Un barco invisible camuflado de león

El día 20 de agosto de 1977 efectuaban su entrada al puerto de Barcelona, en visita de cortesía, los destructores de la marina de guerra de Grecia Aetos D-01 y Leon D-54, procedieron a atracar en el Muelle de Bosch y Alsina, lugar en el que permanecieron hasta la madrugada del día 24.

Esta escuadrilla iba comandada por el capitán de navío L. Vassillikopoulos con el destructor Aetos como buque insignia y se encontraban realizando un viaje de instrucción por el Mediterráneo occidental.

Aetos_Leon
Destructores Aetos D-01 (izq.) y Leon D-54 (der.)

Después de intercambiar los saludos protocolarios con las autoridades civiles y militares de la ciudad, los marinos de la escuadrilla griega visitaron el Ayuntamiento y el Museo Marítimo de las Reales Atarazanas; a cambio el comandante de la escuadrilla el capitán de navío Vassillikopoulos, ofreció una recepción a bordo del destructor Aetos en honor a las autoridades locales, cuerpo consular y a la comunidad griega afincada en Barcelona.

Todo transcurrió en aparente normalidad a pesar de que el otro buque que acompañaba al Aetos, el destructor Leon, en el pasado fue en realidad el USS Eldridge DE-173 y según el ufólogo Morris K. Jessup en su libro “El Experimento Filadelfia: Proyecto Invisibilidad” en este barco se llevó a cabo un experimento secreto para obtener la invisibilidad óptica de un buque de guerra.

El Aetos y el Leon

Los destructores griegos Aetos D-01 y Leon D-54, pertenecían a la denominada clase norteamericana de destructores de escolta Cannon. Estos destructores estaban diseñados para desarrollar misiones antisubmarinas y la escolta de convoyes. Se encargaron 116 unidades de las que tan sólo se construyeron 72 para la marina de guerra de los Estados Unidos (US Navy) y seis para las Fuerzas de la Francia Libre.

El Aetos fue construido originalmente con el nombre de USS Slater DE-766 en los astilleros norteamericanos de Tampa Shipbuilding Co. Inc. en Florida, siendo botado el 13 de febrero de 1944 y entregado a la US Navy el 1 de mayo de 1944.

USS Slater DE-766
USS Slater DE-766

El Leon cuyo nombre original era USS Eldridge DE-173 fue construido en los astilleros de Federal Shipbuilding & Drydock Corp. en Port Newark (Nueva York), puesto a flote el 25 de julio de 1943 y entregado a la US Navy el 27 de agosto de 1943.

USS Eldridge DE-173
USS Eldridge DE-173

Características técnicas

Los buques de la clase Cannon tenían un desplazamiento a plena carga de 1.620 toneladas, y sus dimensiones eran de 93,3 metros de eslora por 11 metros de manga y 3,5 metros de calado.
Eran propulsados por cuatro motores diesel GM Mod. 16-278A de 6.000 shp. y motores eléctricos a dos ejes, su velocidad máxima era de 21 nudos y su autonomía de 10.800 millas náuticas a 12 nudos.
Su armamento lo componían 3 cañones sencillos de 76/50 mm. Mk. 22, 1 cañón doble de 40 mm. Mk. 1 antiaéreo, 8 sencillos de 20 mm. Mk. 4 antiaéreos, 3 lanzatorpedos Mk. 15 de 533 mm., 1 lanzador Hedgehog Projector Mk. 10 antisubmarino, 8 proyectores de cargas de profundidad Mk. 6 y dos raíles para lanzamiento de cargas de profundidad Mk. 9. Dotación, 216 tripulantes.

Durante su carrera militar en los Estados Unidos ambos destructores participaron en misiones de escolta a convoyes y tan sólo el USS Eldridge se enfrentó una vez a un contacto de sonar, posiblemente un submarino enemigo, se enfrentó a él con sus cargas de profundidad pero sin resultado alguno de haber alcanzado a ningún objetivo bajo el agua.

