“Aux soldats de France et aux volontaires d’Espagne”

El día 30 de mayo de 1925 efectuaba su entrada al puerto de Barcelona el contra torpedero de la Marina Nacional francesa Commandant Bory procedente de Marsella y al mando del capitán de fragata M. Puech Roger. Tras efectuar el saludo al cañón, procedió a amarrar sus cabos en el muelle de Barcelona paramento norte junto al cañonero Dato de la Armada española.

Commandant Bory 3
Contra torpedero Commandant Bory

El contra torpedero Commandant Bory y su dotación se hallaban en Barcelona para participar junto a su S. M. el Rey Alfonso XIII, al Embajador francés Emmanuel Peretti de la Rocca y a las autoridades civiles y militares de la ciudad, a la inauguración de un monumento situado en el cementerio del sudoeste (actual Montjuich) en memoria de los caídos franceses y a los voluntarios españoles en la Primera Guerra Mundial, también llamada la Gran Guerra.

El contra torpedero Commandant Bory

El buque de guerra Commandant Bory debe su nombre al marino militar francés Victor Bory (1843-1901). Este navío pertenece a la clase de contra torpederos Bouclier de los que se construyeron 12 unidades en el periodo de 1909 a 1913, 4 de ellos fueron hundidos durante su participación en la Primera Guerra Mundial.

Los 12 buques que forman esta clase fueron diseñados por distintos astilleros en base a unas especificaciones generales para toda la serie, por este motivo había algunas diferencias estructurales y de prestaciones. Su construcción se repartió entre los astilleros situados en Burdeos, Le Havre, Nantes y St. Nazaire.

Bouclier-Marius_Bar
Contra torpedero de la clase Bouclier (Marius Bar)

Sus esloras variaban entre los 72 a los 78 metros, algunos tenían tres hélices cuando lo habitual en esta serie eran de dos hélices y además tenían distinto número de chimeneas y distintas plantas propulsoras.

El contra torpedero Commandant Bory fue construido en los astilleros franceses de “Société de Travaux Dyle” en la localidad de Bacalan próxima a Burdeos, siendo botado el 14 de septiembre de 1912 y entregado en diciembre de 1912.

Desplazaba unas 809 toneladas a plena carga, y sus dimensiones eran de 78,30 metros de eslora por 7,60 metros de manga y 3,10 metros de calado.
Era propulsado por cuatro calderas Normand-Sigaudy y turbinas de vapor Normand de 13.000 hp. que le daban una velocidad máxima de 30 nudos y una autonomía de 1.400 millas náuticas a 14 nudos. Dotación, 84 tripulantes.

Su armamento constaba de 2 cañones de 100 mm. modelo 1893, 4 cañones de 65 mm. modelo 1902 y 2 tubos lanzatorpedos dobles de 450 mm. A las unidades supervivientes a la Primera Guerra Mundial se les añadió una ametralladora antiaérea.

Fue asignado a la flota francesa del Mediterráneo y más tarde desde 1915 hasta el final de la guerra estuvo asignado al Mar Adriático combatiendo contra los buques austriacos de la zona. A finales del mes de abril de 1919 tomó parte en la intervención aliada en la Guerra Civil Rusa. Finalmente causaría baja en la Marina Nacional francesa el 29 de julio de 1926.

Los voluntarios

La situación en España al inicio de la Primera Guerra Mundial no era las más propicia para participar en una gran guerra mundial. Después del desastre de 1898 tras perder Cuba, Puerto Rico y las Filipinas, el país se vio envuelto en una profunda crisis política, social y económica. Su ejército debilitado y empobrecido tampoco se hallaba a la altura de una contienda como la que se avecinaba y su Armada tan sólo era una pobre imagen de lo que había llegado a ser. Por tanto, dado el delicado momento en que se hallaba España, la monarquía y el gobierno español con el Rey Alfonso XIII a la cabeza, decidió declararse neutral.

