El pasado guerrero del transatlántico argentino Corrientes

La tarde del día 7 de noviembre de 1952 llegaba al puerto de Barcelona procedente de Buenos Aires y escalas el transatlántico argentino Corrientes de la compañía Río de la Plata S. A. de Navegación de Ultramar, procedió a atracar de costado en el Muelle de Barcelona junto a la Estación Marítima en donde le estaban esperando algunos pasajeros para embarcar más algunas sacas de carga. Terminadas las operaciones de embarque se hizo nuevamente a la mar el mismo día de su llegada poniendo rumbo a su siguiente destino, Génova.

Corrientes 1
Transatlántico Corrientes (vía Histarmar)

Tras la pacífica apariencia del transatlántico Corrientes se esconde una breve pero intensa vida guerrera, nacido como buque de carga y requisado para ser convertido a portaaviones de escolta, fue alquilado a la Royal Navy bajo el contrato de la ley norteamericana de la Segunda Guerra Mundial de Préstamo y Arriendo y renombrado a HMS Tracker combatiendo en la Batalla del Atlántico y en el desembarco de Normandía.

El HMS Tracker

El portaaviones de escolta HMS Tracker con numeral D-24 pertenecía a la clase Attacker de los que se construyeron 8 buques en astilleros norteamericanos entre 1941 a 1943, todos ellos fueron construidos como cargueros del tipo C3 y requisados por la US Navy para ser utilizados como portaaviones de escolta, tras ser modificados fueron alquilados bajo el contrato de Préstamo y Arriendo (Lend and Lease) a la Royal Navy.

USS Hercules AK-41
USS Hercules AK-41, primer buque de transporte del tipo C3 en ser completado

Podían desarrollar las misiones antisubmarinas, ataque o defensa aérea, para ello podían embarcar hasta 24 aviones en distintas configuraciones de los modelos Hawker Sea Hurricane, Supermarine Seafire, Fairey Swordfish, Grumman Wildcat, Vought F4U Corsair y Grumman Avenger.

El casco del HMS Tracker fue construido originalmente como un buque mercante del tipo C3-S-A1 en los astilleros de Seattle-Tacoma Shipbuilding Corp. para la compañía Moore-McCormack Lines con el nombre de Mormacmail, colocando su quilla el 3 de noviembre de 1941 y siendo botado el 7 de marzo de 1942. La US Navy requisó el mercante en fecha de 2 de mayo de 1942 para ser reconvertido a portaaviones de escolta cambiando su nombre a BACV-6.
Los astilleros Willamette Iron & Steel Corp. en Portland serían los encargados de realizar las modificaciones pertinentes para convertir al Mormacmail a un portaaviones de la clase Attacker, terminados los trabajos fue transferido a la Royal Navy en fecha de 31 de enero de 1943 con el nombre de HMS Tracker en honor a los nativos originales de Norteamérica que efectuaban las tareas de rastreador.

HMS TRACKER
Portaaviones de escolta HMS Tracker (IWM FL22590)

Desplazaba 14.170 toneladas a plena carga, sus dimensiones eran de 141,7 metros de eslora por 21,2 metros de manta y 7,5 metros de calado.
Era propulsado por dos turbinas a vapor de 8.500 shp. alimentadas por dos calderas de 285 psi. a un eje que le daban una velocidad de más de 18 nudos y una autonomía de 27.300 millas náuticas a 11 nudos. Dotación, 646 tripulantes, entre marineros y equipo de vuelo.
Su armamento de carácter defensivo y antiaéreo lo componían 2 cañones sencillos de 4″/50, 3 montajes dobles de 40 mm. y 21 sencillos de 20 mm.

LIFE ON BOARD HMS TRACKER. SEPTEMBER TO OCTOBER 1943, IN THE NOR
Disparando los cañones Bofors de 40 mm. en el HMS Tracker (IWM A19749)

Su electrónica, instalada en el Reino Unido, constaba de un radar de descubierta aérea Tipo 79B y otro de descubierta de superficie Tipo 271, más equipos para la localización de transmisiones inalámbricas.
Disponía de una cubierta de vuelo de 137 x 37 metros y un hangar debajo de la misma de 79,2 x 18,9 metros, con dos ascensores y 1 catapulta hidráulica, con una capacidad máxima operativa de 24 aviones.