El experimento

Según cuenta el escritor y ufólogo Morris K. Jessup en su libro de “El Experimento Filadelfia: Proyecto Invisibilidad” de 1979 y a través de su testigo principal Carlos Miguel Allende, el USS Eldridge fue utilizado para probar una nueva tecnología de ocultación utilizando potentes campos magnéticos. Esta tecnología estaría basada en la teoría de la relatividad de Albert Einstein y en la teoría dinámica de la gravedad desarrollada por Nikola Tesla.

Al parecer el testigo del suceso Carlos Miguel Allende presenció a bordo del mercante SS Andrew Furuseth como el día 28 de octubre de 1943 se desvanecía y volvía a aparecer el destructor USS Eldridge de los astilleros militares de Filadelfia. Este experimento no sólo tuvo el resultado esperado, sino que también se consiguió de manera accidental teletransportar al destructor a 600 kilómetros de distancia en el puerto de Norfolk, con devastadores efectos físicos para los tripulantes del barco.

A partir de ese punto la polémica está servida, aunque a mi juicio el mayor experimento de todos fue el desarrollado tanto por defensores y detractores de este singular evento en su intento por demostrar cada una de las versiones existentes.
Se han escrito innumerables libros, se han realizado incontables documentales televisivos y se han filmado películas, y el misterio del USS Eldridge sigue sin esclarecerse.

 

Experimento_Filadelfia
Escena de la película “El Experimento Filadelfia” de 1984

Sea como fuere, cuesta creer que un buque tan valioso para el gobierno norteamericano tan sólo por el hecho de haber sido sometido a este experimento, no se conservara ni se sometiera a más pruebas y experimentos y no se dudara ni un instante en enviarlo a la guerra. Más aún, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial y bajo la Doctrina Truman el USS Eldridge fue transferido a una nación aliada, nación como Grecia y al que no le dio una misión de combate, sino de instrucción.

La transferencia del USS Slater y USS Eldridge

La Doctrina Truman de 1947 fue una medida creada por el Gobierno de norteamericano mediante la cual pretendían ejercer una presión positiva en favor de los Estados Unidos, en detrimento de la influencia opuesta del bloque soviético y comunista.

En el periodo comprendido de 1946 a 1949, Grecia se vio envuelta en una Guerra Civil, enfrentando al recién instaurado gobierno monárquico griego de Jorge II apoyado por los Estados Unidos y Reino Unido; contra el Ejercito Democrático Griego, fundado por el Partido Comunista de Grecia, y el Ejército Popular de Liberación Nacional con el apoyo de la Unión Soviética, Yugoslavia, Bulgaria y Albania.

Mediante ayudas económicas y militares a Grecia bajo el amparo de la Doctrina Truman, consiguieron inclinar la balanza en favor de la monarquía del rey Jorge II.
La ayuda militar no terminó con la guerra, y en 1951 bajo un nuevo acuerdo de cooperación y defensa mutua, Grecia recibía cuatro destructores de escolta provenientes de la ayuda militar norteamericana, los:

  • Panthir D-67, ex USS Garfield Thomas DE-193
  • Leon D-54, ex USS Eldridge DE-173
  • Ierax D-31, ex USS Ebert DE-768
  • Aetos D-01, ex USS Slater DE-766

Bajo esta misma doctrina y a través de otros acuerdos de defensa mutua y cooperación, fueron transferidos, alquilados o vendidos a otras naciones aliadas un gran número de los destructores de escolta de la clase Cannon.

Pin Klao
HTMS Pin Klao DE-413 (Bud Taylor vía Navsource.org)

Los países que recibieron más unidades fueron Francia con 8 unidades y Holanda con otras 6, también recibieron estos: buques Brasil, Corea del Sur, Filipinas, Italia, Japón, Perú, Taiwán, Tailandia y Uruguay. De todos ellos tan sólo uno se mantiene en servicio activo, el HTMS Pin Klao DE-413 de la Real Marina de Tailandia, con 75 años en activo desde que se puso a flote en el lejano 1943.