Aun así muchos ciudadanos españoles no se resignaron a quedarse en sus casas y muchos españoles se alistaron como voluntarios a la Legión Extranjera francesa a través de la Asociación Internacional de Amigos Franceses (Association Internationale des Amities Francaises), así mismo en España se fundó el “Patronato de Voluntarios Españoles” y más tarde en Cataluña el “Comité de Hermandad con los Voluntarios Catalanes”.

Es difícil decir una cifra exacta del número de voluntarios españoles pero según el informe oficial que presentó el barón de Lyons de Feuchan a la Cámara de Diputados francesa, fueron 1.328 los españoles que se presentaron voluntarios de los que 335 murieron en combate. De todos ellos el grupo más numeroso fue el de los catalanes, seguidos por los vascos, los aragoneses y los asturianos.

catalanes_vascos
Voluntarios catalanes y vascos (vía Eusko Ikaskuntza – Sociedad de Estudios Vascos)

Los voluntarios catalanes y vascos fueron a la guerra además, de ayudar al país vecino francés, por sus intereses nacionalistas y por su necesidad de ser escuchados en Europa y en el resto del mundo a través de su sacrificio, con la esperanza de obtener apoyos fuera de España una vez terminada la guerra.

De los voluntarios catalanes, por motivos propagandísticos una vez finalizada la guerra, se llegó a afirmar que se alistaron de 10.000 a 12.000 voluntarios, y habría que reducir estas grandes cifras a unas más realistas de 954, de los que 546 nacieron en Cataluña y el resto o bien residían en Francia o provenían de otras regiones españolas y europeas.
Estas cifras no tienen en cuenta a todos aquellos que lucharon en el bando aliado por su propia cuenta como mercenarios.

Los voluntarios españoles no formaban una unidad autónoma dentro de la Legión Extranjera francesa, en la que ya había voluntarios de otras 51 naciones, si no que fueron asignados al llamado Regimiento de Marcha que a su vez estaba dividido en otros tres regimientos, siendo el Primer Regimiento el ocupado mayormente por catalanes y la Batalla del Somme en donde más catalanes fallecieron.

 

Medalla_voluntaris_catalans
Medalla de los voluntarios catalanes

El “Comité de Hermandad con los Voluntarios Catalanes” creó y acuñó una medalla a los voluntarios catalanes que lucharon en la Gran Guerra.

El monumento

El día 1 de junio de 1925 se procedió a la ceremonia de inauguración del monumento en memoria a los soldados de Francia y a los voluntarios españoles caídos en la Gran Guerra.

Monumento 1
Monumento en memoria a los soldados de Francia y a los voluntarios españoles en el cementerio de Montjuich de Barcelona.

Presentes en la ceremonia se hallaban el Rey Alfonso XIII, el embajador de Francia en Madrid Emmanuel Peretti de la Rocca, el alcalde de Barcelona Darío Rumeu y Freixa (barón de Viver), el comandante del contra torpedero Commandant Bory el capitán de fragata M. Puech Roger, una compañía del regimiento de Jaén con bandera y música más una compañía de marinos de la Aeronáutica Naval a los que se les añadieron una sección de marinos provenientes del contra torpedero Commandant Bory, más un nutrido grupo de representantes civiles y militares, con la colonia francesa en Barcelona al completo y todo el público barcelonés que pudo acceder al recinto y alrededores del monumento.