ON BOARD THE ESCORT CARRIER HMS TRACKER. 11 JULY 1944.
Aviones torpederos Grumman TBF Avengers listos para despegar del HMS Tracker (IWM A24946)

El HMS Tracker participó en la escolta de 14 convoyes entre mayo de 1943 a noviembre de 1944, y entre todas sus misiones de guerra destacaría tres hechos.

El 6 de noviembre de 1943 mientras realizaba una escolta antisubmarina al convoy HX 264 en ruta por el Atlántico Norte desde el Reino Unido a Estados Unidos, el convoy se vio sorprendido por el ataque de los submarinos alemanes U-262 y U-842, tras localizarlos fueron hundidos por el 2º Grupo de Escolta.

LIFE ON BOARD AN ESCORT CARRIER, HMS TRACKER. SEPTEMBER TO OCTOB
Aviones torpederos Fairey Swordfish preparándose para una nueva misión antisubmarina a bordo del HMS Tracker (IWM A19704)

Pocas horas después el 8 de noviembre el convoy se vio sorprendido de nuevo por otro submarino, el U-648, el cual disparó diversos torpedos G7es o también llamados torpedos GNAT (German Navy Acoustic Torpedo o Torpedo Acústico de la Marina alemana), todos los torpedos fallaron en sus objetivos y el submarino alemán logró evadir a las defensas del convoy.

El HMS Tracker se integró el 29 de marzo de 1944 en el convoy JW 058 en la Bahía de Kola, este convoy debía de transitar hacia el Reino Unido por el Ártico, allí se unió al crucero HMS Diadem y al portaaviones de escolta HMS Activity más 11 destructores de la Royal Navy y uno noruego.
El día 3 de abril en el Mar de Barents se localizó al submarino alemán U-288 que intentaba atacar al convoy, inmediatamente se lanzaron los aviones para interceptarlo, los Swordfish desde el HMS Activity y los Avenger y Wildcat desde el HMS Tracker, quienes lo atacaron con cargas de profundidad y cohetes causando su hundimiento, no hubo supervivientes.

FLEET AIR ARM IN CONVOY ACTION. 3 APRIL 1944, AVENGER AIRCRAFT F
Submarino alemán U-288 siendo acosado por las cargas de profundidad lanzadas desde los aviones Avenger del HMS Tracker (IWM A22860)

Finalmente una de sus últimas acciones de guerra destacable fue la desarrollada a partir del 3 de junio de 1944, cuando junto a los portaaviones de escolta HMS Pursuer y HMS Emperor fue destacado a 130 millas al oeste de Lands End en la península de Penwith en Reino Unido. Su misión era la de bloquear el tráfico a los submarinos enemigos al interior del Canal de la Mancha, para de este modo, facilitar la navegación de los buques de desembarco y sus escoltas a las playas de Normandía.
La misión se desarrolló sin novedades excepto por la colisión contra la fragata canadiense HMCS Terme K-458 que sufrió diversos daños teniendo que ser remolcada por la HMCS Outremont hacia Cardiff para ser reparada.

En noviembre de 1944 el HMS Tracker fue devuelto a los Estados Unidos en donde fue utilizado como buque de transporte de aviones en la zona del Océano Pacífico hasta julio de 1945.
Fue asignado a la flota de reserva el 9 de agosto de 1945 quedando estacionado en la base naval de Norfolk en noviembre del mismo año.

Incorporándose a la vida civil

En 1949 el empresario argentino Alberto Dodero (1887-1951) adquirió a la US Navy cinco portaaviones de escolta para convertirlos en buques de carga y pasajeros, estos buques navegarían bajo bandera de la compañía Río de la Plata S. A. de Navegación de Ultramar dentro del Grupo Dodero.

Estos cinco buques fueron los:

– Artillero ex USS Vermillion CVE-52 / HMS Smiter
– Coracero ex USS St. Simon CVE-51 / HMS Arbiter
– Corrientes ex BACV-6 / HMS Tracker
– Lancero ex USS Delgada CVE-40 / HMS Speaker
– Salta ex USS Jamaica CVE-43 / HMS Shah

De estos cinco buques comprados los Artillero, Coracero y Lancero recuperaron su cometido original de buques mercantes; mientras que los dos restantes se convirtieron a buques de pasajeros, los Corrientes y Salta, para cubrir la nueva línea creada por Dodero que partiría de Buenos Aires con escalas en Río de Janeiro, Las Palmas, Lisboa, Barcelona, Marsella, Nápoles y Génova, con una escala adicional en Montevideo.

