mk.XII. Sonar de casco DE-1160B.
Sistemas de guerra electrónica ESM Elsag Mk.1600, Ceselsa DENEB; ECM Ceselsa Elnath y Inisel Canopus; lanzador de señuelos SRBOC Mk. 36; sistema de combate Tritan IV y comunicaciones por satélite INMARSAT B.
Aeronaves: no dispone.

 

Metopa Infanta Cristina