Cuando Yamamoto se paseó por Barcelona

El 22 de octubre de 1926 llegaban a Barcelona, en visita de cortesía, los cruceros acorazados Izumo y Yakumo de la Armada Imperial Japonesa, ambos en viaje de instrucción de guardiamarinas provenientes de Tolón, Génova y Marsella ibán al mando del capitán Isoroku Yamamoto. Tras efectuar el saludo al cañón cruzaron la bocana para comenzar las operaciones de fondeo y atraque en el Muelle de Barcelona junto al Real Club Marítimo. Dichas operaciones fueron presenciadas por un nutrido público, que además, su espera y curiosidad fue premiada por la banda de música del buque insignia que interpretó la Marcha Real y el himno imperial japonés.

Tan pronto hubieron fondeado de punta por popa subieron a bordo las autoridades civiles y militares como el comandante de marina D. José Cadarso y el capitán Sr. Atienza del Ejército de Tierra, además de algunos oficiales de los buques de la Armada española estacionados en la ciudad Condal. Por la tarde los oficiales japoneses, con Yamamoto a la cabeza, fueron los que devolvieron las visitas a la Comandancia de Marina y fueron recibidos en el Ayuntamiento.

Crucero acorazado Izumo (Archivo Nacional de Cataluña)

Durante su estancia en Barcelona las tripulaciones de los cruceros visitantes asistieron a diversos actos a lo largo y ancho de la ciudad, además de la imprescindible excursión al monasterio de Santa María de Montserrat invitados por la Diputación de Barcelona, también asistieron a una función del teatro Tívoli y la banda de música del Yakumo ofreció un concierto en la plaza San Jaume.

Crucero acorazado Yakumo (Archivo Nacional de Cataluña)

Además ambos cruceros fueron visitados por el rey Alfonso XIII al que se le homenajeó con un banquete en Palacio. El martes día 26 desembarcaron las dotaciones de los acorazados japoneses, 104 guardiamarinas más 250 marineros armados, y en perfecta formación pusieron rumbo al Palacio Real de Pedralbes a pie.

Su ruta transcurrió por las Ramblas, el Paseo de Gracia y la Avenida de Alfonso XIII (actual Avenida Diagonal), tardando en hacer el recorrido una hora exacta. Allí ya les esperaba el comandante de la flotilla japonesa el capitán Yamamoto con el ministro de Japón en España el Sr. Tamekichi Ohta y el cónsul de Japón Jorge Delgado Lauger, más sus ayudantes y secretarios; por parte española se encontraban presentes el rey Alfonso XIII, el general Primo de Rivera y el gobernador militar general Correa entre otros asistentes y ayudantes.

No fueron pocos los curiosos que quisieron ver de cerca a los marinos japoneses a su paso por las Ramblas (Archivo Nacional de Cataluña)

El mismo rey Alfonso XIII pasó revista a las tropas japonesas, tras lo cual realizaron un desfile y después de cantar el himno japonés y de vitorear a la Marcha Real iniciaron el viaje de regreso a sus barcos cruzando el centro de Barcelona. La jornada terminó con un banquete ofrecido por el comandante de la flotilla Isoroku Yamamoto a bordo del crucero acorazado Izumo acabando la noche en una gran fiesta.

El rey Alfonso XIII pasando revista a los marinos japoneses (Archivo Nacional de Cataluña)

Pocos o prácticamente ningún asistente a la fiesta se imaginó el papel que jugaría Yamamoto quince años más tarde, tal vez algún analista político, de defensa o servicio secreto pudiera, tal vez, prever los acontecimientos que abocarían al Imperio del Japón en una guerra contra la potencia, entonces, emergente de los Estados Unidos en la denominada Operación Vengaza.

Oficiales japoneses durante la recepción de las autoridades, Yamamoto es el tercero por la derecha (Archivo Nacional de Cataluña)

El Yakumo

El crucero acorazado Yakumo al mando del capitán Uemura Shigeo en el que embarca también al capitán Isoroku Yamamoto viajaban en secreto como guardiamarinas dos sobrinos del Emperador, el príncipe Fushimi Hiroyasu con el grado de teniente de navío y el príncipe Yamosima con el grado de guardiamarina, ambos con los pseudónimos de Onda y Sakura respectivamente.

Crucero acorazado Yakumo

Después de la primera guerra sino-japonesa del 1894-1895 contra la Dinastía Qing, al Imperio de Japón le quedó claro que necesitaba más buques de guerra de primera línea por eso desarrollaron el que llamaron “Plan Naval de Expansión” de 1896 en el que se requería de cuatro cruceros acorazados y de cuatro acorazados. A la vista de que la Marina Imperial Rusa adoptaba planes similares decidieron aumentar el número de cruceros y acorazados de cuatro a seis, por lo que el plan naval de expansión paso a llamarse la “Flota seis-seis”. Los primeros cuatro buques fueron encargados a los astilleros ingleses de Amstrong Withworth y los dos últimos al astillero alemán de VG Vulcan Stettin y al francés Ateliers et Chantiers de la Loire en Saint-Nazaire. El mando de la marina imperial japonesa requirió a los tres astilleros construir los cuatro buques con las mismas piezas de artillería de origen inglés a modo de estandarizar la munición y mantenimiento.