Estos dos buques más otros de la misma compañía y de otras navieras tuvieron un importante papel para transportar a todos aquellos emigrantes que dejaron España para probar suerte en el continente sudamericano y en especial en Argentina.

El resto de buques de la compañía de Dodero eran los Alberto Dodero, Buenos Aires, Córdoba, Entre Rios, Eva Perón, Maipú, Mendoza, Presidente Perón, Santa Fe, Tucumán, Yapeyú y 17 de Octubre.

El Corrientes

Una vez adquirido por el Grupo Dodero, el HMS Tracker ya renombrado a Corrientes, fue convertido a buque de pasajeros con capacidad adicional para el transporte de carga en los astilleros norteamericanos de Newport News S.B. & D.D. Co. en Newport News.

Corrientes 2
Obras de transformación del HMS Tracker a su nuevo aspecto como transtatlántico Corrientes (Newport News S. B. & D. D. Co. vía Histarmar)

En su nueva vida, el Corrientes podía transportar a 4 pasajeros de primera clase con opción a otros 18, más 1.640 pasajeros de tercera clase o clase turista. Se le añadió una bodega con una capacidad de de 2.768 m³ de carga a granel o de 2.461 m³ de carga general.
Conservó sus dimensiones y su desplazamiento varió a 12.053 toneladas, se le instaló una nueva planta propulsora mediante turbinas a vapor de la firma Allis-Chalmers de 8.500 cv. de potencia que le daban 17,5 nudos de velocidad máxima.

Corrientes 3
Transatlántico Corrientes (Ambrose Greenway vía Histarmar)

En el momento de incorporarse a la flota de la compañía los transatlántico Corrientes y su hermano Salta eran los mayores buques de pasajeros de Argentina, tan importante fue esta adquisición para la nación que el mismo día de la entrega del Corrientes asistieron el presidente del país Juan Domingo Perón acompañado de Eva Perón y con Alberto Dodero ejerciendo de anfitrión, en donde pudieron constatar de primera mano del buen estado y confort del nuevo buque de la compañía de Dodero.

SS Salta
Transatlántico Salta gemelo del Corrientes (vía Histarmar)

En 1955 fue transferido a la Flota Argentina de Navegación de Ultramar y en 1961 a la Empresa Líneas Marítimas Argentinas S.A.

Las batallas y los viajes del Corrientes pronto le pasaron factura, a principios de 1964 y como antesala de su fin, el Corrientes tuvo que ser reparado de urgencia en el puerto de Génova debido a problemas en sus motores, finalizadas las reparaciones continuó su viaje, finalizando abrúptamente en el puerto de Lisboa en donde la misma tripulación se negó a continuar el viaje si no se revisaba a fondo el buque. Por contra desde Buenos Aires ordenaron que el Corrientes continuara su viaje haciendo escala en las Islas Canarias en caso de emergencia.
Con el pasaje a bordo la tripulación no tuvo más remedio que acatar las órdenes y continuar su viaje de regreso mas no llegarían mucho más lejos del puerto de Lisboa por avería en los motores y teniendo que volver al puerto lisbonense con algunas dificultades.

El coste de la reparación y la obsolescencia del buque desaconsejaron cualquier tipo de trabajo para recuperar al Corrientes, siendo dado de baja en el mismo puerto de Lisboa y vendido para desguace en Antwerp (Bélgica) en septiembre de 1964.

 

Dodero Line

 

Más información:
Historia y vida de Alberto Dodero en el portal de Histarmar
Portaaviones de escolta BACV-6 / HMS Tracker en Navsource
“Los barcos de la emigración y sus protagonistas” en la página Oficial de la Federación Regional de Sociedades Españolas

Crucero acorazado USS Pittsburgh y el inicio de la aviación embarcada

La mañana del día 31 de marzo de 1924 hacía su entrada al puerto de Barcelona, en visita de cortesía, el crucero acorazado USS Pittsburgh de la marina de guerra de los Estados Unidos procedente de Marsella.
Al acercarse a la bocana del puerto fue a su encuentro el práctico de guardia, quien lo guiaría hasta el muelle asignado para su atraque, el muelle de Poniente.