El destructor de escolta Leon D-54 (ex USS Eldridge DE-173), causó baja en la marina de guerra de Grecia el 15 de noviembre de 1992 y fue vendido para desguace en noviembre de 1999.

El Aetos D-54 (ex USS Slater DE-766) tuvo más suerte, después de ser retirado del servicio activo el 5 de julio de 1991, fue donado a la Asociación de Marineros de Destructores de Escolta norteamericana (Destroyer Escort Sailors Association). Esta misma asociación recolectó de sus cerca de 15.000 socios, 290.000 dólares para traer de vuelta al USS Slater, restaurarlo y convertirlo en museo flotante en la localidad de Albany en el estado de Nueva York.

Slater Museum
Destructor de escolta USS Slater DE-766 como museo flotante en Albany (vía Google Street View)

 

Para saber más:
Película: El Experimento Filadelfia, en “Un Barco de Película”
Página oficial del Museo Histórico de Destructores de Escolta en Estados Unidos (inglés)
Sobre el experimento “The Philadelphia Experiment From A-Z” (inglés)

 

 

Los peligrosos juegos de la Guerra Fría

El día 7 de noviembre de 1977 llegaba al puerto de la ciudad de Barcelona, en visita de cortesía y para descanso de su tripulación, la fragata norteamericana USS Voge FF-1047 al mando del capitán Gordon E. Scott e integrada en la Sexta Flota del Mediterráneo, el buque procedió a atracar en la zona sur del puerto, lugar en donde permaneció hasta el día 14 de noviembre.

USS Voge FF-1047
Fragata USS Voge FF-1047 (Jordi Montoro)

Esta fragata pertenecía a la clase Garcia y originalmente se concibió como destructor de escolta con el prefijo en su numeral como “DE“ y en 1975 recibiría el prefijo “FF” como fragata. Su cometido era la protección antisubmarina de convoyes, grupos anfibios expedicionarios y flotas de reabastecimiento en la mar.
De esta clase se construyeron 13 unidades de las cuales 11 sirvieron en la US Navy y 2 fueron modificadas y construidas en Italia según los requerimientos y necesidades de la Marina de guerra de Portugal. Más tarde con la retirada del servicio activo en la US Navy cuatro de ellas fueron vendidas a Brasil y otras tres a Pakistán.

Richard George Voge
Richard George Voge

La fragata USS Voge lleva el nombre en honor al realmirante Richard George Voge (1904-1948), comandante de los submarinos USS Sealion SS-195 y USS Sailfish SS-192 durante la Segunda Guerra Mundial. Fue construida en los astilleros norteamericanos de Defoe Shipbuilding Co. en Bay City (Michigan), siendo botada el 4 de febrero de 1965 y amadrinada por Alice Voge Oetting viuda de Richard George Voge, y entregada a la US Navy el 25 de noviembre de 1966.

Desplazaba 3.400 toneladas a plena carga, y sus dimensiones eran de 126,34 metros de eslora por 13,44 metros de manga y 7,47 metros de calado.
Era propulsado por 2 calderas Foster-Wheeler que alimentaban a 1 turbina de vapor con una potencia de 35.000 shp. a un eje, con una velocidad máxima de 27 nudos y una autonomía de 4.000 millas náuticas a 20 nudos. Dotación, 247 tripulantes.

Su armamento lo componían: 2 cañones sencillos de 127/38 Mk. 30; 1 lanzador óctuple para misiles antisubmarinos ASROC, 2 lanzatorpedos triples de 324 mm. Mk. 32 para torpedos antisubmarinos Mk. 46 y 2 lanzatorpedos alojados en la popa Mk. 37.
Su electrónica constaba de un radar de descubierta aérea AN/SPS-40, una de descubierta de superficie AN/SPS-10 y de un sonar de casco AN/SQS-26.

Perfil FF1049
Perfil de la fragata USS Koelsch FF-1049 de la clase Garcia

Disponía hangar y de cubierta de vuelo a popa para poder operar con un helicóptero Sikorsy SH-2 Seasprite LAMPS. Se realizaron pruebas, aunque nunca llegó a embarcarlo, para operar con un drone antisubmarino Gyrodyne QH-50.