El monumento fue diseñado por el escultor y escritor francés Gustave Violet (1873-1952), con forma de obelisco, en él hay grabadas diversas figuras, entre ellas la de un soldado francés vestido con el uniforme de la Primera Guerra Mundial portando una antorcha y custodiado por dos ángeles; en su parte central y custodiado por otras dos figuras femeninas, una de ellas con el escudo de Barcelona, se incluyen los nombres de los soldados honrados bajo la inscripción de:

“AVX SOLDATS DE FRANCE ET AVX VOLONTAIRES D’ESPAGNE MORT POVR LE TRIOMPHE DE LA JUSTICE ET DE LA LIBERTE”

“A LOS SOLDADOS DE FRANCIA Y A LOS VOLUNTARIOS DE ESPAÑA MUERTOS POR EL TRIUNFO DE LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD”

Monumento 2

Desde ese lejano 1925 y hasta hoy en día ya es tradición homenajear a los caídos de la Gran Guerra cada 11 de noviembre, fecha del aniversario de la firma del Armisticio entre los Aliados y el Imperio alemán.

En la actualidad la asociación “Souvenir Français Comite de Barcelona Espagne” sigue realizando las ceremonias de recuerdo cada 11 de noviembre, también participan representantes del Consulado francés en Barcelona, asociaciones de veteranos y la comunidad francesa local.

2017_2
Imagen del homenaje del 11 de noviembre de 2017 (cortesía de Souvenir Français Comite de Barcelona Espagne)

En el año 2001 se le añadió en su base una pequeña lista para honrar a los fallecidos en la Segunda Guerra Mundial que murieron combatiendo en la Resistencia Francesa, algunos de ellos también eran españoles.

 

Para saber más:
Artículo de La Vanguardia del día 2 de junio de 1925
Artículo de El Cajón de Grisom del 2 de septiembre de 2012: Españoles en la Primera Guerra Mundial
Artículo de la revista Tiempo del 12 de mayo de 2015: Españoles en la Gran Guerra
“Souvenir Français Comite de Barcelona Espagne” sitio web aquí

 

 

 

El sacrificio del HMS Campbeltown en Saint Nazaire

El día 14 de febrero de 1925 en visita de cortesía y tras contestar el saludo al cañón ofrecido por las baterías del castillo de Montjuich y por el crucero Rio de la Plata de la Armada española, procedió a entrar al puerto de Barcelona una división naval inglesa compuesta por un portaaviones y 9 destructores. Esta división perteneciente a la flota del Atlántico que se encuentra estos días en el Mediterráneo para participar en las maniobras que la Royal Navy realiza cada año en aguas del Mar Mediterráneo.

HMS Argus BCN_JOP
HMS Argus en Barcelona (vía Memoria Junta Obras del Puerto de Barcelona)

Esta flota estaba compuesta por el portaaviones HMS Argus I-49, y los destructores HMS Campbeltown I-42, HMS Valhalla, HMS Vidette D-48, HMS Walpole D-41, HMS Wessex D-43, HMS Wescott D-47, HMS Westminster L-40, HMS Winsdor D-42 y HMS Wolfhound L-56; el portaaviones atracó de popa en el muelle de Barcelona paramento sur, mientras que los destructores lo hicieron en el Muelle de Poniente paramento norte.

Esta flota permaneció en Barcelona hasta el día 22 del mismo mes, durante su estancia se ofreció un banquete en honor a los marinos ingleses en el Círculo del Liceo y en el Ayuntamiento, el presidente de la Diputación y Conde de Figols D. Jose Enrique de Olano les ofreció otro banquete en su palacio; además la sociedad “British Club” ofreció un baile en el hotel Ritz de Barcelona en honor a los marinos visitantes.

Todos estos buques, a excepción del HMS Valhalla que causó baja en 1931, participaron en la Segunda Guerra Mundial con mejor o peor suerte, aunque sólo uno de ellos realizó una de las misiones más arriesgadas y prácticamente suicida de la guerra, el ataque a Saint Nazaire dentro de la Operación Carro (Opetation Chariot) por parte del destructor HMS Campbeltown I-42.

El HMS Campbeltown originalmente fue un destructor construido en los Estados Unidos bajo el nombre de USS Buchanan con el numeral DD-131 perteneciente a la clase Wickes.