El crucero acorazado Yakumo nombrado así por una estrofa de un poema japonés waka de la mitología sintoísta Susanoo,  fue construido en los astilleros alemanes VG Vulcan en Stettin, siendo botado el 8 de julio de 1899 y dado de alta el 20 de junio de 1900.
Su desplazamiento era de 9.646 toneladas, y sus dimensiones de 132,3 metros de eslora por 19,57 metros de manga y 7,21 metros de calado. Lo propulsaba dos máquinas verticales de triple expansión con 24 calderas Belleville de 15.500 ihp. a dos ejes y que le daban una velocidad máxima de 20 nudos. Su autonomía era de 7.000 millas náuticas a 10 nudos. Su dotación era de 670 marineros.

Estaba armado con dos torres dobles a proa y popa con cañones de 203 mm. tipo 41; 12 cañones sencillos a banda y banda de tipo QF de 152 mm.; otros 12 cañones sencillos de tipo QF de 76,2 mm.; 8 cañones sencillos Hotchkiss de tipo QF de 47 mm.; y 5 lanzatorpedos simples de 457 mm. En cuanto a la protección blindada era variada, desde los 356 mm. de grosor en la torre de mando, a los 89 a 178 mm. en la línea de flotación o 160 mm. en las torretas de cañones.

El Izumo

El crucero acorazado Izumo al mando del capitán de navío Tsugomatsu Mizume, nombrado en honor a la provincia japonesa de Izumo, fue construido en los astilleros ingleses de Amstrong Withworth siendo botado el 29 de septiembre de 1899 y entregado el 25 de septiembre de 1900.

Crucero acorazado Izumo en 1902

Su desplazamiento máximo era de 9.503 toneladas y sus dimensiones de 132,28 metros de eslora por 20,94 metros de manga y 7,26 metros de calado máximo. Lo propulsaba dos motores verticales de triple expansión con 24 calderas Belleville que le daban una potencia de 14.500 ihp. con una velocidad máxima de 20,75 nudos a dos ejes. Su autonomía era de 7.000 millas náuticas a 10 nudos. Dotación, 672 marineros.

Su armamento lo componían dos torretas dobles con cañones de 203 mm. del tipo 41; 14 cañones sencillos QF de 152,4 mm.; 12 cañones QF sencillos de 76,2 mm.; 8 cañones sencillos QF de 42 mm. Hotchkiss/Yamauchi; y cuatro lanzatorpedos sencillos de 457 mm. Su coraza era muy similar por no decir idéntica en muchos aspectos con respecto al crucero Yakumo.

Sus historiales

Ambos buques participaron activamente en la guerra ruso japonesa de 1904-1905, en especial en la decisiva Batalla del Tsushima del 27 al 28 de mayo de 1905 en donde se enfrentaron ambas escuadras enemigas, la japonesa con 89 barcos y la rusa con 38, con resultado victorioso por parte de la escuadra japonesa.

Flota japonesa rumbo a la Batalla de Tsushima

Los dos cruceros tuvieron distintos finales, el Yakumo permaneció en la zona del interior del Mar de Seto dedicándose a tareas de entrenamiento, causando baja el 1 de octubre de 1945. El 7 de diciembre del mismo año, se utilizó para repatriar a los civiles japoneses de las antiguas posesiones en ultramar al territorio nacional japonés, en especial de Taiwán y China, con un total de más de 9.000 personas repatriadas.

El Yakumo sería desguazado en 1947.

El Izumo por su parte fue un poco más activo en la Segunda Guerra Mundial, al principio de la campaña del Pacífico mientras estaba en Shangai en 1941 hundió al patrullero fluvial HMS Peterl y capturó al norteamericano USS Wake al que renombraron Tatara, más tarde mientras daba apoyo a las tropas japonesas en Filipinas fue alcanzado por una mina. A finales de 1943 se lo reclasificó como buque escuela y se le destinó en el distrito naval de Kure.
El Izumo fue hundido por el ataque aéreo aliado en Kure del 24 al 28 de julio de 1945 por parte de la Task Force 38 de la Us Navy y de la Task Force 37 de la Royal Navy. La onda expansiva de las bombas, lejos de impactar directamente, le causaron diversos daños en su casco, abriendo algunas vías de agua que terminaron por inundarlo y hundirlo. Fue dado de baja oficialmente el 20 de julio de 1945 y su casco sería rescatado para ser posteriormente desguazado.

 

Un comentario en “Cuando Yamamoto se paseó por Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s