El destructor de escolta USS Voge DE-1047 fue asignado a la base de Newport en Rhode Island y más tarde al Escuadrón de Escoltas numero 6 (Escort Squadron 6) para adiestrarse en el funcionamiento y tácticas de las nuevas armas antisubmarinas.

A mediados de 1969 volviendo de participar en unas maniobras antisubmarinas al norte de de Europa y de asistir en la revista naval en Spithead (Reino Unido) con motivo del 20 aniversario de la fundación de la OTAN, durante su regreso a casa se encontró con un submarino soviético que más tarde seria identificado como un tipo Yankee de propulsión nuclear y lanzador de misiles balísticos, en esta ocasión no se registró ningún incidente.

En enero de 1974 fue asignado a la Sexta Flota del Mediterráneo, sus tareas principales radicaban en patrullar la zona asignada, escoltar a otras unidades y grupos de combate y portaaviones de la US Navy, participar en ejercicios con los países integrantes de la Alianza Atlántica y en alguna que otra ocasión localizar, identificar y seguir a submarinos soviéticos.

En su tercer despliegue en el Mediterráneo con la Sexta Flota, en concreto el día 28 de agosto de 1976 mientras se encontraba en el Mar Jónico junto a la fragata USS Moinester FF-1097 de la clase Knox, desde el USS Voge se avistó lo que parecía ser un periscopio que sobresalía de la superficie del agua. Durante aproximadamente dos horas ambas fragatas mantuvieron contacto visual intermitente con el periscopio, aparentemente parecía como si el submarino no se hubiera percatado de la presencia de ambos buques norteamericanos. En cambio el submarino soviético si se había percatado de su presencia, al menos de una de ellas, la USS Moinester.

DN-ST-91-05245
USS Moinester FF-1097

El submarino soviético que más tarde seria identificado como el K-22 de la clase Echo II según nomenclatura de la OTAN, permaneció peligrosamente cerca de la USS Moinester a profundidad de periscopio y en ocasiones se sumergía y volvía a emerger muy cerca de la fragata.

Echo_II_class
Submarino soviético de la clase Echo II

Al parecer el comandante soviético creyó oportuno realizar ejercicios de adiestramiento utilizando a la fragata norteamericana, hasta que creyó que lo habían localizado y se sumergió a 140 metros de profundidad comenzando una serie de maniobras evasivas. Durante estas maniobras el submarino creó alrededor suyo un entorno desfavorable para el funcionamiento de los hidrófonos y le resultó del todo imposible determinar con exactitud la posición de la fragata USS Moinester. Prácticamente a ciegas tuvo que emerger a profundidad de periscopio hasta en tres ocasiones para determinar la posición de la fragata norteamericana, y en esas tres ocasiones se aproximó peligrosamente a ella a una elevada velocidad.

IWM_1 HU 131786
Aproximación de K-22 (vía Imperial War Museum HU 131786)

El comandante soviético despreocupado e ignorante de lo peligroso de la situación, intentó iniciar otra serie de maniobras esta vez en zig zag a profundidad de periscopio, creando un gran oleaje con la vela (o superestructura) y grandes vibraciones en el interior del submarino, para determinar la situación de la fragata. Al comenzar la primera maniobra girando a babor y sin prácticamente tiempo para reaccionar, se encontró en rumbo de colisión con la otra fragata, la USS Voge. Para intentar evitar el desastre ordenó bajar el periscopio y una inmersión de emergencia, pero la colisión fue inevitable, el submarino soviético impactó con su vela por la aleta de babor del USS Voge.

IWM_3 HU 131789
Dramática imagen instantes antes de la colisión (vía Imperial War Museum HU 131789)

La fragata USS Voge sufrió graves daños estructurales, grietas en diversos mamparos y le inutilizó el lanzador de misiles antisubmarinos ASROC. En un principio se remolcó a la fragata a Creta para ser reparada pero era necesario situar al barco en un dique seco adecuado y finalmente se decidió llevarla a la base naval francesa de Tolón para ser completamente reparada.