24385F_MMB
Crucero acorazado USS Pittsburg en Barcelona alrededor de los años ’20 (Museu Marítim de Barcelona #24385F)

Instantes después de cruzar la bocana, izó en su palo más alto la bandera nacional española a la vez que realizaba el saludo a la plaza con una salva de 21 cañonazos, saludo contestado por las baterías del castillo de Montjuich y por los cañones del crucero Rio de la Plata de la Armada española.
Nadie quiso perderse la llegada de tan ilustre y singular visitante, los hidroaviones de la Aeronáutica Naval con base en Barcelona, realizaron algunas maniobras alrededor del crucero a modo de saludo.

Tras amarrar sus cabos de popa, en el muelle los estaban esperando representantes de la comandancia naval en Barcelona don Luis Manuel de Villena y el capitán de Estado Mayor don José molina, así como el cónsul general norteamericano en Barcelona el Sr. Ralph J. Totten.
Todos ellos fueron recibidos a bordo por el vicealmirante P. Andrews y el comandante del crucero el capitán John Valentine Klemann.

Esta no fue ni sería la única visita de este crucero acroazado a Barcelona, desde 1919 a 1926 estuvo asignado como buque insignia de las fuerzas navales norteamericanas en Europa, por tanto su presencia fue constante, visitando la ciudad Condal en ocasiones en solitario y en otras acompañado de destructores.
El USS Pittsburgh llegaba a Barcelona en el momento preciso de normalización de relaciones con los Estados Unidos, apenas unos meses antes se inauguraba en Cartagena (Murcia) un monumento en recuerdo a los caídos en la Batalla de Cavite del 1 de mayo de 1898, en donde estuvieron presentes a su inauguración el rey Alfonso XIII junto con el embajador estadounidense Alexander P. Moore.
Como símbolo de esta normalización en ocasiones se organizaban eventos culturales en las ciudades en donde recalaban los buques norteamericanos. Uno de estos eventos tuvo lugar en Barcelona, un día antes de la partida del crucero acorazado de la ciudad.
El día 5 de abril se organizó un partido de béisbol en el campo de futbol del Real Club Deportivo Español, los equipos a enfrentarse fueron la selección barcelonesa de béisbol contra un equipo formado por marinos norteamericanos del crucero acorazado USS Pittsburgh, la entrada fue gratis pudiendo presenciarlo quien quisiera.

El crucero acorazado USS Pittsburgh fue a su vez junto con el crucero ligero USS Birmingham pionero de la aeronáutica naval norteamericana y mundial, realizando sobre ellos los primeros despegues y aterrizajes de aviones sobre un barco de guerra y cayendo víctima del soplete, antes de lo esperado, a causa del Tratado Naval de Londres.

El Crucero Acorazado Nº 4

El crucero acorazado USS Pittsburgh originalmente se lo bautizó como USS Pennsylvania o como también era conocido Armored Cruiser Nº 4 o Crucero Acorazado Nº 4, este nombre y denominación lo ostentó desde marzo de 1901 a agosto de 1912. A partir de 1912 el USS Pennsylvania fue renombrado a USS Pittsburgh y se convertiría en el segundo buque de guerra de esta nación en llevar el nombre de esta ciudad de la mancomunidad de Pensilvania. Con este cambio se liberaba el nombre Pennsylvania para una nueva clase de acorazados, estos serian los USS Pennsylvania y el USS Arizona, ambos presentes en Pearl Harbor el día del ataque japonés.

USS Pennsylvania (CA-4)
USS Pennsylvania

El USS Pennsylvania Fue el primero de una serie de cinco unidades construidos desde 1901 a 1908, todos ellos combatieron en la Primera Guerra Mundial perdiendo tan sólo uno de ellos, el USS California, supuestamente por un torpedo del submarino alemán U-156 frente a las costas de Long Island el 19 de julio de 1918.

El USS Pennsylvania fue construido por los astilleros norteamericanos de William Cramp & Sons en Filadelfia, siendo botado el 22 de agosto de 1903 y dado de alta el 9 de marzo de 1905.