USS Buchanan
USS Buchanan DD-131 / HMS Campbeltown I-42

Este destructor llegó a la Royal Navy gracias a los acuerdos de la Ley de Préstamo y Arriendo norteamericana (Lend-Lease en inglés), mediante este acuerdo los Estados Unidos se comprometían a ceder y/o traspasar de manera gratuita material militar así como combustibles, alimentos y municiones a sus aliados en su lucha contra los países del Eje.

Las naciones beneficiadas de este acuerdo fueron todas las que pertenecían a la Commonwealth más la Francia libre en el exilio, la República de China y la Unión Soviética. En el periodo comprendido entre 1941 a 1945 fueron enviados más de 11.260 millones de dólares en material a los países aliados.

En base a esta Ley de Préstamo y Arriendo se creó el Acuerdo de Destructores por Bases, como su propio nombre indica, el gobierno de los Estados Unidos prestó un total de 50 destructores a la Royal Navy y a la Royal Canadian Navy a cambio de la libre utilización de determinadas bases navales de las Indias Orientales Británicas y algunas bases situadas en provincias canadienses como las de Newfoundland y Argentia. En total se transfirieron 50 destructores, 44 para Reino Unido y 6 para el Canadá.

El USS Buchanan DD-131 fue construido en los astilleros norteamericanos de Bath Iron Works en Bath, siendo botado el 2 de enero de 1919 y dado de alta el 20 de enero de 1919.

Desplazaba 1.260 toneladas y sus dimensiones eran de 95,81 metros de eslora por 9,30 metros de manga y 3,66 metros de calado máximo.
Era propulsado por turbinas Brown-Curtis que eran alimentadas por 4 calderas de vapor de 30.000 shp. a dos ejes, con una velocidad máxima de 35 nudos. Dotación, 158 tripulantes.
Su armamento constaba de 4 cañones de 100/50 mm., 1 cañón de 76/23 mm. y 2 lanzatorpedos triples de 533 mm.

A su entrada en servicio fue destacado a la costa oeste de los Estados Unidos, estuvo asignado a la Flotilla de destructores numero 4 (1919), tras un periodo de inactividad se lo asignó a la división de destructores numero 10 (1930), aunque su trabajo más importante lo realizó en la llamada Patrulla de Neutralidad.

Neutrality Patrol
Zona de la Patrulla de Neutralidad

Esta patrulla fue creada a partir del momento en que Reino Unido y Francia entraron en la guerra contra Alemania, los Estados Unidos se declararon neutrales y establecieron una zona de neutralidad frente a la costa este norteamericana, desde Groenlandia hasta la zona media del continente sudamericano. Esta zona estaría patrullada por medios aéreos y navales de los Estados Unidos.

El 9 de septiembre de 1940 el USS Buchanan DD-131 sería transferido a la Royal Navy y renombrado como HMS Campbeltown siendo asignado al séptimo grupo de escoltas. Durante un breve periodo de tiempo fue alquilado a la Real Armada de Holanda pero al contradecir los acuerdos firmados con los Estados Unidos este alquiler fue revertido y el destructor prosiguió su actividad con pabellón inglés y asignado entre septiembre de 1941 y marzo de 1942 a la escolta de convoyes en el atlántico.

A principios de 1942 al almirantazgo británico le urgía atacar y destruir el estratégico puerto de Saint Nazaire, este puerto disponía de los mayores astilleros franceses en la costa atlántica en poder de Alemania, capaz de reparar en su gran dique seco a buques de gran tonelaje.

Saint Nazaire Docks_RAF
Zona portuaria de Saint Nazaire (RAF)

Este puerto ejercía de base naval alemana y refugio de submarinos y buques que operaban en la zona contribuyendo y agravando el bloqueo naval a las islas británicas.

En el plan de destrucción de los astilleros se incluyó y rápidamente se desestimo el realizar un bombardeo a gran escala, en esa época aún no se disponían de bombarderos de precisión y el ataque habría causado muchas bajas civiles al núcleo de población anexo a los astilleros.
Por tanto se tuvo que planificar una misión algo más compleja y arriesgada.