El submarino K-22 sufrió también graves daños en la vela y a lo largo de todo su casco, después de salir a superficie pudo ser asistido por diversos buques soviéticos que acudieron a su llamada de socorro, en un primer momento el submarino fue remolcado a la base de Kithera y posteriormente fue trasladado a Severodvinsk para ser completamente reparado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Así quedó la vela del K-22 (vía Russian Submarine Force)

Por fortuna en ambos barcos tan sólo hubo que lamentar algunos heridos más el susto.

En 1984 el USS Voge volvería a rozar la tragedia, esta vez si hubo que lamentar una víctima. El 17 de julio de 1984 durante un vuelo de rutina, el helicóptero embarcado en la fragata se estrelló en el mar, un Sikorsky SH-2F Seasprite. De los tres tripulantes a bordo de la aeronave, tan sólo se pudo rescatar a dos con vida, nunca se recuperó el cuerpo del tercer tripulante y se lo declaró fallecido.

Los últimos años de servicio de la USS Voge transcurrieron en aguas del Caribe y del Océano Pacífico occidental. Causó baja el día 23 de septiembre de 1989 y vendida para desguace el 25 de julio de 2000.

Otros casos similares

Durante la Guerra Fría se sucedieron muchos incidentes de esta índole entre ambos bloques, he aquí algunos de ellos:

El día 31 de octubre de 1983 la fragata USS McCloy FF-1038 de la clase Bronstein se hallaba realizando ejercicios antisubmarinos mediante su sonar remolcado. Ese mismo día un submarino soviético el K-324 de la clase Victor III emergió cerca de ellos aparentemente sin propulsión, el submarino se aproximó tanto a la fragata que el cable del sonar remolcado se enganchó a la hélice del submarino dejándolo sin propulsión. Cabe destacar que en esta ocasión, ya fuera intencionado o no, en el otro extremo del cable atrapado en la hélice del submarino soviético se encontraba el sonar remolcado norteamericano, y dicho sonar acabó en manos de la Armada soviética.

La noche del 21 de marzo de 1984 durante los ejercicios conjuntos de unidades de la US Navy con buques de Corea del Sur llamados “Exercise Team Spirit 84-1”, un submarino posteriormente identificado como el K-314 de la clase Victor-I, colisionó mientras emergía contra el casco del portaaviones USS Kitty Hawk CV-63. Helicópteros norteamericanos despegaron para evaluar los daños de ambas naves, y a pesar del impacto el submarino parecía en buenas condiciones. En cambio el portaaviones tenía daños en el casco producidos por las hélices del submarino.

Y más reciente y ya comentado en este blog, el día 12 de febrero de 1988 en el Mar Negro, cuando dos buques de superficie norteamericanos el crucero USS Yorktown CG-48 y el destructor USS Caron DD-970, eran embestidos por sendos buques de superficie soviéticos durante un conflicto de reclamación de aguas jurisdiccionales y en un intento de expulsar a los buques norteamericanos.

Yorktow_Caron_compo
USS Yorktown CG-48 y el destructor USS Caron DD-970

Pero no todo es culpa de los rusos, hay despistados en todas partes.
El 20 de marzo de 2009 el submarino a propulsión nuclear USS Hartford SSN-768 de la clase Los Angeles, colisionó con el buque de asalto anfibio USS New Orleans LPD-18 mientras navegaba a profundidad de periscopio en el Estrecho de Ormuz. Resultaron heridos 15 marineros a bordo del USS New Orleans, el cual también sufrió la ruptura de uno de sus tanques de combustible perdiéndose en el mar más de 94.000 litros de carburante, más el coste económico de la reparación.

 

Para saber más:
Artículo de la colisión del K-22 con el USS Vogue FF-1047 en www.shipandship.com (ruso)
Algunos otros casos en Popular Mechanics (inglés)
Artículo sobre el portaaviones USS Kitty Hawk CV-63 y la colisión con el K-314 en el Naval History Blog (inglés)
Artículo “Calentando la Guerra Fría” de envisitadecortesia.com