USS Pensylvania perfil

Desplazaba 13.900 toneladas estándar, y sus dimensiones eran de 154 metros de eslora por 21,18 metros de manga y 7,34 metros de calado.
Era propulsado por 32 calderas Niclausse y dos maquinas verticales de triple expansión a dos ejes con una potencia de 23.000 ihp., su velocidad máxima era de 22 nudos. Dotación, 889 tripulantes (80 oficiales, 745 marineros más 64 infantes de marina).

Su armamento original estaba compuesto por 4 cañones dobles Mk. 5 de 203/40 mm., 14 cañones Mk. 6 de 152/50 mm., 18 cañones de 76/50 mm., 12 de 47 mm., 2 de 37 mm. y dos tubos lanzatorpedos de 450 mm.

Su coraza protectora variaba de entre los 152 mm. en la línea de flotación a los 102 mm. en proa y popa, las torres artilladas disponían de 165 mm. y 152 mm. para las barbetas laterales, la máxima protección se encontraba en la torre de mando con 229 mm. de blindaje.

Pittsburgh_compo
Dos vistas hacia popa y hacia proa de la cubierta principal del USS Pittsburgh en Barcelona (AFCEC)

En las fechas de su visita a Barcelona el ya entonces USS Pittsburgh (ex USS Pennsylvania) había sido modernizado, su planta propulsora fue remodelada reduciendo sus calderas de 32 a 20, 8 Niclausse y otras 12 Babcock & Wilcox.
Su armamento también sufrió cambios, su nueva configuración fue: 2 torres dobles de cañones de 203/45 mm. Mk. 6, 14 cañones sencillos de 152/50 mm. Mk. 6, 18 sencillos de 76/50 mm. , 4 cañones de saludo Driggs-Schoeder de 47 mm. y dos tubos lanzatorpedos bajo la línea de flotación de 450 mm.

Primer despegue desde un buque de guerra

En octubre de 1910 el pionero de la aviación norteamericana Eugene Burton Ely (1886-1911) junto con el diseñador y fabricante de aviones Glenn Curtiss (1878-1930), consiguieron una reunión con el capitán Washington Irving Chambers (1856-1934) para lograr el apoyo de la US Navy para intentar investigar el posible uso de la aviación militar a bordo de buques de guerra.

Eugene Burton Ely
Eugene Burton Ely a los mandos de su avión (Naval Historical Center)

El principal escollo para la utilización de los aviones de la época en barcos radicaba en su despegue y aterrizaje, por ello la US Navy prestó y adaptó según las instrucciones de Ely y Curtiss el crucero ligero USS Brimingham para poder experimentar los despegues.

El crucero USS Birmingham de 3.750 toneladas y 129 metros de eslora, fue conducido a los astilleros de la marina en Norfolk, lugar en donde sería adaptado para el experimento del despegue. Se construyó una plataforma de madera de algo más de 25 metros de longitud (83 pies) que sería instalada en la proa, frente del puente de mando.

USS Birmingham
Crucero ligero USS Birmingham

La mañana del día 14 de noviembre de 1910 el crucero USS Birmingham con el avión de Ely a bordo, un biplano Curtiss modelo D con un motor de 50 hp., puso rumbo hacia Old Comfort Point en la bahía de Chesapeake acompañado de los destructores USS Roe, USS Terry y los torpederos USS Barley y USS Stringham.
Alrededor de las 3 de la tarde el biplano Curtiss de Ely despegaba desde el USS Birmingham no sin algún percance, ya que el pequeño avión golpeó el agua y por poco termina el experimento frente a la proa del crucero, por fortuna pudo remontar el vuelo logrando aterrizar en tierra firme en Willoughby Spit a unos 4 quilómetros de su punto de partida.

Primer vuelo Ely_USS Birmingham.jpg
Despegue del biplano de Ely desde el USS Birmingham el 14 de noviembre de 1910 (Naval Historical Center)

El 4 de enero de 1911 con el mismo avión Curtiss, Ely despegó desde tierra firme en Selfridge Field al sur de San Francisco y puso rumbo a Hunters Point en la bahía de San Francisco, lugar en donde le esperaba fondeado el USS Pennsylvania. El crucero acorazado disponía de una plataforma más grande de unos 39,62 metros de longitud por 9,75 metros de ancho (130 x 32 pies) instalada en la popa, detrás del segundo palo.