La planificación del ataque se confió a Lord Louis Mountbatten, que organizaría un ataque nocturno en el que el objetivo principal se hallaría en destruir las compuertas internas del dique seco mediante torpedos con espoleta retardada y la destrucción completa del dique seco con los explosivos instalados en un destructor debidamente modificado. La misión secundaria sería realizada por comandos con el objetivo de inutilizar todo el complejo portuario.

Para la destrucción del dique seco se escogió al viejo HMS Campbeltown, las modificaciones tuvieron lugar en los astilleros ingleses de Devonport, estas modificaciones incluían:

  • la demolición de dos de sus cuatro chimeneas a fin de darle la apariencia de un destructor alemán de la clase Möwe
  • se le instalaron planchas de acero a lo largo de su cubierta a fin de poder alojar y proteger en mínimas condiciones a los comandos que irían alojados en el exterior del barco, se reforzó y blindó la superestructura del puente, se eliminó todo aquel equipo no esencial para el funcionamiento del buque para aligerar el barco
  • se sustituyó todo su armamento por tan sólo 1 cañón de 12 pulgadas y 8 cañones antiaéreos de 20 mm. y lo más importante, se lo armó con 4,1 toneladas de explosivo amatol o el equivalente a 24 cargas profundidad Mk. VII. Estos explosivos iban instalados en un compartimento en la proa y cubiertos de hormigón, con un mecanismo especial de detonación retardada listo para explosionar a las 8 horas desde el momento de su activación, además de otro mecanismo de seguridad para evitar la desactivación de las cargas explosivas.

Para destruir las puertas internas del dique, se utilizaría una lancha torpedera la MTB-74 con dos torpedos con espoleta retardada.

En la misión secundaria se emplearían hasta 611 comandos embarcados en 16 lanchas motoras y en el propio HMS Campbeltown, estas lanchas serian la gran mayoría del tipo o clase Fairmile B, Fairmile C y Vosper 72, de las flotillas 7, 20 y 28.

Vosper 72 type
Lancha torpedera tipo Vosper ’72

La misión empezó el día 26 de marzo de 1942 partiendo de la base naval de Falmouth, con la lancha MGB-314 en cabeza guiando a la flotilla con su radar, seguido del destructor HMS Campbeltown remolcando a la lancha torpedera MTB-74 y escoltado por otros dos destructores los HMS Atherston y HMS Tynedale, en los flancos se emplazarían el resto de lanchas torpederas para proteger y torpedear a cualquier embarcación enemiga y por el aire por unas horas fueron escoltados por cazas Spitfire. Por otro lado el submarino HMS Sturgeon daría las indicaciones precisas y guiaría a la flotilla en su aproximación final.

Emplearon tres días en llegar a las cercanías de Saint Nazaire, por el camino fueron interceptados por el submarino alemán U-593 que los destructores de escolta pudieron ahuyentar, aunque no pudieron evitar el mensaje que envió a su mando alertando de la flotilla inglesa, sin mucho éxito.

A las pocas horas de empezar la última aproximación y ataque, aviones bombarderos de la RAF intentaron realizar un bombardeo de distracción a las instalaciones militares de la zona, pero al no poder identificar con seguridad los objetivos y con el riesgo de alcanzar a la población civil no lanzaron sus bombas.

En la madrugada del día 28 el HMS Campbeltown y el resto de barcos izaron la bandera de guerra de la Kriegsmarine e iniciaron la aproximación final. Al poco tiempo los reflectores alemanes iluminaron a la flota inglesa que reemplazó la bandera alemana por banderas blancas para aumentar la confusión, instantes después los defensores alemanes abrieron fuego.

HMS ‘Campbeltown_ at St Nazaire - Norman Wilkinson
Recreación del ataque (Norman Wilkinson)

Desde el momento en que las fuerzas defensoras de la base abrieron fuego, sólo separaban al HMS Campbeltown y al resto de lanchas del su objetivo 2 millas más un muro de balas enemigas, tardaron 15 minutos en llegar al gran dique, tiempo en el que perecieron más de la mitad de los comandos y dotaciones de las lanchas motoras y del destructor.

La lancha torpedera MTB-74 no pudo realizar su misión de lanzar los torpedos en las compuertas internas del dique seco al hallarse las externas cerradas, con lo que hubo que conformarse con lanzarlos en la vieja entrada del dique, que estallaron esa misma noche.

El destructor HMS Campbeltown se dirigió a toda máquina hacia el gran dique seco empotrándose contra las compuertas. Con la proa elevada fuera del agua, la tripulación que quedaba aún a bordo se encargó de abrir los grifos de la quilla para inundar la pola del barco e impedir de esta manera que se pudiera desalojar el destructor del sitio en donde había quedado incrustado. Las lanchas motoras restantes intentaron por todos los medios evacuar a los comandos que ya se encontraban en tierra combatiendo contra los defensores alemanes.

Los supervivientes y a la dotación del HMS Campbeltown fueron recogidos por las lanchas restantes, aunque sin mucho éxito la gran mayoria, muy pocos lograron salir del estuario con vida, tan solo unos 222 a bordo de las pocas lanchas que lograron escapar. El resto de ellos perecieron en combate (169) o fueron capturados por los alemanes (215), un pequeño grupo de 5 comandos consiguieron escapar más tarde logrando llegar a Gibraltar cruzando Francia y España.

HMS Campbeltown_3
El HMS Campbeltown a pocas horas de explotar

En cuanto al destructor HMS Campbeltown, quedó incrustado y semi hundido en las compuertas exteriores del gran dique seco. Durante gran parte del día fue sometido a inspección por parte de oficiales y soldados alemanes que no hallaron explosivos a bordo. No obstante una hora y media más tarde de lo previsto al mediodía, las cargas ocultas en el destructor inglés hicieron explosión destruyendo las compuertas e inutilizando el dique para el resto de la guerra. En la explosión perecieron 250 soldados alemanes, entre los que se hallaban a bordo del destructor y los que estaban en las proximidades, incluidos civiles franceses.

St_Nazaire_1942_aerial
El HMS Campbeltown en el centro del dique inutilizado

La intención de reducir al máximo las bajas civiles fue buena, pero esta explosión del destructor causo el pánico en la base naval. Los soldados alemanes empezaron a disparar por doquier incluidos a civiles franceses. Fueron detenidos 1.500 civiles y sus casas fueron demolidas como represalia.

Del destructor HMS Campbeltown tan sólo se ha conservado un objeto rectifico, tengo conocimiento de dos objetos, la campana y un cañón. La campana fue cedida a la ciudad de Campbeltown en Pensilvania hasta que fue devuelta e instalada en la moderna fragata HMS Campbeltown F-86 del tipo 22, quien la llevó con orgullo durante su servicio en la Royal Navy desde 1989 a 2011. En el mismo 2011 la campana volvió a la ciudad de Campbeltown y allí permanecerá hasta que vuelva a construirse otro barco con el mismo nombre para volver a servir en la Royal Navy.

El cañón se hallaba instalado en St. Nazaire hasta el año 2016 de donde fue retirado para ser restaurado y estaba previsto que en 2017 volviera a ser expuesto al publico junto a una placa conmemorativa.

Bell_Canon_compo
Campana del HMS Campbeltown (Paul Chaplin) y su cañón (Jordi Montoro)

Para saber más:

Artículo sobre el HMS Campbeltown y el ataque a Saint Nazaire en la Wikipedia (inglés)
World War II Database, Raid on Saint-Nazaire
Artículo sobre la campana del HMS Campbeltown: “British to return ship’s bell to Campbelltown” en el pennlive.com