Landscape
Primer aterrizaje sobre la plataforma del USS Pennsylvania (Naval Historical Center)

Ely no sólo logró aterrizar el biplano si no que completo las pruebas haciéndolo despegar de nuevo desde el USS Pennsylvania.
Meses más tarde su compañero Glenn Curtiss realizó una nueva prueba a bordo del USS Pennsylvania, Curtiss quería experimentar con la recuperación de hidroaviones en la mar y su posterior transporte. Para ello el día 17 de enero de 1911 él mismo pilotó un hidroavión hasta el puerto de San Diego en donde se encontraba el USS Pennsylvania, amerizando muy cerca del crucero acorazado, una vez hubo llegado a su costado mediante una grúa del crucero se izó al hidroavión y lo depositó suavemente en su cubierta, horas más tarde se repitió la operación a la inversa demostrando la posible adaptación y uso operacional de estas aeronaves sin tener que disponer de una plataforma en donde poder aterrizar y despegar.

Curtiss_hidroavion
Pruebas con el hidroavión de Curtiss (Naval Historical Center)

La carrera por conseguir la superioridad aérea mediante aviones embarcados comenzó con el primer vuelo desde el USS Birmingham y pronto se sucedieron diversos hitos que marcaron la pauta a seguir.

  • 1915 desde el USS North Carolina se lanzó el primer avión mediante una catapulta.
  • 1918 Reino unido construyó el primer portaaviones con una cubierta de vuelo completa desde proa a popa con ascensores que comunicaban la cubierta inferior o hangar con la cubierta superior, el HMS Argus I-49.
HMS Argus
HMS Argus con el camuflaje dazzle
  • 1918 se comenzó la construcción en Reino Unido del primer portaaviones diseñado para tal fin el HMS Hermes (95), hito compartido con el japonés Hōshō.
  • 1922 la US Navy adaptó un barco mercante como portaaviones, similar en apariencia al HMS Argus, el USS Langley CV-1, convirtiéndose en el primer portaaviones norteamericano y a su vez fue el primero en disponer de cables de frenado para poder recuperar a los aviones con seguridad.
USS Langley CV-1
USS Langley primer portaaviones norteamericano

Pasada la Segunda Guerra Mundial se sucedieron diversos hitos gracias al avance tecnológico a la par que se comenzaban a volar los primeros aviones con motores a reacción, más grandes, más pesados y más capaces.

Por ello fue necesario la modificación de la cubierta de vuelo de los portaaviones con secciones especializadas en la recuperación y en el despegue de las aeronaves. Se añadieron catapultas de vapor, ayudas electrónicas y ópticas para el aterrizaje,  se comenzó a utilizar la propulsión nuclear en los portaaviones (US Navy y Francia), para los portaaviones más pequeños se ideó el concepto Ski Jump y más recientemente las catapultas de vapor pronto serán sustituidas por catapultas electromagnéticas (EMALS, sólo US Navy).

USS Gerald R. Ford
USS Gerald R. Ford, último portaaviones construido para la US Navy

Últimos años del USS Pittsburgh

El crucero acorazado USS Pittsburg después de navegar por el mundo entero y haber participado en la Primera Guerra Mundial sucumbió a lo establecido en el Tratado Naval de Londres firmado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia y Japón. En el punto donde se regulaba el tonelaje de los buques de guerra, no permitía que los cruceros sobrepasaran las 10.000 toneladas, la clase Pennsylvania sobrepasaba en aproximadamente 4.000 toneladas esa norma. En el Tratado también se regulaba la manera en que debían de ser retirados, o se hundían o se desarbolaban o se debían de utilizar como blancos en ejercicios.
El USS Pittsburgh fue utilizado primero como blanco flotante en prácticas de tiro en octubre de 1931 y posteriormente comenzaría su desguace en diciembre del mismo año.

USS Pittsburgh_2
USS Pittsburgh (vía Navsource.org)

Más información:
Llegada del USS Pitssburgh a Barcelona en La Vanguardia del día 1 de abril de 1924 página 17
Crucero acorazado USS Pennsylvania / Pittsburgh en Navsource.org (inglés)
Naval History Blog, Seaplanes: The Beginning (inglés)